CADA VEZ MÁS COMPLICADO

Se define juicio político a Dilma

El relator presentará hoy su dictamen para que la Comisión Especial lo vote el 11 de abril.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Rousseff insiste que no renunciará ni aceptará un llamada a elecciones anticipadas. Foto: AFP

Un juez del Tribunal Supremo de Brasil ordenó este lunes pasado instalar una comisión de impeachment del vicepresidente Michel Temer, similar a la que podría costarle el cargo a la presidenta Dilma Rousseff, abriendo así un nuevo frente en una crisis sin fin.

El diputado Jovair Arantes informará de su parecer en la tarde de hoy a la comisión de 65 legisladores que analiza el juicio político a Dilma. Según medios de prensa, su posición es favorable a la destitución de la presidenta. Después que lo apruebe la comisión el 11 de abril, el tema pasará al pleno de Diputados.

Rousseff, por su lado, aplazó una reforma ministerial hasta después de que sus aliados declarados, que obtendrían más espacio en el nuevo gobierno, le permitan salir airosa del procedimiento de destitución impulsado por la oposición en el Congreso. "El palacio presidencial de Planalto no pretende realizar ninguna reestructuración ministerial antes de cualquier proceso de votación en la Cámara. No tocaremos nada ahora", dijo la mandataria del Partido de los Trabajadores (PT).

Esa decisión, adelantada por el diario O Globo, se debería al "miedo a las traiciones" en el momento en que cada diputado se pronuncie, hacia mediados de mes, sobre la conveniencia de abrir un juicio político a la mandataria.

La coalición se vio fragilizada la semana pasada, después de que el partido centrista PMDB, al que pertenece Temer, rompiera su alianza de más de una década con el PT.

Ahora Temer.

En la encrespada partida que se juega en torno a la Plaza de los Tres Poderes de Brasilia, un juez del Supremo Tribunal Federal (STF) emitió el martes una medida cautelar que ordena al presidente de la Cámara, Eduardo Cunha, instalar una comisión para estudiar un pedido de impeachement contra Temer.

Cunha lo había archivado la víspera, pero según el juez Marco Aurélio Mello esa decisión "no respetó la configuración legal" del procedimiento.

Temer sería sospechoso de haber incurrido en las mismas irregularidaes que le imputan a Rousseff: haber autorizado créditos incompatibles con las metas presupuestarias, sin la autorización del Congreso, para manipular las cuentas públicas.

Pero Cunha consideró que Temer los había aprobado antes de que se revisaran las metas, en tanto que Rousseff lo hizo después. Un argumento que no convenció al magistrado del STF, aunque Cunha puede aún recurrir la intimación.

Cunha, segundo en la línea sucesoria de Rousseff, está en la mira del STF, por sospechas de que recibió al menos cinco millones de dólares en sobornos procedentes de la red corrupta que desangró a la estatal Petrobras. La defensa de Rousseff lo acusó el lunes de haber aceptado el pedido de impeachment (juicio político) contra la presidenta por "venganza", dado que el PT votó en su contra en una comisión de ética de la cámara que investiga si ocultó a sus colegas cuentas en el exterior, un proceso que podría costarle el cargo. Rousseff denuncia un "golpe de Estado" institucional en las tentativas de impedirle llegar al fin de su mandato, a fines de 2018. Un número creciente de voces propone, para salir de esta grave crisis que se desdobla en una profunda recesión económica, que se convoquen a nuevas elecciones, algo que según la Constitución solo podría ocurrir si tanto Rousseff como Temer pierden sus mandatos. Entre esas voces se cuenta la de la exministra de Medio Ambiente Marina Silva, que llegó tercera en la elección presidencial de 2014. La justicia electoral estudia por su parte una denuncia de que la campaña electoral de Rousseff-Temer de 2014 recibió dinero procedente del megafraude de Petrobras, lo que podría anular la elección de la fórmula.

Almagro contra el impeachment.

El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, defendió que "no hay ningún fundamento" para destituir a la presidenta brasileña, Dilma Rousseff. "Debemos ir por el camino de respeto a los mandatos constitucionales y la honestidad de una persona, porque si hoy usted no tiene ninguna acusación, ninguna mancha que poner en términos de corrupción sobre la presidenta Rousseff, entonces no hay ningún fundamento. No hay ningún fundamento para avanzar en un proceso de destitución", sostuvo Almagro.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)