SUSPENSO BÉLICO

Corea del Norte aumenta la tensión con Estados Unidos

El régimen acelera su programa nuclear y amenaza con pruebas sorpresa.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Izumo: mayor portahelicópteros partió ayer en apoyo a naves de EEUU. Foto: EFE

En plena escalada de la tensión entre Estados Unidos y Corea del Norte, el régimen norcoreano de Kim Jong-un aseguró ayer lunes que impulsará "a velocidad máxima" su programa nuclear en respuesta a las presiones del presidente Donald Trump para que abandone las pruebas con misiles.

La posibilidad de que Corea del Norte lleve a cabo su sexto ensayo atómico de manera inminente es una de las razones que más ha tensado durante las últimas semanas las complicadas relaciones entre ese país y Washington. Trump ha advertido que es posible un "gran, gran conflicto" con Corea del Norte sobre sus programas de armas nucleares y misiles balísticos, mientras que China dijo la semana pasada que la situación en la península coreana podría escalar o salirse de control.

En un comunicado, el Ministerio de Exteriores norcoreano denunció ayer que "Estados Unidos está haciendo mucho ruido a favor de más sanciones y presión de acuerdo con su nueva política de máxima presión y confrontación contra la República Popular Democrática de Corea (RPDC, nombre oficial de Corea del Norte)". En este sentido, el texto publicado por la agencia estatal KCNA advierte de que el país asiático "acelerará al máximo las medidas para reforzar su programa de disuasión nuclear".

El comunicado repite además la idea de que Corea del Norte podría realizar "en cualquier momento y en cualquier lugar" su próxima prueba atómica.

A mediados de abril unas fotos tomadas por satélite indicaban que la base nuclear norcoreana de Punggye-ri estaba "preparada y lista" para un nuevo test, ya que mostraban una persistente actividad.

Esto hizo que las especulaciones se dispararan en torno a la posibilidad de que la prueba nuclear se realizara alrededor del 15 de abril, coincidiendo con la mayor fiesta del país, el aniversario del nacimiento del fundador de Corea del Norte, Kim Il-sung, abuelo del actual dictador, Kim Jong-un.

Aunque la detonación no se realizó, esto no ha impedido que la Administración Trump haya subido el tono y la presión contra Kim Jong-un con la amenaza de una acción militar si Pyongyang sigue con sus provocaciones.

Además, en respuesta a unos de sus últimos lanzamientos de misiles, Washington decidió enviar a la región el portaaviones de propulsión nuclear Carl Vinson y su flota de ataque, lo que caldeó aún más el ambiente.

Corea del Norte ha realizado cinco pruebas nucleares desde 2006, las dos últimas en enero y septiembre de 2016. El régimen norcoreano realizó el sábado una nueva prueba de un misil balístico que explotó minutos después de su lanzamiento, según revelaron fuentes militares surcoreanas y de EEUU.

Por su parte, Japón envió ayer su mayor portahelicópteros para escoltar a un navío estadounidense en la zona oriental del país asiático. El destructor Izumo apoyará a la embarcación estadounidense, encargada de suministrar combustible y otras ayudas a los navíos del país norteamericano que se encuentran en la zona, incluido el portaaviones de propulsión nuclear Carl Vinson.

El Izumo de Japón, que permite el despegue y aterrizaje simultáneo de cinco helicópteros, partió ayer hacia el Pacífico desde la base naval de Yokosuka, al sudoeste de Tokio.

El navío de 19.500 toneladas escoltará a un barco de suministros de Estados Unidos hasta la región de Shikoku, en el oeste del país asiático, antes de emprender un viaje de tres meses, en la que supone su primera misión de estas características en más de 70 años.

El envío del portahelicópteros japonés es el primero que el país asiático realiza para prestar apoyo a tropas aliadas desde 1945, al término de la Segunda Guerra Mundial.

La expedición se produce auspiciada por la reinterpretación del artículo 9 de la Constitución nipona acometida por el Gobierno del primer ministro Shinzo Abe para reconocer la "autodefensa colectiva" y la entrada en vigor en 2016 de la reforma militar que amplía las competencias de sus tropas para defender y prestar apoyo logístico.

Hasta entonces, las Fuerzas de Autodefensa solo podían usar la fuerza para defenderse, lo que impedía el envío de tropas a combatir fuera de su territorio.

En tanto, Corea del Sur dijo que Estados Unidos reafirmó que asumiría el costo del despliegue del sistema estadounidense de Defensa Aérea de Alta Altitud Terminal (THAAD, por su sigla en inglés) para contrarrestar la amenaza norcoreana, días después de que Trump manejara que Seúl debería pagar por la batería de 1.000 millones de dólares, que desde ayer está operativa.

Trump "honrado" de reunirse con Jong-un.

El presidente Donald Trump afirmó ayer lunes que está dispuesto a reunirse con el líder norcoreano, Kim Jong-un, "bajo las circunstancias adecuadas", aunque el portavoz de la Casa Blanca, Sean Spicer, matizó después que las condiciones para que ese encuentro sea posible no se dan actualmente.

Los comentarios de Trump se producen en medio de la escalada de tensión con Corea del Norte por su reiteradas pruebas de misiles y su programa nuclear.

"Si se produce, claro, bajo las circunstancias adecuadas. Lo haría", indicó Trump sobre una reunión con Kim en una entrevista con Bloomberg, un día después de reconocer que no excluía la opción militar ante las continuas provocaciones del régimen norcoreano.

El mandatario estadounidense dijo que estaría "honrado" de reunirse con el líder norcoreano. "Muchos políticos nunca lo dirían, pero le estoy diciendo que bajo las circunstancias adecuadas, me reuniría con él. Tenemos noticias de última hora", subrayó Trump.

Poco después, en su rueda de prensa diaria, el portavoz de la Casa Blanca trató de matizar los comentarios de Trump y subrayó que las "condiciones" para que sea posible un encuentro entre el presidente y Kim "no se dan ahora mismo".

Entre esas condiciones, Spicer mencionó que debe haber "señales de buena fe" y que Corea del Norte tiene que "reducir su comportamiento provocativo de inmediato".

Sobre la declaración de Trump acerca de que estaría "honrado" de reunirse con el líder norcoreano, Spicer sostuvo que Kim es "un jefe de Estado".

El escudo antimisiles y la represalia de China.

El escudo antimisiles estadounidense ya está operativo en Corea del Sur, informó ayer lunes un funcionario norteamericano de defensa. Washington y Seúl habían acordado en julio el despliegue del escudo antimisiles THAAD (Terminal High Altitude Area Defense), por los ensayos de misiles de Corea del Norte. El despliegue del sistema THAAD ha enfurecido a China, que teme que debilite su propia capacidad en misiles balísticos y altere el equilibrio de seguridad regional. Pekín ha impuesto una serie de medidas como represalias económicas contra Corea del Sur por el despliegue del THAAD. El conglomerado minorista Lotte, también ha sido un blanco de estas medidas, con 85 de sus 99 tiendas en China cerradas, mientras que el mayor fabricante de automóviles de Corea del Sur, Hyundai, informó que sus ventas en China han caído.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)