vea la infografía

El drama que desborda a Europa

Autoridades de la Unión Europea (UE) hicieron una apelación a los estados miembros del bloque para que acepten cuotas de migrantes con la finalidad de aliviar a los países del sur como Italia y Grecia que son los puntos principales de desembarco.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Migrantes de Afganistán desembarcan en Grecia después de cruzar el Egeo. Foto: AFP.

La propuesta de la Comisión Europea, el brazo ejecutivo de la UE con sede en Bruselas, es una respuesta a la preocupación de que los estados costeros del sur del bloque pueden terminar abrumados por el flujo de migrantes que realizan el cruce peligroso del Mar Mediterráneo, con frecuencia, en naves en precario estado.

La Organización Internacional para las Migraciones (OIM) indicó, el miércoles pasado, que 1.840 migrantes se perdieron en el mar o se tiene conocimiento de que murieron al intentar el cruce del Mediterráneo en lo que va del año, mientras fueron 425 víctimas en el mismo periodo de 2014.

La organización señaló que Italia y Grecia recibieron a la mayoría de los 78.826 migrantes que llegaron a Europa este año. Si bien no pudo hacer una relación exacta, sostuvo que los arribos a Italia, en comparación con el mismo periodo de 2014, no tuvieron un cambio significativo permaneciendo en unos 41.000. Sin embargo, en Grecia, hubo un incremento significativo, habiendo llegado 37.000 personas este año, en comparación con 34.000 durante la totalidad de 2014.

Las recientes muertes de miles de migrantes al intentar cruzar el Mediterráneo impulsaron al bloque a trazar una respuesta de emergencia para frenar la crisis humanitaria que empeora.

El ministro del Interior de Italia, Angelino Alfano, manifestó, el miércoles, que es cautamente optimista de que la UE pueda aprobar un plan para ayudar a su pais a abordar el flujo. Un día antes de la reunión, el primer ministro de Italia, Matteo Renzi, estimó que los líderes de la UE podrán alcanzar un acuerdo en una reunión fijada para mediados de junio.

Sin embargo, al avanzar con una propuesta que ya es impopular en muchos de los 28 países integrantes de la UE, la comisión ha exacerbado la tensión en el tema más amplio de la inmigración en la UE. Un gran número de estados miembros, incluyendo a Gran Bretaña, República Checa, Hungría y Letonia, ya se pronunciaron en contra de la idea de cuotas obligatorias. Y, para entrar en vigencia, una cuota obligatoria requiere de los votos de una mayoría de dos tercios de los estados miembros, de acuerdo con el sistema de votación de la UE.

Criterios.

Las personas que buscan asilo, con frecuencia, no son bienvenidas en países que tienen poca experiencia para aceptar recién llegados de África y Medio Oriente, como ocurre en los estados bálticos, o donde la población ya cree que su país está atestado de personas, como es el caso de Gran Bretaña. Algunos países también criticaron a Italia y Grecia por lo que ven como fracaso para identificar a los migrantes que no califican para el asilo.

En un esfuerzo por hacer el plan más aceptable, la comisión manifestó que a todo migrante que no se ajuste a los criterios para el asilo no se le permitirá permanecer.

"Todos los que necesiten un santuario deben encontrarlo en Europa"; afirmó Frans Timmermans, primer vicepresidente de la comisión. "Pero, los que no tengan un motivo justificado deben ser identificados con rapidez y retornados a sus países de origen".

La primera cuota es un plan de emergencia para reubicar temporariamente en otros países, durante los próximos dos años, en un sistema obligatorio, a 40.000 migrantes que llegan a Italia y Grecia. Esos migrantes, que se espera provengan de Siria y Eritrea, estarán en Europa mientras se realice la revisión de su asilo para determinar si pueden permanecer.

El segundo plan de cuotas reasentará a 20.000 refugiados —éstos pueden incluir a sirios de los campos en Líbano y Turquía— durante dos años a lo largo de Europa. Los candidatos para el programa de reubicación serán identificados por las autoridades de refugiados de Naciones Unidas. La participación de los países de la UE se espera sea voluntaria.

Bajo un sistema de distribución basado en la capacidad de los países para aceptar migrantes, Francia y Alemania tomarían a la mayor cantidad de personas bajo los dos sistemas de cuotas.

Gran Bretaña e Irlanda pueden optar por no participar en el sistema obligatorio de cuotas, en función de los acuerdos existentes en la UE. Pero, otros, incluyendo a República Checa y otros países de Europa Central y del Este, deberían reunir suficiente oposición para bloquear la aprobación. Dinamarca está exonerada de la mayoría de las normas en materia de asilo de la UE.

