BRUSELAS

Fue detenido con un falso cinturón de explosivos hecho con sal y galletas

El incidente empezó hacia las seis y media de la mañana cuando se señaló la presencia de un sospechoso cerca del centro comercial City 2.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Efectivos policiales patrullan Bruselas. Foto: Reuters

La Policía belga detuvo hoy a un hombre, que llevaba una cinturón explosivo armado con sal y galletas, cerca de un centro comercial de Bruselas, una de las zonas donde en los últimos días se temía que se pudiese perpetrar un atentado, según las señalaciones de los últimos días.

Según la cadena RTL se podría tratar de un desequilibrado.

El hombre obligó a acordonar el centro comercial del centro de Bruselas, en un contexto de nuevas amenazas yihadistas tan sólo tres meses después de los atentados del 22 de marzo.

El incidente empezó hacia las seis y media de la mañana cuando se señaló la presencia de un sospechoso cerca del centro comercial City 2, un lugar que en los últimos días los medios belgas habían citado como posible objetivo de nuevos atentados.

El primer ministro Charles Michel celebró una reunión de emergencia con miembros de su gabinete de seguridad. "Por el momento la situación está bajo control", dijo Michel a la salida de la reunión. "Los servicios de seguridad siguen en alerta", añadió.

Sin embargo el nivel de alerta antiterrorista en el país se mantuvo en nivel 3 (amenaza "posible y verosímil") de un total de 4 (amenaza "seria e inminente"), indicó en Twitter el centro de crisis belga.

"Hasta ahora no se ha encontrado ningún artefacto explosivo", indicó a la AFP la fiscalía, explicando que el detenido llevaba un falso cinturón de explosivos.

Tras el aviso de la presencia del sospechoso, un equipo de artificieros fue enviado al centro comercial, uno de los más importantes de la capital.

Un periodista de la AFP vio militares en la zona, donde algunas de las salidas del metro por las que se accede directamente al centro comercial estaban cerradas.

Cerca de la estación de metro Rogier, empleados con chalecos fluorescentes llevaban a los pasajeros en calma hacia la única salida que quedaba abierta.

Un portavoz de la policía de Bruselas indicó que las tiendas cercanas al centro comercial estarán cerradas hasta nueva orden.

Por su parte el alcalde de Bruselas dijo a la prensa que por el momento no había amenazas concretas con los comercios y pidió "no alimentar el temor".

El pasado 22 de marzo, ataques yihadistas casi simultáneos del Estado Islámico (EI) en el aeropuerto y el metro de Bruselas mataron a 32 personas.

Y el pasado domingo la justicia imputó a tres hombres por "intento de asesinato terrorista" tras una vasta operación en la que habían arrestado a decenas de personas, en el contexto de la Eurocopa que lleva a miles de personas a seguir los partidos en la calle a través de pantallas gigantes.

Los fiscales detuvieron a tres hombres identificados como Samir C., Moustapha B. y Jawad B., pero liberaron a otros nueve tras interrogarles.

Las zonas de la redada del sábado incluyen algunos de los barrios de Bruselas donde se planearon los ataques de marzo y los del 13 de noviembre pasado en París.

Las autoridades justificaron la ola de arrestos porque era necesaria una "intervención inmediata".

En proporción a su población, Bélgica tiene el mayor número de personas dentro de la UE -unas 500- que han viajado a Siria e Irak para unirse a los yihadistas.

Tras los arrestos del sábado, Charles Michel dijo que el gobierno tomaría "nuevas y actualizadas medidas de seguridad". Sin embargo pidió que se mantuvieran los actos públicos previstos en los próximos días, incluso los relacionados con la Eurocopa. "Queremos continuar viviendo normalmente", dijo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)