VEA LA FOTOGALERÍA

Un doble atentado del EI en Beirut deja 41 muertos

Un doble atentado suicida dejó al menos 41 muertos y cerca de 200 heridos ayer en un bastión del Hezbolá, en la periferia sur de Beirut, en Líbano.

Decenas de personas murieron por el doble atentado. Foto: Reuters
Decenas de personas murieron por el doble atentado. Foto: Reuters
Decenas de personas murieron por el doble atentado. Foto: Reuters
Decenas de personas murieron por el doble atentado. Foto: Reuters
Decenas de personas murieron por el doble atentado. Foto: Reuters
Decenas de personas murieron por el doble atentado. Foto: Reuters
Decenas de personas murieron por el doble atentado. Foto: Reuters
Decenas de personas murieron por el doble atentado. Foto: Reuters
Decenas de personas murieron por el doble atentado. Foto: Reuters
Decenas de personas murieron por el doble atentado. Foto: Reuters
Decenas de personas murieron por el doble atentado. Foto: AFP
Decenas de personas murieron por el doble atentado. Foto: AFP
Decenas de personas murieron por el doble atentado. Foto: AFP
Decenas de personas murieron por el doble atentado. Foto: AFP
Decenas de personas murieron por el doble atentado. Foto: AFP
Decenas de personas murieron por el doble atentado. Foto: AFP
Decenas de personas murieron por el doble atentado. Foto: Reuters
Decenas de personas murieron por el doble atentado. Foto: Reuters

A última hora de la tarde, dos hombres a pie hicieron estallar sus cinturones explosivos delante de un centro comercial del barrio Burj al Barajne. El ejército libanés dijo haber encontrado muerto a un tercer "terrorista" que no pudo detonar su bomba.

Se trata del peor ataque contra el movimiento chiíta desde que intervino en Siria en apoyo del régimen de Bashar al Asad en 2013. Según un balance de la Cruz Roja libanesa, el atentado causó 41 muertos y 181 heridos. El ministro de Salud Wael Abu Faur mencionó, por su parte, a más de 200 heridos, muchos de ellos en estado crítico.

Un fotógrafo de la AFP vio cuerpos ensangrentados en medio de tiendas y coches destruidos. Varios socorristas y civiles trasladaban a las víctimas que seguían vivas.

"Tenemos a decenas de heridos y siguen llegando más", indicó un médico del hospital Bahman, en Haret Hreil, un barrio chiíta vecino.

Entre julio de 2013 y febrero de 2014, hubo nueve atentados contra feudos del Hezbolá o en regiones fieles al movimiento, la mayoría de ellos reivindicados por grupos yihadistas que actuaban en represalia por la decisión del Hezbolá de mandar a miles de combatientes en apoyo de Asad.

El grupo yihadista Estado Islámico (EI) reivindicó ayer mismo el doble atentado que mató al menos a 41 personas en un suburbio del sur de Beirut, feudo del movimiento chiíta Hezbolá, según un comunicado difundido por internet.

La reivindicación, transmitida por los canales habituales del EI, indicó que la primera explosión la produjo una motocicleta cargada con explosivos, y la segunda un suicida.

Dramático.

"Acababa de llegar a la calle cuando se produjo la explosión. Yo mismo transporté a tres mujeres y uno de mis amigos muertos" en los ataques, dijo Zein al Abdin Jadam a una televisión local.

"Cuando la segunda explosión tuvo lugar, creí que era el fin del mundo", contó otro testigo, que no quiso dar su nombre. El primer ministro libanés, Tamam Salam, anunció un día de luto nacional el viernes, tras el atentado.

Hace menos de un mes, el líder del Hezbolá, Hasan Nasralá, volvió a defender su implicación en Siria, que calificó de "batalla esencial y decisiva".

"Sin la perseverancia en el terreno frente a Daesh (acrónimo en árabe del EI) y sus aliados, ¿qué sería hoy de la región en Irak, en Siria y en Líbano", declaró. El líder del movimiento chiita reconoció que el combate en Siria "puede ser largo", pero recalcó que es necesario para "proteger" la región.

El atentado de este jueves es el primero que se produce contra un bastión del Hezbolá en la periferia sur de Beirut desde junio de 2014, cuando un agente de seguridad murió al intentar evitar un ataque.

Según el último balance de la ONG Observatorio Sirio de los Derechos Humanos (OSDH), más de 900 miembros del Hezbolá murieron en Siria.

Las repercusiones internacionales del terrible atentado no se hicieron esperar. Por su parte, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, condenó ayer el doble atentado suicida perpetrado en Beirut y confió en que el ataque no acabe con la relativa calma en la que ha vivido el Líbano durante el último año.

Ban expresó su tristeza por el alto número de víctimas de la acción reivindicada por el grupo yihadista Estado Islámico (EI), que se cobró al menos 41 vidas en el barrio de Burch Barachne, uno de los feudos del grupo chií libanés Hezbolá.

El jefe de la ONU, en un comunicado de su portavoz, reiteró el apoyo de la organización a las instituciones libanesas en sus esfuerzos por garantizar la seguridad de la población.

Ban "confía en que no permitirán que este despreciable acto destruya la relativa calma que ha prevalecido en el país durante el pasado año", señala la nota.En esa línea, el diplomático coreano subrayó "la necesidad de que todas las partes continúen trabajando para preservar la estabilidad y seguridad del Líbano".

Además, Ban urgió a que los responsables del atentado sean llevados rápidamente ante la Justicia.

El presidente de Francia, François Hollande, expresó también ayer su "indignación y horror". "Los franceses comparten el duelo nacional de los libaneses", declaró el mandatario galo en un comunicado.

El régimen sirio logró dos golpes importantes contra yihadistas.

El régimen sirio logró dos importantes victorias en 48 horas, las primeras desde el comienzo de la intervención militar de Rusia, que manifestó su enfado con EE.UU. antes de una nueva reunión en Viena sobre el conflicto sirio. En el vecino Líbano, un doble atentado suicida en un feudo del Hezbolá libanés chiita, que combate junto al régimen sirio, que el grupo yihadista Estado Islámico (EI) reivindicó. Tras más de un mes de reveses, por su parte, el ejército de Bashar al Asad, apoyado por el Hezbolá y combatientes iraníes, se apoderó este jueves de Al Hader, un feudo de los insurgentes al sur de Alepo, afirmó una fuente militar. El martes, en la misma provincia de Alepo, las fuerzas del régimen rompieron un asedio del grupo yihadista Estado Islámico (EI), que duraba dos años en el aeropuerto militar de Kweires, su primera victoria significativa ante el EI desde el comienzo de la campaña aérea de Moscú dan apoyo al régimen de Al Asad, su aliado. Estos dos importantes éxitos pueden también explicar la terrible respuesta de los yihadistas.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)