Testigos de los atentados relataron las historias de terror en siete lugares

"Ellos disparaban al grito de Alá"

París vivía una de sus típicas noches de viernes: mucha gente en las calles, cafés colmados de clientes y teatros con una variada oferta artística. Pero la noche se transformó en caos y horror en al menos siete lugares.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Atentado en Paris. Foto: AFP

El Bataclan, un teatro donde se desarrolló una toma de rehenes ayer, es una de las grandes salas de espectáculos de París, con capacidad para unos 1.500 espectadores. Situada en bulevar Voltaire en el este de la capital francesa, esta gran sala recibía ayer un concierto del grupo estadounidense de rock Eagles Of Death Metal.

Allí fue donde ocurrió el episodio más sangriento ya que fueron ejecutadas más de 70 personas. Jenny Watson, una de las espectadoras del recital, estaba en el primer piso del salón. "Escuchamos disparos. Al principio pensé que era una broma", contó al canal Francia 24. Vio que los terroristas estaban vestidos con bufandas y capuchas que les cubrían el rostro. "Los disparos siguieron, siguieron y siguieron y la gente empezó a gritar, agachándose, escondiéndose detrás de las sillas", agregó.

Otro testigo de la tragedia interrogado por la emisora de radio France Info contó: "Disparaban contra la multitud gritando Alá Akbar (Alá es grande), con escopetas" . "Con mi madre logramos huir del Bataclan (...), evitamos los disparos, había mucha gente por todas partes en el suelo", explicó el joven llamado Louis.

Watson, en tanto, retrasó su decisión de escapar porque un hombre armado se encontraba cerca de la salida. Pero, por suerte, pudo huir. "Corrimos hacia el medio de la calle. Vi sangre. Vi a alguien que recibió un disparo en la pierna", dijo.

Otro sobreviviente de este episodio le contó lo que vivió dentro del recinto a Elise Barthet, periodista del diario Le Monde, uno de los más populares del país. "Yo les escuché decir (a los terroristas): La culpa es de Hollande, su presidente".

Cuando terminó la ejecución, unas 40 personas salieron llorando y fueron acogidas en un café cercano y muchas de ellas, heridas de bala, fueron trasladadas a un hospital.

En restaurantes.

En tanto, en el este de la ciudad dos hombres a cara descubierta abrieron fuego con armas automáticas en torno a las 21.30 de París sobre los clientes del bar "Petite Cambodge".

"Al principio pensaba que un camión estaba descargando piedras. Luego que podría ser un petardo. Pero el ruido era muy potente y comenzó a alargarse demasiado como para pensar que era algo normal", explicó Leslie Guihard, testigo de uno de los primeros tiroteos.

Después continuaron su trágico recorrido disparando "a quemarropa" contra otros locales de ocio, como el bar "Bonne Biere", dijo el dueño de un café cercano.

Otro de los atentados fue en Le Carillon, en Avenida Voltaire, en donde los policías empezaron a pedir a la gente que se aleje del lugar pocos minutos después de un tiroteo. "Un paso atrás, puede haber francotiradores en los techos", advertían.

Esta es una zona muy concurrida en París con teatros y bares."Siempre salimos a donde ocurrieron los ataques", contó a El País Marie Pecq, periodista francesa que vive en la ciudad. "Hay bares cada 10 metros".

Uruguayos.

Hasta el momento, esta ola de atentados no produjeron víctimas uruguayas, según informó a El País el embajador en Francia, Guillermo Dighiero (ver recuadro). No obstante, el hecho conmocionaron a los radicados en París.

Javier Sánchez, quien vive en la capital francesa desde hace ocho años, fue uno de ellos. Dijo que al bar en donde se produjo uno de los atentados ha ido más de una vez y es "muy frecuentado" por los parisinos. "Esto es algo que shockea", afirmó.

En tanto, Emilia Puig, de 23 años, vive en Francia desde hace cinco. Reside en el distrito 12, cerca de donde ocurrieron parte de los atentados (en el 10 y 11). Emilia suele pasar por la zona. "Vivo cerca, pero justo hoy, un poco antes de todo esto, vine a otra ciudad a ver a mi novio. Son calles que están llenas", relató la uruguaya.

"SOLIDARIDAD TRAS ATENTADOS.

Refugian - Abren las puertas de sus casas para recibir a la gente.

El hecho sensibilizó al mundo a través de las redes sociales. Muchos aprovecharon Twitter para mostrar su solidaridad. Los parisinos crearon un hashtag, #PorteOuverte (Puertas abiertas, en español), con el objetivo de que la gente no esté caminando por la calle y pueda refugiarse en un lugar seguro.

Debido a que uno de los puntos de los ataques fue el Estadio de Francia, también se creó el hashtag #offenetüren (Puertas Abiertas en alemán) para el público germano que fue a presenciar el partido de su seleccionado que terminó con cientos de personas dentro del campo de juego.

La desesperación de las victimas se reflejó en algunos mensajes en las redes sociales, como el caso de una joven que solicitó asilo para 13 personas porque no podían regresar a sus hogares.

Embajada - Hasta el momento, no hay víctimas uruguayas.

El País se comunicó a las tres de la mañana con el embajador uruguayo en Francia, Guillermo Dighiero, quien informó que hasta el momento no se había recibido ningún dato de alguna víctima uruguaya..

A su vez, el Consulado uruguayo en Francia cuenta con un número de teléfono de emergencia, que funciona las 24 horas del día, en la que tampoco llegaron reportes de alguna víctima uruguaya. Según contó una de las funcionarias a El País, en la madrugada aún no había llegado ninguna información al respecto. Agregó que cuentan con una red de correos electrónicos de uruguayos que viven en París, pero aún no habían contestado.

El número de teléfono de emergencia para llamar desde Uruguay al consulado es: 00 336 4241 0486.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)