Además de las cuotas, la UE usará fuerza militar para inutilizar o hundir los barcos de los traficantes de personas y desarticular sus redes de negocios.

Acción diaria de italia en el rescate de los ilegales.

La Guardia Costera de Italia difundió, el jueves, imágenes del salvamento de 234 inmigrantes, entre ellos nueve menores de edad, que viajaban en un pesquero en "precarias condiciones" en aguas del Canal de Sicilia, en el sur de Italia.

Los guardacostas informaron en un comunicado de que fueron puestos a salvo todos los inmigrantes: 187 varones, 38 mujeres y nueve niños. La embarcación se encontraba a 125 millas (unos 200 kilómetros) de las costas de la ciudad siciliana de Augusta.

Su avistamiento se produjo gracias a un helicóptero de la Marina italiana y el Centro Nacional de Socorro de los guardacostas en Roma ordenó a dos buques asistir a la embarcación en apuros. Tras su rescate, los inmigrantes fueron trasladados al puerto de Augusta.

Italia continúa recibiendo oleadas de inmigrantes procedentes de África debido a su posición geográfica, que la convierte en puente entre África y Europa, hacia donde estas personas huyen de los conflictos en sus países. Grecia es el otro país, a cuyas costas también arriban miles de migrantes.

Este flujo, que se ve incrementado por la llegada del buen tiempo en alta mar, en ocasiones deriva en desastres de desgarradoras consecuencias como el del 19 de abril, cuando murieron ahogadas alrededor de 850 personas. EFE

Lanzan acción militar contra bandas de traficantes.

Los 28 países de la Unión Europea (UE) planifican operaciones militares que ya fueron aprobadas por sus ministros de Relaciones Exteriores y de Defensa, para hundir los botes que usan las redes de traficantes para transportar a miles de migrantes a través del Mar Mediterráneo, lo que derivaría en que muchos quedarían perdidos en las costas de Libia, en África, en un país sin ley.

Los rechazos se producen en tiempos de movimientos globales extraordinarios: familias que huyen de una guerra en Siria que las potencias mundiales no han podido frenar, niños que escapan de la conscripción en la represiva Eritrea, otro país de África en difícil situación, y jóvenes desde Níger hasta Bangladesh que buscan un mejor futuro en el exterior.

Los líderes europeos afirman que su objetivo es desmantelar las bandas de traficantes que ponen en peligro vidas en el mar, pero su plan suscita otra cuestión: ¿La persecución es simplemente una táctica para impeidr que los migrantes pidan asilo en el continente?

Los críticos dicen que la nueva política puede violar el Derecho Internacional al negarles a los migrantes el único camino para llegar a Europa.

"La UE entiende en sustancia que sus acciones impiden que la gente haga lo que la ley les permite: buscar asilo", argumentó James C. Hathaway, profesor de Derecho de la Universidad de Michigan. "Estarán aislados y los dejarán sin tener una solución".

Ofensiva.

Libia se ha convertido en una base próspera para los traficantes, debido a que es un país donde no rige la ley desde que los bombardeos realizados por la OTAN ayudaron a derrocar al dictador, Muamar Gadafi, en 2011. Las conversaciones de paz iniciadas por Naciones Unidas no condujeron a nada. El gobierno que tiene reconocimiento internacional no controla la costa oeste desde la que navegan los migrantes. Entre el caos, el Estado Islámico estableció una base en la costa.

Los líderes europeos afirman que cumplirán la convención sobre refugiados que se firmó después de la II Guerra Mundial que los obliga al principio de no devolver a las personas a los países donde pueden ser perseguidas. Prometen rescatar a los migrantes en el agua y darle una chance de asilo en Europa a las personas que enfrenten un temor creíble de persecución en sus países de origen. El resto será enviado de vuelta a sus países, indicaron funcionarios.

En función del plan de la UE, los soldados abordarían los barcos en aguas internacionales o libias, para inspeccionarlos, tomarlos o disponer de ellos si son utilizados en el tráfico de personas. Los líderes europeos desarrollan negociaciones buscando la anuencia del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas para esa acción.

La Organización Internacional para las Migraciones advirtió que esa política no frenará la ola humana que seguirá llegando empujada por los conflictos y la pobreza. THE NEW YORK TIMES

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Edinson Cavani festejando su gol número 151 con la camiseta del PSG

Cavani no quiere hablar del récord de Zlatan

Max caracteres: 600 (pendientes: 600)