Primarias republicanas

Debate sin Trump, que los provoca a distancia

Los aspirantes republicanos a la Casa Blanca buscaron los reflectores el pasado jueves en ausencia de Donald Trump, quien boicoteó el último debate antes de la primera votación de las nominaciones presidenciales el lunes en Iowa y provocó a sus rivales con un evento paralelo.

El polémico magnate inmobiliario, que ha dirigido una exitosa campaña defenestrando del "establishment" político, escribió una nueva página de su heterodoxo libreto electoral al anular su participación en el duelo de candidatos en Des Moines, capital de Iowa (centro), a cuatro días de los "caucus" (asambleas) el 1º de febrero.

Molesto por la supuesta parcialidad de Fox News, la cadena anfitriona, y de su presentadora estrella Megyn Kelly, Trump boicoteó el debate y en cambio organizó un evento en simultáneo, a pocos kilómetros de distancia en Iowa.

Aunque ausente, la sombra del millonario planeó sobre la sala de conferencias donde los otros siete principales candidatos debatían, casi nueve meses antes de las elecciones presidenciales que se desarrolláran el próximo 8 de noviembre.

"Soy un maníaco y todos en este escenario son estúpidos, gordos y feos, y Ben (Carson), eres un terrible cirujano", dijo, imitando el característico estilo incendiario de Trump, el senador ultraconservador Ted Cruz, segundo en los sondeos republicanos, entre las risas de los presentes.

"Ahora que hemos hecho a un lado la porción de Donald Trump (...) mostrémosle a las personas de este país porqué cada uno de nosotros cree que puede ser el mejor comandante en jefe", afirmó.

Trump ha sido el rey de los insultos y ataques personales contra sus rivales. Según él, Cruz es un "tipo asqueroso" y el exgobernador de Florida, Jeb Bush, "tonto como una roca".

Pocas horas antes se había burlado de Fox News y de sus rivales, afirmando que sin él el debate sería un "desastre total" de baja sintonía. La cadena Fox dijo que lo vieron unos 12 millones de personas.

Sin el magnate en escena, los candidatos dieron rienda suelta a la ironía. "Él era un pequeño oso de peluche para mí. Siempre hemos tenido una relación amorosa en estos debates, en el ínterin y en los tuits", dijo Bush. "Ojalá estuviese aquí", agregó con sarcasmo. 

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)