El mayor atentado que vivió el país en los últimos años

Conmoción y dolor en Kenia por ataque

El ataque de Al Shabab a la Universidad de Garissa, que el jueves dejó al menos 147 muertos y 79 heridos, ha conmocionado e indignado a la sociedad keniana, que todavía está de luto tras una de las peores masacres que ha vivido el país en los últimos años.

Durante todo el día de ayer varios aviones que traían los cadáveres de los fallecidos aterrizaron en Nairobi para trasladarlos a la morgue, donde los familiares esperaban para identificar los cuerpos.

A medida que iban llegando los cadáveres aparecían informaciones que apuntaban a que se siguieron oyendo disparos en el interior de la universidad incluso después de que el gobierno anunciara el fin del ataque y que podría haber más muertos de lo anunciado. "El número de personas asesinadas fue mucho mayor del reconocido de forma oficial, quizás hasta el doble", explicó una fuente de los servicios de seguridad al periódico Daily Nation.

Con el paso de las horas también salieron a la luz más detalles del ataque, sobre todo relacionados con el comportamiento de los milicianos de Al Shabab.

A pesar de las informaciones que aseguraban que en el asalto solo habían muerto cristianos, los supervivientes explicaron que en las primeras horas los terroristas dispararon de forma indiscriminada y no fue hasta que entraron en los dormitorios cuando comenzaron a separar a los estudiantes según su religión.

Igual que en ataques anteriores, como el del centro comercial Westgate de septiembre de 2013 que se cobró la vida de 67 personas, los terroristas hablaron con las víctimas antes de matarlas.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)