DÍA MARCADO POR TRAGEDIA

Destrucción y muerte en México, devastado por potente terremoto

Hay al menos 150 muertos, pero la cifra aumentará, y 49 edificios derrumbados; frenética acción para salvar vidas.

Miles de rescatistas, soldados y bomberos a pico y pala buscan salvar a los atrapados. Foto: AFP
El sismo se produjo el día en que se cumplieron 32 años de la peor tragedia de México


 un terremoto de 8,1 grados

México volvió a temblar con fuerza por segunda vez en dos semanas. Un sismo de magnitud 7,1 sacudió ayer martes el centro del país. Más de 150 personas fallecieron en diferentes zonas —36 de ellas, en la capital del país—, según las estimaciones iniciales de la Agencia de Protección Civil. Hay un número de desaparecidos que se desconoce. En Ciudad de México se derrumbaron al menos 49 edificios a causa de la magnitud del movimiento telúrico.

El sismo se produjo el día en que se cumplieron 32 años de la peor tragedia que ha vivido México, un terremoto de 8,1 grados que causó cerca de 10.000 muertos. Ese drama fue el 19 de septiembre de 1985 y ahora, los mexicanos expresan su incredulidad, en medio del dolor, por la coincidencia de una tragedia que vuelve a desgarrar a su país y consternar al mundo.

El epicentro del nuevo sismo, registrado a las 13:14 hora local (las 15:14, hora uruguaya) fue localizado a 12 kilómetros al sureste de Axochiapan, situada en el central estado de Morelos, a una profundidad de 57 kilómetros, según el Servicio Sismológico Nacional. El organismo informó a través de Twitter de un movimiento telúrico de magnitud 7,1.

"¡No es posible que haya sido también el 19 de septiembre!", señaló entre sollozos Lucía Solís, que vivió el poderoso terremoto de este martes en el barrio La Roma, uno de los más destruidos por el otro gran terremoto hace tres décadas.

Como Solís, de 42 años, los habitantes de las colonias La Roma y su vecina La Condesa de Ciudad de México revivieron la tragedia. En ambos barrios, una vez más varias estructuras se vinieron abajo, generando pánico.

Al anochecer, en distintas zonas de Ciudad de México, numerosas personas observaban desalentadas sus hogares severamente dañados y sabían que no podrían retornar, ante el peligro de nuevos derrumbes.

La falta de transporte público, debido a las distorsiones que tuvo el servicio al quedar cortadas diversas calles, suscitó un mar humano que caminó por las avenidas. Las ambulancias encontraron obstáculos para abrirse paso entre el tránsito paralizado en varios puntos de la ciudad.

El presidente Enrique Peña Nieto, quien se encontraba en la zona de Oaxaca que fue afectada por otro terremoto días pasados, retornó de inmediato a la capital para ponerse al frente del enorme operativo organizado ante la emergencia nacional.

Al igual que en 1985, decenas de civiles se convirtieron en improvisados rescatistas para buscar sobrevivientes entre los escombros, en medio de aplausos cuando conseguían sacar con vida a una persona.

"Llegamos al colegio y todo el mundo estaba llorando y desesperado y los niños agarrados de una cuerda", narró a AFP Jorge López, de 49 años, quien se encontraba con sus dos hijos de 3 y 6 años.

En la radio, la televisión, por posteos de Twitter o mensajes de WhatsApp, se multiplicaron los informes de personas no localizadas o de gente atrapada por los escombros, y los desesperados pedidos de auxilio.

En tanto, funcionarios de Protección Civil advirtieron a la población que continuaban las fugas de gas al haberse dañado las cañerías. "¡No fumen! ¡Hay fugas de gas!", gritaban los socorristas mientras corrían por las calles del sector de Roma Norte.

La labor era incesante hasta la madrugada de hoy miércoles. Miles de soldados, integrantes de las unidades de rescate y bomberos trabajaban a pico y pala en las decenas de edificios destruidos de Ciudad de México.

En la calle Monterrey con Viaducto Miguel Alemán, una de las principales arterias de la urbe, un edificio de cuatro plantas se derrumbó. El escenario era desolador y al menos un centenar de efectivos trabajaban contrarreloj para poder rescatar a personas con vida que estaban bajo el peso de los escombros. Una grúa removió un enorme cartel publicitario que cayó encima del edificio. A la mínima señal de ruido entre los escombros se hacía silencio, para que los expertos pudieran ubicar a las personas atrapadas, mientras los perros enseñados para localizar a personas bajo las ruinas, hacían su labor.

Los expertos saben y lamentan que el número de víctimas aumentará con el transcurso de las horas, a medida que los rescatistas, soldados y bomberos avanzan en su extenuante misión.

Un uruguayo estremecido en la escena del drama.

"Se sintió fuertísimo, todavía me tiemblan las piernas", dijo Gabriel Roizner, un uruguayo que reside en México desde enero de 2016, a El País. "Se sintió quizás más fuerte que el de hace dos semanas, inclusive más prolongado si bien en la escala de Richter fue menor", explicó. "Yo vivo en un primer piso pero igual me costó mucho salir, tuve que ayudar a mi novia que estaba en el apartamento".

Gabriel destacó la solidaridad y unión de los mexicanos, "la fortaleza que muestra frente a esta adversidad y la solidaridad de los vecinos".

"Espero que no haya réplicas porque hay edificios muy deteriorados y te puede agarrar en cualquier lado, en la calle, por ejemplo", señaló con la voz agitada.

TERREMOTO

CUATRO CONSECUENCIAS DEL DESASTRE

1 - Por ahora, sin afectados.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de Uruguay informó a última hora de ayer que "hasta el momento, no se tiene conocimiento de que haya nacionales afectados". El gobierno expresó su solidaridad con México ante las pérdidas humanas.

2 - Contacto por varias líneas.

Líneas especiales de atención tiene la Cancillería de Uruguay. Emergencia consular: (005255) 5531.08.80, int. 220 o 221. Celular del Cónsul: (0052155) 495.597.09. Teléfonos directos de la Embajada uruguaya: (005255) 5531.08.70 y 5203.09.05.

3 - Despliegue de militares.

El gobierno del presidente Enrique Peña Nieto desplegó 3.400 soldados en Ciudad de México, que tienen como misión colaborar con la acción de las unidades especializadas en rescate en diferentes zonas, asi como actuar para mantener el orden.

4 - Hay 15.000 desalojados.

Al menos 15.000 personas fueron desalojadas del centro de la ciudad de Puebla debido al riesgo de derrumbes de edificios y trasladadas a un recinto de exposiciones habilitado como albergue. Tiene una capacidad para recibir hasta 40.000 personas.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)