CORRUPCIÓN EN ARGENTINA

Debate de tono electoral salvó de la expulsión a Julio de Vido

Gobierno de Macri buscó censurar al diputado y ex ministro K, pero le faltó voto de sectores no oficiales.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Julio De Vido. Foto: La Nación / GDA

La maratónica sesión de ayer de la Cámara de Diputados de Argentina, en la que se discutió hasta altas horas de la noche una moción de expulsión del diputado kirchnerista Julio de Vido, fue un fiel reflejo de la campaña electoral en la que está Argentina para las internas de agosto y las legislativas de octubre.

La expulsión a De Vido, ex ministro de Planificación de las administraciones kirchneristas (2003-2015) y procesado por varias causas de corrupción, la promovió el oficialista Cambiemos, bloque del presidente Mauricio Macri. La oposición la atribuyó a una jugada del gobierno para levantar en la intención de voto, ya que las encuestas están marcando que la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner le gana en la provincia de Buenos Aires al candidato oficialista al Senado.

Se necesitaba el voto de al menos dos tercios de los diputados para expulsar a De Vido, por lo que el oficialismo buscó hasta última hora el apoyo de sectores de la oposición. Uno de esos apoyos vino del Frente Renovador (peronista), que lidera Sergio Massa, exjefe de Gabinete durante el primer gobierno de Cristina (2007-2015), un apoyo que sin embargo fue insuficiente.

De todos modos, De Vido fue duramente cuestionado hasta por los que no votaron su expulsión, excepto el núcleo duro del Frente Para la Victoria (FPV). Varios diputados reconocieron que cometió corrupción, pero dijeron que no se prestarían a un juego electoral del oficialismo. Las primarias del 13 de agosto elegirán a los candidatos para las elecciones legislativas del 22 de octubre, que renuevan la mitad de la Cámara Baja y un tercio del Senado.

Macri habló ayer en una entrevista con una radio local, en la que no ocultó su esperanza de que De Vido sea expulsado del Parlamento: "Hay que ver quiénes son los que están comprometidos con el fin de la impunidad y quiénes están a favor", expresó.

A principios de este mes, un juez federal procesó a De Vido y a otros ex altos cargos kirchneristas en una causa en la que se investiga un desfalco al Estado de unos 609,3 millones de pesos argentinos (35,4 millones de dólares) a través del desvío de subsidios para combustibles a líneas públicas de autobús. De Vido tiene además múltiples procesos abiertos, que van desde la adjudicación de obras públicas a empresarios afines hasta su responsabilidad en un accidente de tren en la ciudad de Buenos Aires en 2012, que dejó medio centenar de muertos.

El gobierno de Macri tuvo en la diputada Elisa Carrió a una de sus operadoras más fuertes para sancionar a De Vido, a quien denunció en 2003. "Yo esperaba este momento para denunciar este saqueo y gracias a Dios por darme esta oportunidad", dijo Carrió. Además, calificó a De Vido como "el más corrupto de la historia de este país", y pidió su expulsión "por infame y traidor a la patria".

En su defensa, De Vido aseguró ante el pleno que es "perseguido" por ser "quien por más tiempo ha acompañado a Néstor Kirchner y a un modelo" que está en las "antípodas del actual modelo conservador, expoliador de todas las libertades y genocida de todos los derechos de los argentinos".

"Buscan destituirme y destruirme en lo personal y eso no lo van a lograr", advirtió.

Cristina, primero.

La expresidenta Cristina Fernández encabeza la intención de voto en la provincia de Buenos Aires para las primarias de agosto. Una encuesta en el distrito bonaerense, divulgada esta semana por la consultora Aresco, reveló que la precandidata de Cristina al Senado por Unidad Ciudadana recibe una intención de voto de 32,1%, y supera al representante de Cambiemos, Esteban Bullrich (30,1%).

El candidato por 1País, Sergio Massa, ocupa el tercer lugar con un 20,8%, seguido por el justicialista Florencio Randazzo (6,4%) y Néstor Pitrola (Frente de Izquierda, 4,8%).

La síntesis de esta investigación también proporciona datos de la opinión popular sobre la gestión del presidente Macri, que es negativa en un 54,6% y positiva en un 41,1%.

Otra de las consultoras que publicó datos esta semana fue Opolit & Communis, y coloca en primera posición a Cristina con el 33,5%, dos puntos por encima de Bullrich (31,5%). EFE, LA NACIÓN

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)