FOTOGALERÍA

Constituyente de Maduro nace en medio de un baño de sangre

Al menos 15 muertos; el gobierno afirma que participó 41,5% y la oposición solo el 12%.

La jornada de votación estuvo marcada por violencia y muerte. Foto. EFE
La jornada de votación estuvo marcada por violencia y muerte. Foto. EFE
La jornada de votación estuvo marcada por violencia y muerte. Foto. Reuters
La jornada de votación estuvo marcada por violencia y muerte. Foto. Reuters
La jornada de votación estuvo marcada por violencia y muerte. Foto. Reuters
La jornada de votación estuvo marcada por violencia y muerte. Foto. Reuters
La jornada de votación estuvo marcada por violencia y muerte. Foto. Reuters
La jornada de votación estuvo marcada por violencia y muerte. Foto. Reuters
La jornada de votación estuvo marcada por violencia y muerte. Foto. Reuters
La jornada de votación estuvo marcada por violencia y muerte. Foto. Reuters
La jornada de votación estuvo marcada por violencia y muerte. Foto. Reuters
La jornada de votación estuvo marcada por violencia y muerte. Foto. Reuters
La jornada de votación estuvo marcada por violencia y muerte. Foto. EFE
La jornada de votación estuvo marcada por violencia y muerte. Foto. EFE
La jornada de votación estuvo marcada por violencia y muerte. Foto. EFE
La jornada de votación estuvo marcada por violencia y muerte. Foto. EFE
La jornada de votación estuvo marcada por violencia y muerte. Foto. EFE
La jornada de votación estuvo marcada por violencia y muerte. Foto. EFE
La jornada de votación estuvo marcada por violencia y muerte. Foto. EFE
La jornada de votación estuvo marcada por violencia y muerte. Foto. EFE

Ayer en Venezuela se eligió la Asamblea Nacional Constituyente que convocó Nicolás Maduro. Y la elección fue un fiel reflejo de lo que ha sido el país en los últimos meses: un caos.

Hubo entre diez y 15 muertos por enfrentamientos con la policía militarizada, o ninguno según la versión oficial; votó el 41,5% de los habilitados equivalentes a 8.089.320 ciudadanos, según anunció del Consejo Nacional Electoral (CNE), o apenas el 12% de los 19,5 millones de habilitados, de acuerdo con lo que estima la oposición.

En función de las cifras que anunció la presidenta del CNE, Tibisay Lucena, a la 1:00, hora uruguaya de hoy lunes, el número de votantes superó a los 7,6 millones que participaron el 16 de julio del plebiscito simbólico que organizaron las fuerzas de la oposición reunidas en la Mesa de Unidad Democrática (MUD), pero es minoritario en el total de habilitados, ya que el 58,5% se abstuvo de participar ayer de la votación.

Poco después del anuncio oficial, el presidente Nicolás Maduro apareció en un acto público, en el que festejó el resultado con sus partidarios. Sostuvo que fue una respuesta excelente del pueblo venezolano, debido a las amenazas de grupos armados de la oposición y al clima de violencia que ésta desató. Sostuvo que los ciudadanos cruzaron ríos y montañas para emitir el voto.

Lo cierto ayer en Venezuela fue que hubo una elección, que la Constituyente surgida será exclusivamente chavista, que se instalará esta semana en el mismo recinto donde hoy funciona el Parlamento, y que el régimen de Maduro quedó más aislado del mundo. (Ver página A3)

“Esta Constituyente nace bañada en sangre. Nace ilegítima porque es muy difícil poder auditar la cantidad de personas, pero técnicamente podemos verificar que hubo muchas irregularidades”, aseguró el analista Nícmer Evans, socialista crítico de Maduro.

La Constituyente electa ayer anulará el Parlamento y sacará del cargo a la fiscal general Luisa Ortega, chavista que denunció el quiebre institucional en Venezuela.

La oposición se marginó de la Constituyente porque no fue convocada en un referendo y porque fue concebida para que el gobierno la controle y redacte una Carta Magna que instaure una dictadura.

“Maduro está muy debilitado y contra las cuerdas. Si respetara la Constitución y llamara a elecciones, el chavismo resultaría perdedor. Con esta apuesta, rechazada masivamente en el país y en el extranjero, intenta ganar tiempo y perpetuarse en el poder”, dijo Michael Shifter, presidente del Diálogo Interamericano.

Pero para la oposición Maduro acelera el fin de su régimen. “El gobierno lo que hace cada segundo es cavar su propia tumba”, aseguró el presidente del Parlamento, Julio Borges.

Muertes.

