Aunque genera polémica con sus declaraciones, crece en las encuestas

Donald Trump ya le pisa los talones a Hillary Clinton

Hay pocas personas en el mundo que pueden ser llamadas por el nombre sin el apellido, una sencillez reservada en exclusiva para los extraordinariamente populares, como Hillary. Pero a la señora Clinton esa fama mundial le está empezando a jugar en contra en la carrera hacia la Casa Blanca.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
DonaldTrump se convirtió en el más preferido de los republicanos. Foto: AFP.

Sin duda, la potente figura de la exsecretaria de Estado y favorita para quedarse con la nominación demócrata ha logrado eclipsar a los otros cuatro candidatos en la competencia interna del partido oficialista: el senador Bernie Sanders, el ex-gobernador Martin OMalley, y los exsenadores Jim Webb y Lincoln Chafee. Ninguno es un desafío creíble para Clinton y eso ha creado una dinámica perjudicial que ha hecho casi invisible la campaña.

Del otro lado, los 16 candidatos compitiendo por la nominación republicana y la inesperada irrupción del magnate Donald Trump, con su estilo agresivo y políticamente incorrecto, le dan a la campaña opositora una tensión dramática que acapara toda la atención.

Ayer se conocieron nuevas encuestas que muestra a Trump acortando distancias con Clinton, y a solo seis puntos.

Preferencias.

El 51% de los estadounidenses votaría hoy por la exsecretaria de Estado si en las elecciones presidenciales de 2016 se enfrentase a Trump, quien cuenta con un 45% de las preferencias, según el sondeo de la cadena de televisión CNN y el periódico USA Today.

Cuando Trump anunció en junio pasado su intención de aspirar a la candidatura republicana estaba 24 puntos detrás de Clinton y pocos pensaban que tenía opciones reales de competir con ella.

Pero a mediados de julio la distancia se recortó a 16 puntos y ahora les separan solo seis, según los responsables de la encuesta. Rodeado de polémica por comentarios discriminatorios hacia los inmigrantes y las mujeres, el magnate inmobiliario sigue subiendo y se afianza en la lucha por la candidatura republicana.

Del lado demócrata, Hillary Clinton sigue al frente de la contienda con un 47% de las preferencias, por delante del senador independiente Bernie Sanders, con el 29%, y del vicepresidente, Joe Biden, con el 14%. Sin embargo, en las últimas semanas la exsecretaria de Estado ha perdido nueve puntos porcentuales y el principal beneficiado ha sido Sanders, que ha subido diez, en medio de la polémica que afronta Clinton por el uso de su correo electrónico personal.

En la encuesta publicada ayer, más de la mitad de los encuestados, el 56%, responde que Clinton hizo "algo malo" al utilizar exclusivamente su correo privado para sus comunicaciones como jefa de la diplomacia entre 2009 y 2013.

Preocupación.

El otro factor que preocupa a los asesores de Hillary es que lleva mucho tiempo en el foco de atención: son más de 30 años de entrevistas, ruedas de prensa, declaraciones en el Congreso, reportajes y libros como primera dama, senadora y secretaria de Estado. Poco queda por decir de Hillary Clinton y eso es un arma de doble filo.

"Existe una especie de anhelo nostálgico de los estadounidenses sobre los años de los Clinton, y Hillary tiene un beneficio político, dado su papel clave como primera dama y asesora en aquel entonces. En otras palabras, elegir a Clinton significa para muchos traer de vuelta los buenos viejos tiempos", señala Whalen. Pero eso la deja con poco margen para atraer a un electorado cansado de la misma política.

Es la diferencia con los republicanos. Los opositores "tienen muchos más candidatos, y eso transmite emoción. Además, ellos son más jóvenes e interesantes por esa razón", señaló Karlyn Bowman, del American Enterprise Institute.

Quizás sea Joe Biden el que pueda cambiar esto. Si Clinton tuviera que enfrentar a un rival más convencional como el vicepresidente, se vería obligada a hacer campaña de manera diferente. Ya no podría quedarse en la zona segura que la ha protegido de preguntas difíciles. Tendría que preparar un guión más abierto y conectar mejor con los votantes.

Affaire de los mails incomoda a Hillary.

Hillary Clinton quedó bajo el fuego cruzado de las preguntas durante una conferencia de prensa en Las Vegas, cuando fue interrogada sobre el tema del "e-mailGate", que hizo subir la tensión en el auditorio.

"No lo sé, no tengo idea", se defendió Hillary Clinton, cuando fue interrogada si intentó "limpiar" su servidor privado, utilizado para su correspondencia electrónica durante su mandato como secretaria de Estado.

Sin ocultar su molestia, ironizó si le estaban preguntando si había limpiado su servidor "como con un paño" y a continuación agregó: "solo ustedes insisten en hacerme estas preguntas". Muchos críticos siguen apuntando con el dedo a la ex primera dama que quiere volver a la Casa Blanca como la primera mujer presidente de EE.UU., acusándola de no ser lo suficientemente transparente y de no inspirar confianza. ANSA

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)