ministros de Finanzas examinarán la propuesta de Grecia para resolver

La cumbre avanzó un paso y hay optimismo

Grecia y sus acreedores tienen la "oportunidad" de ponerse de acuerdo esta semana para evitar un default de imprevisibles consecuencias para la región, luego de que Atenas presentó propuestas de reformas y ajustes alentadores. "Las nuevas propuestas griegas son un paso adelante positivo", declaró el presidente del Consejo Europeo,

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Los griegos no abandonaron las calles mientras se negocia. Foto: AFP

Donald Tusk, al término de una cumbre extraordinaria de los jefes de Estado y de gobierno de la zona euro.

"Sin embargo, aún queda trabajo por delante", añadió.

El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, dijo por su parte que está "convencido" de que esta semana se llegará a un acuerdo.

"Estoy convencido (...) porque tenemos que hallar uno", añadió, estimando que no se pueden seguir "alargando" las negociaciones.

El presidente francés, François Hollande aseguró que Grecia y sus acreedores "avanzan hacia un acuerdo", mientras que la canciller alemana, Angela Merkel, estimó que la cumbre fue "un buen punto de partida para discusiones futuras" aunque señaló que ahora "se necesita un trabajo intensivo". "Queremos que Grecia se quede en la zona euro" y sus propuestas son "seguramente un avance", dijo.

El objetivo es finalizar el trabajo en una reunión extraordinaria de ministros de Finanzas de la zona euro mañana por la noche. Los negociadores griegos y sus acreedores —Unión Europea y Fondo Monetario Internacional— "trabajarán juntos ahora para que el Eurogrupo alcance resultados (...) que pueda presentar el jueves", fecha en que se reunirán los 28 miembros del bloque, añadió Tusk. "Nos queda poco tiempo, pero mucho trabajo", resumió la directora gerente del FMI, Christine Lagarde.

El 30 de junio Atenas debe pagar al FMI unos 1.600 millones de euros, para lo que necesita el último tramo de 7.200 millones de euros del plan de rescate financiero que se le acordó en 2012 y que llevan retenidos meses.

Para obtener esta partida, Atenas presentó, como lo pedían sus socios de la Eurozona, un paquete de reformas y ajustes, que tienen que ser avalados por sus acreedores.

Planteo.

El gobierno griego publicó ayer por la noche la lista completa de sus propuestas. En este documento de 21 puntos, Atenas subraya que se trata del "resultado de difíciles negociaciones para alcanzar un acuerdo que no afecte los derechos laborales y no disuelva la cohesión social, sino que dé una perspectiva".

"No queremos un acuerdo fragmentario y limitado en el tiempo", dijo al salir de la cumbre el primer ministro griego, Alexis Tsipras, que deberá someter al Parlamento un futuro acuerdo. "Queremos una solución completa y viable, acompañada de un paquete fuerte de crecimiento, que haga viable la economía griega", añadió considerando que ahora "la pelota está en el campo de las autoridades europeas".

Con respecto a uno de los puntos que bloquearon estas negociaciones, la parte griega confirmó que aceptaba el principio de un superávit fiscal primario de 1% este año y 2% el próximo. Una fuente gubernamental griega indicó que Atenas acepta la idea de prolongar el actual programa de rescate que corre hasta el 30 de junio, algo que del lado de los acreedores está sobre la mesa desde hace varias semanas.

"De momento se hizo el 90% del camino. No podemos hacer fracasar las cosas cuando estamos a esta altura", indicó una fuente con acceso a las negociaciones. Este avance en las largas negociaciones que ya duran cinco meses entre Grecia y sus acreedores alimentaron el optimismo de los mercados, que cerraron en alza en Europa y que literalmente se disparó en Atenas en donde la bolsa de valores ganó 9%.

Pero Grecia y sus socios de la zona euro no avanzaron sobre el tema de la gigantesca deuda griega, que este año alcanzará el 180% del PIB. Atenas quiere reestructurarla, al menos a mediano plazo.

"Este no era el momento de discutir de ese tema", dijo Juncker en rueda de prensa.

Un asunto sobre el cual los mandatarios de la UE tienen que hacer algo. El secretario del Tesoro estadounidense, Jacob Lew, que ayer lunes habló por teléfono con Tsipras, estimó que "los dirigentes europeos deben estar listos para realizar su parte del trabajo en respuesta" a las propuestas griegas si éstas son "creíbles". Las miradas están ahora en la reunión de mañana.

Juncker dice que Grecia reaccionó con retraso.


El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, dijo por su parte que "las propuestas de Atenas han llegado con retraso, pero son un paso importante. Confío en que el Eurogrupo del miércoles (mañana) conseguirá un resultado, que se presentará el jueves al Consejo Europeo.

Me gustaría que los griegos sepan que estamos ofreciendo 35.000 millones de euros hasta 2020", afirmó Juncker en referencia a un plan de inversiones al que ya se había referido con anterioridad, al tiempo que señaló que ya para el último semestre de este año "se podrían liberar 1.000 millones de euros". Agregó también que parte de esos fondos podrían utilizarse para afrontar la crisis humanitaria que padece hoy Grecia y para fomentar el crecimiento. "Estoy convencido de que vamos a llegar a un acuerdo esta semana, por la sencilla razón de que hay que llegar a un acuerdo. Aquí ya no hay más tiempo para prórrogas como en los partidos de fútbol", afirmó Juncker que subrayó que su "intención es conseguirlo esta semana". Juncker semostró firme con Atenas en la larga negociación. EFE

SABER MÁS

DOS LÍDERES EN PUGNA.

Electorado griego presiona a Tsipras

El primer ministro de Grecia, Alexis Tsipras, presentó unas horas antes de la cumbre urgente una nueva contrapropuesta en la que cedió algunas posiciones, según las exigencias del Eurogrupo para conceder el plan de rescate. A modo de ejemplo, esta nueva propuesta aceptó cambiar el IVA a algunos rubros tales como la hotelería, así como la eliminación de los planes de jubilaciones anticipadas que entrarían en vigor en 2016. Tsipras ha ultimado los detalles de este planteo a través de una ronda de contactos con los principales líderes europeos con los que ha estado dialogando en forma directa en el último tramo de estas complejas y largas negociaciones.

La opinión pública es hostil a Grecia.

"No es la cuestión más urgente", dijo la canciller de Alemania, Angela Merkel, a propósito de un posible escalonamiento de los vencimientos de la deuda griega, cercana al 180% de su PIB, uno de los puntos más calientes de las negociaciones. Merkel, a su vez, se enfrenta a una opinión pública alemana muy hostil a reestructurar la deuda griega, y aseveró que "no está en debate". Alexis Tsipras ha tenido diálogo directo con ella en esta etapa. Su peso en las estructuras de la Unión Europea es decisivo para llegar a una solución definitiva para Grecia. De hecho, Tsipras ha dejado entrever que el tema ha quedado en sus manos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)