DESASTRE

El drama sigue: 85 muertos y 111.000 damnificados en Perú

El Rimac se convirtió en lodazal y Lima quedó sin agua durante diez días.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Una mujer observa el desastre provocado por la lluvias torrenciales en asentamiento "El Indio". Foto: AFP.

El número de fallecidos por las inundaciones en Perú,causadas por el fenómeno del Niño Costero, subió a 85, y los desaparecidos a 15, mientras que los damnificados son 111.283 habitantes y las viviendas colapsadas 13.072, según el último reporte de daños del Centro de Operaciones de Emergencia Nacional (COEN).

El número más alto de fallecidos (17) se produjo en la región sureña de Arequipa, seguida por La Libertad (13) en la costa norte, Cuzco y Ayacucho con ocho muertos, cada una, precisó una evaluación recogida por Defensa Civil a nivel nacional.

Los desaparecidos están sobre todo en La Libertad, Ancash y Cajamarca.

La emergencia climática ha dejado además 672.892 afectados y 270 heridos, mientras que los daños materiales se han registrado en 35 escuelas colapsadas y 11 establecimientos de salud destruidos.

Asimismo, hay 2.192 kilómetros de carreteras destruidos, 933 kilómetros de caminos rurales destruidos, 195 puentes derrumbados, 25.298 hectáreas de cultivos afectados y 11.802 hectáreas sembradas que se han perdido.

De acuerdo con los últimos pronósticos meteorológicos, las lluvias de fuerte intensidad con descargas eléctricas continuarán en la costa norte, hasta mañana lunes, afectando a las regiones de La Libertad, Lambayeque, Piura y Tumbes. Las zonas con mayor precipitación serían las provincias del interior de Piura, Lambayeque y Tumbes, donde se estiman acumulados de lluvias de más de 120 milímetros por día.

Asimismo, 64 distritos a nivel nacional están en riesgo de inundación y deslizamientos por lluvias.

Desastre.

La vulnerabilidad de Lima quedó expuesta, después de que las lluvias y avalanchas enlodaran al Rímac, el cauce que la abastece, dejando sin agua por una semana a sus 10 millones de habitantes. ¿Cómo evitarlo?

Bañada por el océano Pacífico y rodeada por varios ríos que bajan desde los Andes hacia el valle sobre el que los españoles la fundaron en 1535, Lima vive la paradoja de estar frente al mar y, sin embargo, padecer emergencias de falta de agua.

Miles de personas, sin distinción social, hicieron fila para llenar un balde de agua para llevar a casa.

La falta de agua en la capital peruana impidió durante casi una semana que restaurantes de barrios exclusivos como Miraflores pudieran servir café.

Aunque el servicio ya está restablecido, un 3% de los usuarios aún sufren restricciones, por daños a la infraestructura de Sedapal, que es el servicio de agua potable y alcantarillado de Lima. En ese porcentaje se encuentra Nelly Mancilla, una vecina de San Juan de Miraflores, distrito de la periferia de Lima que integra una suerte de cinturón de pobreza que rodea la capital.

"No vuelve el agua, seguimos usando baldes para los baños y cocinar", explica a la AFP. Debe recolectar agua de reservorios de emergencia colocados por la municipalidad.

Lima es la segunda capital después de El Cairo construida sobre un desierto. Y pese a que en los últimos 50 años se duplicó la población, continúa abasteciéndose de agua potable principalmente como hace medio siglo, a través de la mayor planta de tratamiento y distribución de agua: La Atarjea.

El presidente de Sedapal, Rudecindo Vega, tiene claro que la crisis se repetirá "si no se mejoran las fuentes abastecedoras de agua a Lima". Para ello se requieren mejoras sustantivas en la infraestructura.

"Tenemos dos fuentes de abastecimiento de agua en Lima: una es la de pozos, que son 370, y la otra fuente, la más grande, la principal, de agua superficial, que viene por los ríos, principalmente hablamos del río Rímac", explicó a la AFP.

Con la actual infraestructura que cuenta Sedapal, si los huaicos —como se conocen en Perú las avalanchas de lodo y piedras que caen tras las lluvias— hacen el agua del Rímac intratable, la empresa sólo tiene suministro para cinco horas.

Para que la autonomía sea de un día, necesitan construir al menos dos estanques más, dos reservorios de agua potable más y una tercera planta que se sume a las dos que ya existen en La Atarjea. El Estado cuenta con la mitad del presupuesto para ello y requiere financiamiento. "Lima ha crecido tanto que tenemos que acumular en cuatro meses de lluvia la cantidad necesaria para abastecer ocho meses en que no llueve. Toda la infraestructura que tenemos no es suficiente", aclara. Más del 70% de la población de Lima vive en zonas áridas.

El Presidente promete proveer de agua al 30% que carece de ella.

El acceso al agua ha sido una prioridad del gobierno del presidente Pedro Pablo Kuczynski, quien prometió una "revolución social" que provea de agua potable a un 30% de peruanos que carecen de ella.

Más de un millón de limeños no tiene agua de forma permanente, ya que no existe infraestructura para ello, dice Rudecindo Vega, pero esto se puede resolver de forma no convencional: instalar tanques en las zonas y llenarlos con camiones, para luego tender redes a las casas.

El gobierno, en tanto, promueve el uso responsable del recurso. "Cuando llegue el agua a tu hogar, usala con responsabilidad. No la desperdicies. Organízate con tus vecinos y usen el agua racionalmente", escribió Kuczynski vía SMS a los ciudadanos.

En el caso de Lima, el presidente de Sedapal, Rudecindo Vega, señala que "una de las lecciones que nos da la emergencia es que deberíamos de contemplar la construcción de una planta desaladora. El mar es inagotable, y lo tenemos cerca, para activarlas en los momentos de emergencia".

La instalación de una planta desaladora fue un proyecto que inicialmente se descartó, porque casi quintuplica el costo de producción de agua potable que viene del río. Fuente: AFP

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)