OFENSIVA CONTRA LOS YIHADISTAS

La crisis humanitaria se agrava en Irak y Siria

Miles de desplazados por la guerra contra Estado Islámico.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Más de 57.000 personas huyeron de Mosul en medio de la ofensiva. Foto: Reuters

En Irak y Siria se agrava la crisis humanitaria de los refugiados, miles de personas atrapadas entre el fuego cruzado de la coalición internacional y el grupo yihadista Estado Islámico.

Más de 57.000 personas han huido de Mosul, en el norte de Irak, en las últimas dos semanas, en medio de la ofensiva del Ejército de Irak contra los yihadistas. El gobierno iraquí dice que está preparado para recibir a 100.000 desplazados en campamentos.

Desde que en octubre comenzó la llamada "gran campaña" para derrotar al Estado Islámico en Mosul y otras áreas del norte de Irak, 286.000 personas han sido desplazadas de sus viviendas. Por ejemplo, la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) informó ayer domingo que 45.714 personas han huido de los combates en el oeste de Mosul solo en los últimos nueve días.

La ONU calcula que como mínimo 245.000 personas podrían huir de la mitad oeste de Mosul, donde estarían atrapados cerca de 750.000 civiles en los barrios que el Estados Islámico aún controla en la orilla occidental del río Tigris.

En tanto, en el norte de Siria, unas 66.000 personas huyeron de los recientes combates en varios frentes de la provincia de Alepo, según indicó la ONU. Familias enteras escapan de estos enfrentamientos que se han extendido a diferentes frentes, debido a la doble ofensiva de las fuerzas turcas y sus aliados rebeldes, por un lado, y de las tropas sirias apoyadas por Rusia, por el otro.

"Hemos abandonado nuestras casas con las manos vacías, nuestros hijos se mueren de hambre", afirma Jumana, una siria de 25 años que huye con sus dos hijos. "Dáesh (acrónimo árabe del Estado Islámico) nos disparaba, los aviones nos bombardeaban. Nuestros niños están aterrorizados. Hemos tenido suerte de salvarnos", dice la mujer en un pueblo a 18 km de la ciudad de Manbij, el objetivo de muchos de los desplazados.

En Mosul, muchos desplazados han llegado a los campos de acogida de los alrededores de la ciudad, la segunda más importante de Irak.

Una gran parte de ellos dejó sus domicilios desde que las fuerzas iraquíes lanzaron el 19 de febrero una operación en el sector occidental de Mosul con el fin de retomar totalmente al Estado Islámico su mayor bastión en Irak.

Pero corren el riesgo de convertirse en blanco de los francotiradores o de ser víctimas de los explosivos diseminados por los yihadistas.

El ministerio iraquí de los Desplazados y de la Migración calificó el sábado de "claramente insuficiente" el trabajo de las agencias especializadas de la ONU para acoger a los refugiados.

Sin embargo, el número de desplazados es inferior a los temores iniciales de la ONU, que temían un éxodo masivo de un millón de habitantes de Mosul.

Armas químicas.

Para agravar más la situación de esta gente, un total de doce pacientes, entre ellos mujeres y niños, han sido tratados desde el 1° de marzo en un hospital de Erbil, capital del Kurdistán iraquí, por la posible exposición a agentes químicos en Mosul, informó ayer la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Estos pacientes ingresaron al hospital con síntomas respiratorios y quemaduras.

De las doce personas cuatro "mostraban signos graves asociados con la exposición a un agente abrasador", señaló la OMS.

El viernes el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) afirmó que al menos siete civiles están ingresados en un hospital cerca de la ciudad de Mosul, en el norte de Irak, por haber estado expuestos a agentes químicos tóxicos durante la ofensiva para expulsar a los yihadistas del Estado Islámico.

"La OMS está extremadamente alarmada por el uso de armas químicas en Mosul, donde civiles inocentes ya de por sí se enfrentan a un sufrimiento inimaginable como resultado del conflicto", recalcó la organización sanitaria multilateral.

El Ejército iraquí gana terreno en Mosul

Las fuerzas iraquíes asaltaron ayer domingo el complejo gubernamental ubicado en la mitad oeste de Mosul y se disponían a arrebatarlo al grupo terrorista Estado Islámico.

La policía entró ayer en varios barrios de Mosul, donde mató a decenas de combatientes del Estado Islámico y destruyó 14 vehículos bomba, y seis posiciones de francotiradores del grupo radical ubicadas en edificios públicos y en viviendas.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)