Cameron presentó ley para que los británicos decidan si continúan en UEf

Dan paso crucial para futuro del bloque

El primer ministro británico, David Cameron, introdujo en la Cámara de los Comunes el proyecto de ley del Referéndum de la Unión Europea (UE), que regula la celebración de esta consulta antes del fin de 2017 y realizó las primeras etapas de una gira por los 28 países del bloque para plantear la posición de su país.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Hollande le señana el camino a Cameron al recibirlo en la sede del gobierno en París. Foto: Reuters.

El texto, auspiciado por el ministerio de Exteriores, fija la pregunta que deberán responder los británicos en la fecha que finalmente el Ejecutivo determine: "¿Debería el Reino Unido permanecer como miembro de la Unión Europea?".

Esta formulación, que se responderá afirmativa o negativamente, fue recomendada por la Comisión Electoral, que desestimó la versión inicial de los conservadores, que querían preguntar: "¿Piensa usted que el Reino Unido debería ser miembro de la Unión Europea?".

El proyecto de ley, que será debatido en primera instancia el próximo 9 de junio, dicta que el ministro de Exteriores concretará cuando sea el momento la fecha del plebiscito, que se convocará "no más tarde del 31 de diciembre de 2017".

Podrán votar en la consulta "todas las personas que, en la fecha del referéndum, tengan derecho a votar como electores en una elección parlamentaria", precisa el texto legislativo.

Es decir, solo podrán participar en el referéndum, que se celebrará en el Reino Unido y en Gibraltar, las personas que puedan votar en unas elecciones generales británicas y no los ciudadanos europeos o de otros países que, aunque sean residentes, no tienen ese derecho.

Como norma general, los ciudadanos europeos residentes en el Reino Unido que no han adquirido la nacionalidad británica solo pueden votar en las elecciones municipales y las europeas.

El proyecto de ley establece también a la Comisión Electoral como responsable de velar por la consulta y detalla la normativa sobre la futura campaña y la financiación.

La pregunta del referéndum, tal como esta formulada, permitirá a los partidarios de la permanencia en la UE hacer campaña por el "sí", mientras que el "no" representará la salida del bloque comunitario.

Se espera que la legislación, que será debatida varias veces antes de ser aprobada por los Comunes y después los Lores, progrese sin contratiempos, pues la oposición laborista ya ha adelantado que apoya la celebración de la consulta.

La introducción del proyecto legislativo en el Parlamento coincide con una gira europea de Cameron para convencer a sus socios europeos de su plan de reforma de la UE, que quiere acordar antes de someter a votación de los británicos la pertenencia al bloque comunitario. En dos días, sostuvo conversaciones con sus pares de Francia, Alemani,a Polonia y Holanda.

En París, Cameron pidió a sus socios de la UE que sean "flexibles e imaginativos" para negociar una reforma del bloque y poder defender así una respuesta afirmativa de los británicos en un referéndum.

Cameron sostiene que la UE ha crecido mucho, y se ha arrogado demasiados poderes y reclama la devolución de competencias a su país. Entre otros puntos, culpa a la UE del aumento de la inmigración y quiere imponer límites , tanto a las llegadas como a los derechos cobrar subsidios de libre circulación y de discriminación que rigen en la UE. Asimismo, plantea reformas en materia de Justicia y quiere que el Reino Unido se margine de lo que considera como cambios riesgosos dirigidos a una mayor integración política.

Buscan ampliar mercado único.

David Cameron dijo que comparte con el primer ministro de Holanda, Mark Rutte, el objetivo de mejorar el mercado único.

"Hablamos de la reforma europea y de la necesidad de centrarnos en la flexibilidad, el crecimiento y el empleo, en la ampliación del mercado único y en asegurarnos de que Europa está para cuando sea necesario y los estados siempre que sea posible", declaró.

CRÍTICA FRANCESA AL REINO UNIDO.

Entre seguir en fútbol o jugar rugby.

El presidente de Francia, François Hollande dijo al primer ministro David Cameron que "le interesa tanto a Europa como al Reino Unido seguir juntos", pero que respetará lo que el pueblo británico decida. "David Cameron presentará sus propuestas y las discutiremos", dijo.

Pero, el ministro de Relaciones Exteriores francés, Laurent Fabius, fue más allá y mostró reticencias a los planes británicos.

"Estamos abiertos a mejoreas, todo el mundo está de acuerdo en que hay cosas que se podrían simplificar, pero si se trata de desmembrar la UE, no será posible", advirtió Fabius en declaraciones a la radio France Inter. "Los británicos están acostumbrados a los clubes. En este caso, se unieron a un club de fútbol. No podemos decir en la mitad del partido que ahora vamos a jugar al rugby", aseguró, antes de señalar que la población británica está acostumbrada a que le digan que la UE es algo malo.

Cualquier enmienda a los tratados europeos tendría que ser votada en refréndum, a su vez, en varios países, algo que los socios europeos no parecen dispuestos a aceptar. (FUENTE: AFP)

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)