La MUD aseguró que al menos 14 personas fallecieron en las protestas de ayer, una cifra que contrasta con los diez muertos que reportó la Fiscalía. “Se supone que un proceso electoral es una fiesta porque el pueblo puede expresarse, pero eso no ocurre hoy: hay 14 personas asesinadas, incluyendo un niñito de 13 años”, dijo la diputada opositora Delsa Solórzano en una rueda de prensa. “(Hay) muchas denuncias de utilización de FAL -arma de uso de las Fuerzas Armadas-, actuaron efectivos del Ejército”, añadió Solórzano.

Estas muertes elevan a más de 120 los fallecidos desde que estallaron las protestas el 1° de abril.

“Esta jornada ha sido un fracaso, un monumental fracaso, lamentablemente, con la pérdida de vidas humanas”, dijo el líder opositor, Henrique Capriles. “El gobierno, hoy acelera su salida”, agregó el excandidato presidencial.

El comando oficialista, en cambio, aseguró que estas muertes no guardan relación con la elección. “Es mentira que ha habido siete muertos alrededor del evento electoral, es completamente falso”, dijo en rueda de prensa el portavoz oficialista y alcalde del municipio caraqueño Libertador, Jorge Rodríguez.

Votación.

La MUD calcula que solo 12% de los venezolanos con derecho a voto fueron a las urnas. Según las proyecciones de la oposición, que contrastan con la “participación masiva” que celebra el oficialismo, cerca del 25% de quienes sí fueron a los colegios electorales emitieron votos nulos, una cifra que atribuye a “los empleados públicos que consideraron que estaban obligados a acudir a este proceso fraudulento”.

“Participación hoy no llegará ni siquiera a requerimiento de 15% electores que podría solicitarla según art.348 CRBV !Fracasaste Maduro!”, dijo Capriles en Twitter.¨

Por su parte, Diosdado Cabello, hombre fuerte del régimen de Maduro a quien muchos consideran el verdadero poder en Venezuela, dio una versión idílica de la jornada electoral: “Participación récord” y “victoria ejemplarizante”, sin aportar ni una cifra.

El líder opositor Leopoldo López, en arresto domiciliario, llamó a la comunidad internacional a desconocer la Constituyente. En mensajes difundidos en Twitter, López pidió a los “demócratas del mundo” desconocer la Constituyente “como lo ha hecho el pueblo venezolano”, al tiempo que denunció una “brutal represión” de las fuerzas de seguridad contra manifestantes opositores.

Violinista imputado y en prisión.

El joven venezolano que toca el violín en las protestas contra Nicolás Maduro fue imputado ayer domingo por “instigación”, tres días después de ser detenido en Caracas en medio de choques entre manifestantes y cuerpos de seguridad.

Wuilly Arteaga, de 23 años y arrestado el pasado jueves en Caracas, enfrenta cargos de “instigación pública y posesión de sustancia incendiaria” en una corte de la capital, señaló la ONG Foro Penal. También le fue impuesta una fianza cuyo monto no trascendió, pero que según la ONG el joven no está en capacidad de pagar, por lo que seguirá preso en un destacamento de la militarizada Guardia Nacional en el oeste de Caracas.

Jueza asilada.

Una de los 33 jueces juramentada por el Parlamento, de mayoría opositora, entró el sábado a la embajada de Chile en Caracas, donde recibió protección. Se trata de la jueza Elenis Del Valle, que “está bajo la protección de Chile”, dijo en su cuenta de Twitter el canciller Heraldo Muñoz. Maduro amenazó enviar preso a esos jueces y ya detuvo a tres.

Maduro no existe y fue anulado.

El carné creado por el régimen para acreditar a los beneficiarios de sus programas sociales -y que ayer fue usado para vigilar el voto- le jugó una mala pasada a Nicolás Maduro.

“Vamos a hacer el chequeo de mi Carnet de la Patria para que quede registrado que yo vine a votar”, dijo Maduro. “¿La leyó?”, preguntó luego a la mujer que escaneaba los documentos con un teléfono inteligente, a lo que ella respondió afirmativamente. Pero en la pantalla apareció un mensaje que la desmentía: “La persona no existe o el carné fue anulado”.

La imagen fue captada por la televisión gubernamental y se viralizó en redes. El Carnet de la Patria está dotado de un “código QR”, que almacena la información personal del usuario. El percance fue aprovechado la oposición para llamar a los beneficiarios de los programas sociales a no votar, pues no habría manera de que los descubrieran.

Maduro, que había ordenado que todos los empleados públicos debían votar, asegura que más de 15 millones de venezolanos poseen el carné.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)