CAMPAÑA ELECTORAL EN ARGENTINA

Cristina cae en intención de voto para legislativas

En la provincia de Buenos Aires, el oficialistas Cambiemos de Macri aventaja hasta por cuatro puntos

Cristina Kirchner: en las internas de agosto obtuvo apenas un 0,21%  votos más que el macrismo. Foto: Reuters
Cristina Kirchner: en las internas de agosto obtuvo apenas un 0,21% votos más que el macrismo. Foto: Reuters

A dos semanas de las elecciones legislativas en Argentina, el oficialismo encabeza la intención de voto en la provincia de Buenos Aires, superando hasta en más de cuatro puntos a la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner, que va por una banca en el Senado.

Cristina Fernández logró una ajustada diferencia a su favor en las primarias de agosto en la provincia de Buenos Aires, que concentra el 40% de los electores del país, pero ahora la coalición oficialista Cambiemos lograría revertir eso.

De acuerdo a una encuesta de la consultora Management & Fit que publicó el diario Clarín, y a otra de Poliarquía preparada para el diario La Nación, el candidato oficialista al Senado por la provincia de Buenos Aires, Esteban Bullrich, aventaja por una diferencia de entre 2,5 y 4,3 puntos a la exmandataria.

Bullrich, ministro de Educación en el gobierno de Mauricio Macri, obtendría en la provincia bonaerense un 33,9% de los votos, frente al 29,6% de Cristina, y el 11,7% del peronista Sergio Massa, según Management & Fit. Por su parte, el estudio de Poliarquía ubica a Bullrich con un 37,7%, a Cristina con un 35,2% y a Massa con el 12,2%.

La encuesta de Management & Fit fue realizada entre el 30 de septiembre y el 3 de octubre sobre 1.000 casos y un margen de error del 3,1%. La de Poliarquía se hizo entre el 3 y el 6 del presente mes, con 1.130 casos y un margen de error del 2,97%.

En las elecciones legislativas en Argentina se renovará un tercio del Senado y la mitad de la Cámara de Diputados.

Las elecciones legislativas del 22 de octubre son seguidas muy de cerca por los inversores, que consideran que una eventual victoria de Cristina podría catapultarla como candidata presidencial para 2019 y limitar la apertura de la economía impulsada por Macri.

Sin embargo, después de las primarias de agosto, que sirvieron de gran sondeo, la campaña se ha desinflado hasta resultar aburrida y sin sorpresas.

“La elección presidencial de 2015 fue muy intensa y eso también repercute. Normalmente las elecciones legislativas suelen ser menos candentes. Pero esta fue particularmente fría”, dijo Juan Germano, de Isonomía Consultores.

Para Mariel Fornoni, de Management & Fit, las internas de agosto, en las que se eligieron a los candidatos de cada partido para las legislativas de octubre, concentraron más atención y expectativas que las elecciones generales porque condicionan el resultado de lo que vendrá después.

Aunque en el conjunto nacional el oficialista Cambiemos fue el más votado en esas primarias, los resultados en la provincia de Buenos Aires dieron a Cristina, postulada por Unidad Ciudadana, una diferencia de apenas 0,21 puntos porcentuales sobre Bullrich. En total, un 33,95% frente a un 33,74%.

“La sensación general es que gana el gobierno”, añade Fornoni, para quien una de las razones de estar en una campaña con poca emoción es que la gente siente que el oficialismo va a volver a ganar y se va llevar buena parte de los apoyos de las 500.000 personas que estima no votaron en las internas.

A su juicio, el voto nuevo se decanta más por el oficialismo porque proviene de un sector “menos fanático” que el que vota a Cristina, que es más incondicional y fiel.

Mención aparte merecen el líder de la coalición de centroizquierda 1País, Sergio Massa, y el candidato del histórico Partido Justicialista (peronista), Florencio Randazzo, tercero y cuarto, respectivamente, en número de votos en agosto en la provincia de Buenos Aires, que tratarán que esos votantes no apelen al llamado “voto útil” y den su apoyo al macrismo o al kirchnerismo.

Precisamente, la decisión de la Cristina de conceder, después de muchos años, una seguidilla de entrevistas a periodistas afines y contrarios, ha sido la mayor novedad en la campaña. Una estrategia que algunos atribuyen a la necesidad de la exmandataria de alcanzar la victoria.

“Los votantes que tiene que ir a buscar son muy distintos a los que ya tiene. (...) Cristina genera de todo menos indiferencia. En general el argentino está muy definido a favor o en contra. Queda poco lugar para el gris”, añade Germano.

En su opinión, a pesar de que se necesitaba una Cristina “más abierta”, dar entrevistas no es sinónimo de una “Cristina distinta”.

“Se la quiere u odia, pero no hay intermedios, que son los que pueden llegar a moverse en función de algo puntual que pueda suceder en una campaña”, concluye el consultor.

En esta campaña, no habrá debate electoral. A pesar de que se había planteado una cita televisiva entre los primeros candidatos al Senado, la negativa de la expresidenta echó todo por tierra.

Con Carrió no hay quien pueda

Donde no hay dudas de quién va a ganar en las legislativas de octubre es en la Ciudad de Buenos Aires. Elisa Carrió, candidata a diputada nacional por Vamos Juntos en alianza con el macrismo, lidera claramente la intención de voto. Según la encuesta de Management & Fit que publicó el sábado Clarín, Carrió obtiene el 52,6% de intención de voto. En segundo lugar está Daniel Filmus (Frente de Unidad Ciudadana) con 17,6%, y tercero Martín Lousteau (Evaluación Ciudadana), con 10,2%.

El candidato de Macri gana en Corrientes.

A modo de aperitivo para las legislativas del domingo 22, ayer la provincia de Corrientes eligió nuevo gobernador. Las encuestas a boca de urna daban anoche un triunfo al radical de Cambiemos, Gustavo Valdés, por sobre el peronista Carlos Espínola. Algunos altos funcionarios del gobierno del presidente Mauricio Macri viajaron de Buenos Aires a Corrientes a esperar los resultados, entre ellos el jefe de gabinete Marcos Peña, el ministro del Interior Rogelio Frigerio y el secretario de Interior Sebastián de Luca. El presidente de la Unión Cívica Radical (UCR) correntina, Marcelo Flinta, afirmó al caer la tarde: “Sabemos que ganamos con 4 o 5 puntos de ventaja, aunque creemos que la ventaja será mayor”. En Corrientes se enfrentaban dos opciones muy similares a las que disputarán las legislativas de octubre a nivel nacional: Eco+Cambiemos, una alianza de un partido local con la coalición que lidera el presidente Macri, y el histórico Partido Justicialista (PJ), peronista. Eco+Cambiemos postuló a Valdés, actual diputado nacional y cuya campaña contó con la presencia de Macri en el acto de cierre. El tercer candidato en las encuestas es Sebastián Ríos, del partido Proyecto Popular, quien se define como “macrista”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)