Piden se cumpla el acuerdo alcanzado hace un año en Minsk

Crece violencia en Ucrania

La canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente francés, François Hollande, aseguraron ayer ante el jefe de Estado ucraniano, Petró Poroshenko, que no hay plan B alternativo al Acuerdo de Minsk, a pesar de los incumplimientos y el repunte de la violencia.

La sintonía ha sido absoluta en el encuentro a tres bandas celebrado en la Cancillería berlinesa en el Día de la independencia ucraniana, en un claro signo de apoyo cerrado a Kiev frente a un Moscú no invitado, en un momento en el que los combates entre los separatistas prorrusos y el Ejército ucraniano amenazan con descarrilar el proceso por completo.

"Hemos venido aquí a implementar el Acuerdo de Minsk, no a ponerlo en cuestión", aseguró la canciller en la rueda de prensa que siguió a la reunión formal, que posteriormente fue completada por una cena de trabajo.

Poroshenko, por su parte, subrayó que "no hay alternativa al Acuerdo de Minsk", en relación al pacto que firmó con los separatistas y el presidente ruso, Vladímir Putin, el pasado febrero, con la mediación de Merkel y Hollande, para poner fin al conflicto en el este de Ucrania. "Cumplimiento e implementación", pidió por su parte el presidente francés.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)