EL PRIMER MES DE LA ADMINISTRACIÓN TRUMP

El costoso estilo de vida de Trump en el gobierno

US$ 3 millones por fin de semana fuera de la Casa Blanca

El eterno femenino de una imaginativa pintora
El presidente Trump y su esposa, Melania, en el aeropuerto de Orlando. Foto: Reuters

Donald Trump se subió al Marine One que el viernes lo esperaba en el jardín de la Casa Blanca llevando a dos de sus nietos, los hijos mayores de su hija Ivanka, de la mano. Ella, así como su esposo y asesor presidencial, Jared Kushner, los seguían unos pasos más atrás. El helicóptero los trasladó, como es habitual, hasta la base aérea de Andrews, donde abordaron el Air Force One. La primera escala era Charleston, Carolina del Sur, para hacer una visita oficial a la empresa Boeing. Pero el destino final era, una vez más, West Palm Beach, Florida, sede de la residencia de lujo de los Trump, Mar-a-Lago. Unos viajes que no salen gratis y que acaba pagando el contribuyente. La cuenta: unos tres millones de dólares por fin de semana presidencial fuera de la Casa Blanca.

A Trump le gusta llamar a su residencia en Florida la "Casa Blanca de Invierno". O, como dijo este sábado en un tuit, la "Casa Blanca Sureña". Allí volvió a pasar este fin de semana. Van tres seguidos, de los cinco que han transcurrido desde que juró el cargo el viernes 20 de enero.

Que los presidentes se tomen un respiro de vez en cuando no es inusual. La diferencia es que Trump aseguró antes de asumir que saldría muy poco de la Casa Blanca porque "hay mucho que hacer". Además, durante la campaña e incluso mucho antes, una de las críticas favoritas a su predecesor, el demócrata Barack Obama, era el gasto que provocaban según él sus vacaciones de verano y navidades. "El vacacionista habitual, Barack Obama, está ahora en Hawai. Estas vacaciones le están costando a los contribuyentes cuatro millones de dólares, mientras hay 20% de desempleo", tuiteó Trump en diciembre de 2011.

Seis años más tarde, la nueva primera dama, Melania Trump, y el hijo de la pareja, Barron, suelen reunirse con el presidente en Mar-a-Lago tras pasar la semana en Nueva York, donde Melania sigue instalada en la Torre Trump en pleno Manhattan. Una decisión que tampoco le sale gratis a los contribuyentes: vigilar la Torre Trump cuesta medio millón de dólares diarios, según la policía local. Si Melania mantiene sus planes de no instalarse en Washington hasta que acaben las clases, la factura podría superar los 70 millones de dólares antes de mediados de año.

Pero los gastos de los Trump no acaban ahí. Los dos hijos mayores de Trump, Donald Jr. y Eric, continúan viajando por el mundo en representación de las empresas que su padre dejó en sus manos. También están bajo protección del Servicio Secreto, que tiene que desplazarse con ellos. Según The Washington Post, un reciente viaje de Eric a Uruguay dejó una cuenta de casi 100.000 dólares en gastos de hotel de los agentes del Servicio Secreto y personal de la embajada que lo acompañaron.

Según la organización conservadora Judicial Watch, las vacaciones y escapadas de los Obama durante los ocho años del mandato costaron unos 96 millones de dólares. De mantener el ritmo de las primeras semanas de presidencia republicana, la cuenta de los Trump promete dispararse. Y eso solo contando los primeros cuatro años de mandato.

"Anoche en Suecia. ¿Quién lo creería?"

Bowling Green, Atlanta y ahora... ¿Suecia? Al hablar ante seguidores en Florida el sábado, el presidente Donald Trump aludió a un incidente terrorista en el país escandinavo, en una nueva mención de su gobierno a un ataque inexistente. "Uno mira lo que está ocurriendo en Alemania, uno mira lo que pasó anoche en Suecia. Suecia, ¿quién lo creería? Suecia. Recibieron a muchos. Están teniendo muchos problemas que jamás imaginaron", señaló en el discurso en el que defendió su decreto para impedir el ingreso de refugiados y ciudadanos de siete países musulmanes, que fue suspendido por la Justicia. También mencionó a Bruselas, Niza y París, ciudades que han sido víctima de atentados terroristas.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de Suecia dijo ayer en Estocolmo que la embajada de su país en Washington pidió explicaciones. El ex primer ministro sueco Carl Bildt inquirió: "¿Suecia? ¿Ataque terrorista? ¿Qué ha estado fumando? Abundan las interrogantes". Gunnar Hokmark, un miembro sueco del Parlamento Europeo, retuiteó un post: "îanocheenSuecia mi hijo arrojó su hot dog al fuego. ¡Qué triste!". AFP

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)