PIEZAS CLAVE DE HECHOS QUE SACUDIERON LA REGIÓN

Cunha y Báez, las espinas de Dilma Rousseff y Cristina K

El Congreso de Brasil destituyó al diputado que habilitó el “impeachment”.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Dilma y Cristina: alejadas del poder y entreveradas en casos de corrupción. Foto: AFP

Qué tienen en común el destituido diputado brasileño Eduardo Cunha y el encarcelado empresario argentino Lázaro Báez? A simple vista nada, salvo que en los últimos meses han sido piezas clave de hechos que sacudieron la región, y porque se sospecha que ambos habrían usado a Uruguay para movilizar millones de dólares.

Cunha saltó a la fama porque fue el que habilitó el juicio político que terminó con la caída de la presidenta Dilma Rousseff; y Báez por sus vínculos con los gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner, que lo convirtieron en el empresario más favorecido por adjudicaciones de obras públicas. De hecho, la ex presidenta argentina está siendo indagada por la Justicia por este caso.

Lava Jato.

Cunha perdió su cargo de diputado el lunes al ser culpado de mentir al Congreso cuando negó tener cuentas secretas en Suiza en las que habría depositado dinero procedente de la corrupción en Petrobras. En su alegato final reiteró sus cuestionamientos hacia Rousseff y el PT, y reivindicó haber sido el artífice del impeachment contra la exgobernante.

En 2015 Cunha, que por entonces era el titular de la Cámara Baja, aceptó un pedido de impeachment que luego prosperó en el Senado donde finalmente fue condenada Rousseff.

"Por más que el PT grite, patalee y llore, el gobierno de delincuentes que ellos integraban se fue gracias a lo hecho por mí cuando abrí el impeachment", afirmó Cunha, del Partido Movimiento Democrático Brasileño, el mismo del actual presidente Michel Temer.

Para Cunha, su desafuero fue consecuencia de una "venganza" de la caída de Rousseff.

"Voy a contar todo lo que ocurrió en el impeachment, los diálogos, todos los personajes que participaron", declaró Cunha ayer martes.

Cerca de las 23:50 horas del lunes, 450 diputados levantaron su mano por la destitución de Cunha, mientras solo 10 lo hicieron por su exculpación.

Semejante derrota parece haber acabado con uno de los hombres más poderosos y temidos de Brasil.

"Michel (Temer) no hizo nada por mí", lamentó Cunha durante una conversación privada que ayer se filtró a los medios brasileños

El caso es que Cunha dejará de frecuentar el Congreso por lo menos hasta 2027, cuando podrá volver a ser candidato.

Ahora, sin fueros parlamentarios, Cunha corre el riesgo de ser detenido por el escándalo del "Petrolao". Todo indica que el exdiputado era una pieza importante en el engranaje de sobornos, contratos amañados y leyes compradas que se montó en torno a la petrolera estatal. El Supremo Tribunal Federal abrió dos procesos contra Cunha, uno de ellos relativo a sus depósitos secretos en Suiza.

En junio, el diario O Globo informó que Cunha tendría además "cuentas secretas" en Uruguay, con dineros provenientes de sobornos. Fábio Cleto, exvicepresidente da Caixa Econômica Federal, declaró ante el juez que pagó sobornos a Cunha en cuentas bancarias de Uruguay.

La ruta K.

La historia de Báez también involucra a Uruguay y tiene comprometida la situación de Cristina Kirchner. El juez federal Julián Ercolini citó a la expresidenta para el próximo 20 de octubre a declarar en calidad de investigada por presuntas irregularidades en la concesión de obras públicas.

Esta es la segunda vez que Cristina es llamada a declaración indagatoria desde que dejó la Presidencia, luego de que en abril pasado se sentara frente al juez por presunto perjuicio económico al Estado por la venta de futuros de dólar en el Banco Central.

Además de la expresidenta, otras 33 personas también fueron citadas, entre ellas el exministro de Planificación Federal Julio De Vido, el exsecretario de Obras Públicas José López, y el propio Báez.

El magistrado investiga el presunto direccionamiento de la adjudicación de la obra pública y el diseño de un esquema de "beneficios exclusivos" a favor del Grupo Austral, propiedad de Báez.

Báez permanece detenido desde abril en el marco del expediente conocido como "Ruta del dinero K", una red de lavado de dinero.

En julio, un informe de la sección Qué Pasa de El País dio cuenta de ocho viajes a Punta del Este entre 2011 y 2013 de una avioneta propiedad de Báez. El Learjet matrícula LV-ZSZ llegaba o se iba sin pasajeros y nunca se quedaba más de dos horas. Dos años después, despistó y se incendió. Agencias e información de El País

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)