DEUDA ESTIMADA EN US$ 150 MIL MILLONES

EE.UU. aumenta la presión sobre el régimen de Maduro

Nuevas sanciones a funcionarios chavistas; el default sigue en el horizonte.

La economía venezolana está hundida en una crisis, con un proceso de hiperinflación este año. Foto: EFE
La economía venezolana está hundida en una crisis, con un proceso de hiperinflación este año. Foto: EFE

Estados Unidos aumentó ayer jueves las presiones sobre el gobierno de Venezuela al anunciar un nuevo paquete de sanciones a funcionarios chavistas, en momentos en que el default de la economía venezolana parece una cuestión de tiempo. La deuda de Venezuela está estimada en unos 150.000 millones de dólares.

El departamento del Tesoro anunció sanciones contra diez funcionarios del régimen de Nicolás Maduro a los que Washington responsabiliza por irregularidades electorales, censura a la prensa y corrupción en la distribución de alimentos. Este nuevo paquete de sanciones incluye a Sandra Oblitas, vicepresidente del Consejo Nacional Electoral, los ministros Ernesto Villegas Poljak (Cultura), Freddy Bernal (Agricultura Urbana), y Jorge Márquez Monsalve (Despacho Presidencial), y al presidente de CANTV, Manuel Fernández.

También se encuentran dos miembros del Consejo Nacional Electoral, Socorro Hernández y Carlos Quintero; el actual embajador de Venezuela ante Italia, Julián Rodríguez; el vicepresidente de la Asamblea Constituyente, Elvis Hidrobo Amoroso, y el titular de la Misión Transporte, el general Carlos Osorio. Prácticamente ya todos los principales funcionarios del gobierno de Venezuela son objeto de sanciones por parte Washington. El propio Maduro está en la lista.

El secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, apuntó ayer que "mientras el gobierno de Venezuela siga ignorando el deseo de su pueblo, nuestro mensaje es claro: EE.UU. no permanecerá de brazos cruzados". Por ello, agregó Mnuchin, el gobierno estadounidense mantendrá sus "vigorosos esfuerzos para sancionar a funcionarios del gobierno de Venezuela que son cómplices" de Maduro.

Estados Unidos adoptó este año un extenso paquete de sanciones a altos funcionarios venezolanos. Sin embargo, la medida más fuerte fue adoptada el 25 de agosto después de la instalación de la Constituyente chavista. Mediante un decreto el presidente Donald Trump prohibió a ciudadanos y empresas estadounidenses transar nuevos bonos soberanos y de la estatal petrolera Pdvsa.

Default en puerta.

El viernes pasado, el gobierno de Venezuela citó a sus acreedores para el lunes 13 en Caracas a fin de iniciar una renegociación de la deuda del país. Tres agencias de calificación de riesgo —Moodys, Fitch y Standard & Poors— ya rebajaron sus notas de la deuda de Pdvsa por considerar que una situación de cese de pagos es prácticamente inminente.

Ayer jueves el experto Robert Kahn, de la American Universidad, dijo que en caso de un default venezolano "será necesario enorme esfuerzo financiero internacional, durante varios años, para volver a poner la economía del país de pie". Según Kahn, ese esfuerzo tendrá que ser encabezado por el FMI, ya que analistas estiman que el país precisará de una inyección de 30.000 millones de dólares anuales durante dos años.

Las sanciones de Estados Unidos en la práctica bloquearon la posibilidad de inversiones extranjeras directas en Venezuela y le cierran el camino para obtener el tan necesitado financiamiento externo.

Venezuela encontró apoyo en Rusia, uno de sus acreedores, que aceptó discutir una renegociación de la deuda. Pero China, otro importante acreedor, por el momento ha mantenido el suspenso sobre su posición. De cualquier forma, la deuda acumulada de Rusia y China representa aproximadamente un tercio del total de la deuda venezolana.

Ayer el gobierno de Maduro acusó a Estados Unidos de promover la "violencia" con su nueva ronda de sanciones. "Pretenden volver a generar desestabilización y violencia en nuestro país", escribió el canciller Jorge Arreaza en Twitter, al rechazar las medidas que calificó como "imperialistas, absurdas y desesperadas".

Sin embargo, ayer el régimen de Maduro anunció a sus acreedores que los funcionarios sancionados no participarían de la reunión del lunes.

Maduro había encomendado a su vicepresidente, Tareck El Aissami, presidir el comité que creó para las negociaciones. Pero El Aissami figura en la lista negra de Estados Unidos por narcotráfico, y también otro de los miembros de ese grupo, Simón Zerpa, jefe de Finanzas de Pdvsa y ministro de Economía, está sancionado por presuntos actos de corrupción.

"El Gobierno venezolano está prometiendo que los sancionados por Estados Unidos no van a estar en la reunión", dijo una fuente del sector financiero local familiarizada con los preparativos del encuentro del lunes.

En Nueva York, otras dos fuentes del mercado confirmaron haber escuchado la misma propuesta hecha por Caracas, buscando atraer más participantes a la reunión del lunes.

¿Pdvsa incumplió?

En la antesala de estas negociaciones, acreedores de la estatal Pdvsa consiguieron que una asociación del mercado aceptara evaluar hoy viernes si esa empresa cayó en incumplimiento de pago, en vista del retraso de cuatro días en la amortización de un bono.

El proceso que iniciaron los inversionistas ante ISDA (la Asociación Internacional de Swaps y Derivados) podría confirmar una cesación de pagos de la estatal venezolana y activar el cobro de los seguros contra incumplimiento de deuda (CDS).

Pdvsa había anunciado el viernes el inició de las transferencias bancarias para cancelar unos 1.169 millones de dólares en capital e intereses de un título que se vencía el día anterior y no permitía dilación.

El régimen y la oposición negocian en Dominicana

El gobierno y la oposición de Venezuela retomarán negociaciones el próximo miércoles en República Dominicana, con facilitadores internacionales, para tratar la grave crisis del país y buscar garantías de cara a las elecciones presidenciales de 2018, anunciaron ayer jueves ambas partes.

"Queremos anunciarle a Venezuela que estamos listos para abordar un proceso de negociación y construir condiciones electorales para una salida democrática. La llave electoral resuelve la crisis humanitaria", dijo en rueda de prensa Luis Florido, delegado por la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) en las conversaciones. Florido aseguró que la fecha de la cita estaba por fijarse, pero Jorge Rodríguez, ministro de Comunicación y principal negociador del chavismo, aseveró que será el miércoles 15 de noviembre.

"Confirmo lo dicho por jefe de vocería de derecha @LuisFlorido (...). El diálogo continúa el 15NOV", escribió Rodríguez en Twitter.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)