CRECE LA TENSIÓN

Corea del Norte dice que misil llega a Nueva York

Trump presiona más a China para frenar la escalada nuclear.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
EEUU y Corea del Norte realizan ejercicios militares ante la amenaza norcoreana. Foto: Reuters

Estados Unidos ya no hablará más sobre Corea del Norte y China sabe que ha llegado la hora de actuar. Este fue el mensaje que el fin de semana transmitieron el presidente Donald Trump y su embajadora en la ONU Nikki Haley a China, después de que el régimen norcoreano lanzara el viernes su segundo misil de largo alcance en menos de un mes, que según expertos podría alcanzar Nueva York y Washington.

"Se acabó el tiempo de hablar sobre Corea del Norte. China sabe que debe actuar. Japón y Corea del Sur deben aumentar la presión. No es solo un problema de Estados Unidos. Requerirá una solución internacional", dijo Haley en Twitter.

A continuación, publicó un enlace con fotografías de Estados Unidos, Japón y Corea del Sur realizando ejercicios militares sobre la península coreana ayer domingo. Dos bombarderos B-1B sobrevolaron la zona en una muestra de fuerza después de que Corea del Norte lanzara un nuevo misil balístico intercontinental (ICBM, por sus siglas en inglés) el viernes.

Washington lleva un tiempo negociando con China —principal aliado de Corea del Norte— un texto de resolución en el Consejo de Seguridad de la ONU para imponer sanciones más duras al régimen norcoreano. Haley entregó a China un borrador tras el ensayo de un ICBM norcoreano el 4 de julio. El martes aseguró que se estaba progresando con la parte china.

Algunos diplomáticos esperaban que Washington, Tokio y Seúl pidieran una reunión del Consejo de Seguridad para hoy lunes, pero tal solicitud no ha sido presentada aún. Un encuentro de esta naturaleza significaría probablemente un nuevo pulso entre Estados Unidos y Rusia respecto a si el lanzamiento del viernes fue de un proyectil de largo alcance.

El Pentágono y el Ejército surcoreano creen que la prueba del viernes fue un ICBM. No obstante, un funcionario del Ministerio de Defensa ruso dijo que se trató de un misil de alcance medio.

"Corea del Norte sigue siendo la amenaza más urgente para la estabilidad regional", dijo el general Terrence J. OShaughnessy, comandante de las Fuerzas Aéreas del Pacífico. "Si se nos llama, estamos listos para responder con una fuerza rápida, letal y abrumadora en el momento y lugar de nuestra elección", agregó.

"Estoy muy decepcionado con China. Nuestros estúpidos líderes del pasado les han permitido generar cientos de miles de millones de dólares cada año en comercio, pero no hacen NADA por nosotros con respecto a Corea del Norte, solo hablar", se quejó Trump el fin de semana en una serie de tuits.

"No permitiremos que esto continúe. ¡China podría solucionar esto fácilmente!", aseguró. Trump prometió tomar "todas las medidas necesarias para garantizar la seguridad de Estados Unidos".

La ambición norcoreana de convertirse en potencia nuclear está perjudicando la ya de por sí delicada relación entre Washington y Pekín.

El jefe de la diplomacia estadounidense, Rex Tillerson, señaló además que China y Rusia son "facilitadores económicos del programa de desarrollo de armas nucleares y misiles balísticos de Corea del Norte", lo que les otorga "la única responsabilidad" por la escalada de tensión.

¿Nueva York en la mira?

Hasta ahora, la estrategia estadounidense —tanto con el gobierno de Trump como el de Barack Obama— no ha dado frutos. Pese al refuerzo de las sanciones internacionales y a las presiones sobre China, Corea del Norte no abandona su objetivo.

Corea del Norte provocó alarma mundial el 4 de julio cuando probó su primer ICBM, que según expertos podría llegar a Alaska.

Varios expertos señalan que el lanzamiento del viernes es mucho más potente. Kim Dong-Yub, de la Universidad de Kyungnam, considera que el régimen logró miniaturizar cargas de hasta 750 kg, lo que permitiría a un misil recorrer 10.000 km. "Teniendo en cuenta la rotación de la Tierra, esto significa que podría llegar no sólo a ciudades del oeste (de Estados Unidos), sino también a Nueva York y Washington", en el este, contó.

Según el dictador norcoreano Kim Jong-Un, el ensayo del viernes mostró que todo el territorio continental de Estados Unidos está a su alcance.

El hombre con la misión de ordenar la Casa Blanca

Los republicanos pidieron ayer domingo a John Kelly, el nuevo jefe de Gabinete de Donald Trump, que ordene el caos que impera en la Casa Blanca. "Kelly va a tener que reducir el drama, los enfrentamientos y las filtraciones, además de poner un poco de disciplina en las relaciones", dijo el estratega republicano Karl Rove en Fox News Sunday. Trump reemplazó el viernes a su jefe de Gabinete, Reince Priebus, y nombró a Kelly. "Creo que va a traer un poco de orden al Ala Oeste", dijo la senadora Susan Collins.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)