VIAJE EN MEDIO DE LA CRISIS

Dilma lleva su denuncia de "golpe" a la sede de la ONU

Aprovechará la firma de un acuerdo climático para mostrar su situación.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Con el avance del juicio político, Dilma viaja a EE.UU. para informar sobre su situación. Foto: Reuters.

La presidenta brasileña, Dilma Rousseff, se propone viajar hoy a Nueva York para llevar a la ONU su denuncia de que sufre un intento de "golpe", mientras en el Senado parece formarse una mayoría proclive a llevarla a un juicio político con miras a destituirla como gobernante.

El viaje de Rousseff a Nueva York fue confirmado ayer y tiene como propósito la firma del Acuerdo de París sobre Cambio Climático, en cuyas negociaciones Brasil participó activamente, pero la ocasión también servirá para que la mandataria exponga la crisis en que se encuentra el país y también su propia situación.

Fuentes cercanas a la Presidencia dijeron que una de las intenciones de Rousseff es aprovechar el escenario de la ONU y la presencia de decenas de jefes de Estado y de Gobierno para denunciar las intenciones "golpistas" que percibe por detrás del proceso que pudiera abreviar su mandato.

La mandataria tiene planes de regresar a Brasilia mañana por la noche, tras asistir al acto en la ONU y, paradójicamente, durante los dos días que permanecerá en Nueva York su cargo será ocupado en forma interina por el vicepresidente Michel Temer, con quien ha roto toda relación.

Temer, primero en la línea de sucesión en caso de una destitución de Rousseff, ha sido acusado por la mandataria de ser "uno de los jefes de la conspiración" y permanece recluido en su casa de São Paulo, que es objeto de una incesante romería de políticos.

El intenso desfile de dirigentes de varios partidos, economistas y personalidades de diversos ámbitos, ha llevado a la prensa local a afirmar que Temer está en plena conformación del eventual Gobierno que podría asumir en la primera quincena de mayo.

¿Juicio político?

El probable gobierno de Temer dependerá de la decisión que tome el Senado sobre el proceso contra Rousseff, que estará en manos de una comisión especial que será instalada el próximo lunes en la Cámara alta.

Esa comisión analizará las acusaciones remitidas por la Cámara de Diputados, que se refieren a maniobras fiscales irregulares, y luego elaborará un informe que se prevé que será votado en el pleno del Senado alrededor del 10 de mayo.

Si el Senado se inclinara por instaurar el juicio político, la presidenta será separada del cargo durante los 180 días que durará el proceso y su lugar será ocupado por Temer, quien completaría el mandato si se llegara a una destitución. La comisión de 21 senadores se instalará el próximo lunes y será presidida seguramente por un legislador del Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), que lidera Temer y tendrá ese derecho como primera minoría en la cámara, con 18 de los 81 escaños.

La instrucción del caso debería recaer en la segunda minoría, que con 11 escaños cada uno constituyen el Partido de los Trabajadores (PT), de Rous-seff, y el Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), el más enconado opositor del Gobierno.

El PSDB ha reclamado esa responsabilidad sobre la base de que el PT es "parte interesada" en el proceso, por lo que una vez que sea instalada la comisión ese asunto deberá dirimirse, posiblemente con el nombramiento para ese cargo de un senador del Partido Socialista Brasileño (PSB), que tiene la tercera minoría con siete escaños.

La instauración del juicio político, que separaría a Rous-seff del cargo durante seis meses, dependerá de que la apoye la mitad de los 81 senadores, mientras que la votación definitiva sobre el posible "impeachment" requeriría una mayoría de dos tercios (54 votos).

En cualquiera de los casos, después de la dura derrota que el Gobierno se llevó en la Cámara de Diputados, en la que el proceso avanzó con una cla-ra mayoría de 367 votos frente a 137, las cosas parecen cuesta arriba para Rousseff en el Senado.

Sondeos hechos en la prensa local en la Cámara alta indican que al menos 46 senadores ya han manifestado su intención de votar a favor del juicio, en tanto que unos 20 estarían en contra y el resto indecisos.

Más allá de eso, de los 17 partidos representados en el Senado, 12 votaron el pasado domingo en la Cámara de Diputados por la continuación del proceso y solo cuatro lo rechazaron.

En caso de que se consumase la destitución, el vicepresidente Michel Temer debería concluir entonces el mandato que vence el 1º de enero de 2019. Aunque todavía falta para la definición.

Uruguay preocupado por proceso a Rousseff.

El gobierno uruguayo expresó ayer su preocupación por el proceso de impeachment en Brasil ya que ha afectado la estabilidad política de ese país, y manifestó su respaldo a la presidenta Dilma Rousseff, elegida "legítima y democráticamente", según un comunicado de la Cancillería. El presidente Tabaré Vázquez buscó sin éxito promover una declaración de apoyo a Rousseff de la Unasur. La reunión de jefes de Estado prevista para el sábado en Quito fue suspendida por el fuerte sismo en ese país.

La Corte Suprema deja a Lula sin saber si podrá ser ministro.

La Corte Suprema de Brasil volvió a dejar hoy en el limbo el nombramiento del expresidente Luiz Inácio Lula da Silva como ministro de la mandataria Dilma Rousseff, quien está cerca de ser sometida a un juicio que le puede costar el cargo.

La sesión que debía juzgar las demandas que mantienen suspendida la designación de Lula como ministro de la Presidencia en el Gobierno de su ahijada política y sucesora acabó ni bien comenzó, frente a unas dudas planteadas por el magistrado Teori Zavascki.

El juez señaló que aún debe pronunciarse sobre algunas denuncias que pesan contra Lula y pidió que la corte suspendiera entonces la decisión sobre su nombramiento como ministro, lo que fue acatado de inmediato por los otros diez magistrados.

La corte no propuso una fecha para retomar el juicio, por lo que puede ocurrir que, aún si la sentencia fuera favorable a Lula, el expresidente igual no pueda asumir.

La razón está en que el Senado decidirá dentro unos 15 días si instaura un juicio con miras a la destitución de Rousseff. De modo que si el Senado es más rápido que el Tribunal Supremo y decide procesar a Dilma, Lula quedaría de todas maneras fuera del Gobierno.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)