presumen que el levantamiento del cepo cambiario será un proceso gradual

Economía en manos de un equipo

En el primer día como presidente electo, Mauricio Macri sorprendió con el anuncio de que no habrá un ministro de Economía en su gobierno, sino un gabinete económico integrado por seis ministros.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Analistas estiman un proceso gradual en la economía. Foto: Reuters.

El equipo estará integrado por los titulares de las carteras de Hacienda y Finanzas; Trabajo; Energía; Producción; Transporte; y Agricultura, Ganadería y Pesca. "Macri es propenso a la formación de equipos y eso contrasta con doce años de gobiernos kirchneristas en los que no hubo reuniones de gabinete. Este anuncio forma parte del cambio de estilo que Macri quiere imponer", dijo a El País el analista político Carlos Fara. Aunque con otros nombres, los ministerios mencionados por Macri ya existen. La diferencia es que a partir del 10 de diciembre próximo todas esas áreas operarán como un gabinete unificado.

No superministros.

La decisión rompe también con una tradición de ministros de Economía fuertes en Argentina. Los casos más notorios de los últimos años son los de Domingo Cavallo, ministro en las presidencias de Carlos Menem y Fernando De la Rúa; Roberto Lavagna, en los gobiernos de Eduardo Duhalde y Néstor Kirchner; y Axel Kicillof, en la actualidad. "El hecho de que se repartan las funciones significa que no habrá un ministro fuerte y quien tendrá el control de la economía será el mismo Macri. Seguramente, en términos operativos habrá un número uno de la gestión que será el presidente y un número dos que será el jefe de Gabinete, Marcos Peña", indicó Fara.

Aunque Macri evitó dar nombres, ya hay varios economistas que suenan como candidatos firmes para ocupar un lugar en el gabinete.

Quienes cuentan con mayores posibilidades son los elegidos como voceros del macrismo en temas económicos durante la campaña electoral: Rogelio Frigerio, titular del Banco Ciudad, y Alfonso Prat-Gay, expresidente del Banco Central. Ambos economistas cultivan un perfil desarrollista y fueron ganando espacio en los últimos meses en detrimento de Carlos Melconián, ligado a posturas más ortodoxas, lo que genera resistencia en la Unión Cívica Radical y la Coalición Cívica, partidos aliados del macrismo en el frente Cambiemos.

Para el ministerio de Energía asoma como número puesto Juan José Aranguren, expresidente de Shell Argentina, quien fue uno de los pocos empresarios en alzar la voz en los últimos años para oponerse a las políticas del kirchnerismo.

En Transporte asumiría Guillermo Dietrich, actual subsecretario de la ciudad de Buenos Aires en esa área.

El "cepo".

Otra de las novedades de la conferencia de prensa brindada ayer por Macri es que fue menos tajante que en la campaña en torno al levantamiento inmediato del cepo cambiario.

"Cuando Argentina se ordene y genere las condiciones para que vuelva a crecer y vuelva la inversión, va a haber un único tipo de cambio, donde el Banco Central ordenadamente va a intervenir para que esté administrado en franjas", dijo el presidente electo de Argentina.

Economistas coinciden que para cumplir con la promesa electoral de flexibilizar los controles cambiarios en un contexto de escasez de reservas líquidas en el Banco Central, el nuevo gobierno deberá dar antes señales claras.

"Si Macri logra en los primeros 40 días de gobierno acordar con fondos de inversión, bancos del exterior y compañías cerealeras que operan en Argentina para que ingresen dólares, eso le otorgaría un colchón suficiente para encarar la corrección del tipo de cambio sin crisis", señaló a El País Martín Polo, economista jefe de la consultora Analytica.

Para Fara, la mirada puesta en la pesada herencia que recibirá el próximo gobierno es otra de las razones que impulsó la formación de un gabinete económico en lugar de la designación de un superministro.

"Las primeras medidas económicas que habrá que tomar serán un poco delicadas y lo que se busca es que no gire todo en torno a un ministro de Economía que, al poco tiempo, deba ser cambiado por el desgaste de la gestión. No habrá, entonces, un ministro de Economía que cambiar. Eventualmente, habrá que ajustar alguna de esas seis piezas, pero eso no implicaría un gran ruido desde el punto de vista político", dijo el experto.

Los analistas interpretan así las mayores incógnitas que persisten en el área económica y supondrán enormes desafíos para el nuevo presidente.

Elisa Carrió denunció fraude en un distrito.

Durante la jornada electoral del domingo, la diputada Elisa "Lilita" Carrió denunció una maniobra de fraude en el conteo de votos. "Ganamos pero nos están quitando votos en el Correo!", expresó en su cuenta de Twitter. Según información recogida por el diario Clarín del entorno de Carrió las irregularidades fueron constatadas en Lanús "al cambiar las urnas en el Correo". La situación fue bien distinta a la denunciada en Tucumán el pasado 23 de agosto.

REACCIÓN EN EL MERCADO.

Triunfo de Macri tuvo efecto positivo en riesgo.

El riesgo país de Argentina cayó ayer 16 puntos básicos a 454 unidades, niveles similares a los registrados en enero de 2011, un día después del balotaje presidencial que dio por ganador a Mauricio Macri. El indicador, elaborado por el Banco JP.Morgan, se ubica en la zona marcada el 18 de enero de 2011, al comienzo del año de en que Cristina Kirchner resultó reelecta.

Si bien el Riesgo País sólo repercute en el recorrido alcista o no de los bonos ya que es un indicador que mide el diferencial de la tasa de los papeles del Tesoro de Estados Unidos con emisiones similares de países emergentes, es una variable que refleja la mejor percepción de los mercados internacionales sobre el futuro económico del país. En ese línea los bonos suben ayer.

El Bonar x suma 0,62%, el Bonar 2024 avanza 0,87%, el Discount en dólares con ley argentina sube 1,50% y el PAR en dólares bajo ley local trepa 3,50%, en la Bolsa porteña.

"La baja muestra una fuerte señal de optimismo del exterior", consideró el asesor financiero Marcelo Elbaum en Twitter. El optimismo en el mercado ya se había reflejado tras las elecciones del 25 de octubre cuando se confirmó el balotaje y los operadores empezaron a plasmar en los precios una corrección rápida en todos los activos. El riesgo país estaba en 542 puntos el día previo a la elección del 25 de octubre. LA NACIÓN/GDA

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)