fotogalería

Destrozos, fuego y enfrentamientos en protestas contra destitución de Dilma

Las marchas violentas tuvieron lugar en varias ciudades de Brasil, con mayor gravedad en San Pablo, Puerto Alegre y Florianópolis; la Policía reprimió con balas de goma.

Manifestaciones en Brasil. Foto; AFP
Manifestaciones en Brasil. Foto; AFP
Manifestaciones en Brasil. Foto: AFP
Manifestaciones en Brasil. Foto: AFP
Manifestaciones en Brasil . Foto: AFP
Manifestaciones en Brasil . Foto: AFP
Manifestaciones en Brasil. Foto: Reuters
Manifestaciones en Brasil. Foto: Reuters
Manifestaciones en Brasil. Foto: Reuters
Manifestaciones en Brasil. Foto: Reuters
Manifestaciones en Brasil. Foto: Reuters.
Manifestaciones en Brasil. Foto: Reuters.
Manifestaciones en Brasil. Foto: Reuters.
Manifestaciones en Brasil. Foto: Reuters.
Manifestaciones en Brasil. Foto: Reuters.
Manifestaciones en Brasil. Foto: Reuters.

Los simpatizantes de Dilma Rousseff no se quedaron callados. Tras la decisión del Senado de Brasil de destituir a la presidenta, acusada de maquillar las cuentas públicas en su favor para conseguir a reelección, el pueblo que está con la líder del Partido de los Trabajadores salió a las calles a mostrar su descontento: rompieron varios locales, prendieron fuego instalaciones y se cruzaron con la Policía.

Las situaciones de mayor gravedad tuvieron lugar en San Pablo, Puerto Alegre y Florianópolis, de acuerdo a una nota publicada por el diario brasileño Estadão.

En San Pablo, ciudad de las últimas manifestaciones más multitudinarias en el país, se vivió un momento de tensión cuando los partidarios de la mandataria se encontraron con un grupo que estaba a favor del nuevo presidente, Michel Temer . Los gritos que reclamaban la salida del nuevo mandatario se escuchaban a cuadras de distancia.

Sin embargo, los gritos se convirtieron en destrozos y los agentes de las fuerzas de seguridad tuvieron que desplegar un operativo para luchar contra la violencia que los manifestantes querían instalar: jóvenes con las caras algo ocultas comenzaron a destrozar todo lo que se les cruzaba en el camino. Fueron atacadas la Plaza de la República, algunas sedes bancarias, una cafetería y otros locales, como así también un patrullero. La Policía intentó reprimir la protesta con gases lacrimógenos y camiones hidrantes.

En Brasilia, la situación fue parecida. Alrededor de mil personas participaron de una marcha en contra de la decisión del Senado que tuvo lugar en las cercanías del Congreso. En Río de Janeiro , la fuerza de seguridad también debió hacerse presente en las calles para controlar la protesta. Cerca de dos mil representantes de movimientos sociales y sindicatos protagonizaron un acto en apoyo a Dilma.

Belo Horizonte también vivió una jornada turbulenta. Convocados a través de las redes sociales, cientos de simpatizantes del PT salieron a reclamar por la destitución de la presidenta. Como Salvador, lugar en que manifestantes que se oponen al nuevo gobierno. Con carteles que citaban frases como: "Si no hay justicia para el pueblo, no habrá paz para el gobierno", llamaron la atención de todos aquellos que caminaban por las calles de la ciudad.

En Florianópolis las protestas no fueron tranquilas. La Policía militar debió controlar a los manifestantes pro Dilma, que bloqueaban uno de los puentes principales. En un segundo intento por interrumpir el paso en otro de los accesos claves, la fuerza de seguridad reprimió con balas de goma.

El descontento del pueblo tras la decisión de ayer, que terminó dos años antes el mandato de la presidenta Rousseff -quien debía gobernar hasta 2018-, se siente desde hace meses, cuando comenzó el proceso de impeachment. Sin embargo, la división popular es casi pareja. Son muchos también los brasileños que dejaron de apoyar a la mandataria y reclamaban un cambio de gobierno.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)