Carrera de obstáculos

Se complica el diálogo por el fin de la guerra en Siria

La puja entre Turquía y los kurdos sirios hace tambalear las conversaciones.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Fuerzas leales al presidente de Siria en el pueblo de Rabiya. Foto: Reuters.

Los kurdos sirios anunciaron ayer que no reconocerán los resultados de las conversaciones que empezarán el viernes en Ginebra tras ser apartados del proceso de paz debido a las presiones de Turquía. "Los kurdos sirios no han recibido invitación para participar en las negociaciones, mientras los terroristas sí", dijo el representante del Partido de la Unión Democrática (PYD), Abd Salam Ali, a la agencia rusa RIA Nóvosti.

Empero se han hecho llamados para que este sector asista a Ginebra, una cuestión que en definitiva resolverán hoy.

El vocero recordó que sí acudirán a la ciudad suiza Ahrar al Sham (El Movimiento Islámico de los Libres del Sham) y Jaish Al-Islam (El Ejército del Islam), "los mismos grupos que atacaron con misiles la Embajada rusa en Damasco".

"Como representante del PYD puedo decir que no reconoceremos las decisiones que salgan de Ginebra-3. También seguiremos luchando y trabajando contra el terror, y defenderemos nuestra tierra", destacó. El portavoz kurdo recordó que "Turquía amenazó que, si el PYD era invitado, no participarían (en las negociaciones). Aunque, qué tienen que ver los turcos con todo esto".

"Estas son conversaciones entre el régimen (sirio) y la oposición", aseguró Salam Ali, quien dijo que Damasco y Moscú siempre estuvieron a favor de su presencia en Ginebra.

A su vez, reconoció que los diplomáticos rusos les reconocieron que tuvieron que sacrificar los intereses de los kurdos sirios para evitar el fracaso del proceso de paz.

El enviado especial de la ONU para Siria, Staffan de Mistura, "no ha enviado invitación a la primera etapa de las negociaciones sirias al PYD, pero les ha reservado asientos y contempla invitarlos a etapas posteriores", dijo ayer el viceministro de Exteriores ruso, Guennadi Gatílov, a la agencia Interfax.

"Creemos que los kurdos deben participar en las conversaciones, porque se trata de una parte importante de la sociedad siria que controla considerables territorios en Siria. Por eso no sería entendible ni tolerable resolver sin ellos cuestiones relativas al futuro del Estado y del pueblo sirios", afirmó.

Turquía en el medio.

El ministro de Exteriores de Turquía, Mevlüt Çavusoglu, declaró el martes que su país boicotearía las conversaciones de paz si participan representantes del PYD, al que Ankara califica de "organización terrorista" al entender que está vinculados al grupo armado turco Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK).

A su vez, el ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, advirtió que las negociaciones de Ginebra no darán frutos si no se incluye al PYD como interlocutor. La participación de los kurdos —en primera línea en la lucha contra los yihadistas del Estado Islámico presentes en varias zonas de Siria e Irak— es uno de los puntos de discordia entre las potencias extranjeras presentes en el conflicto.

Turquía se opone tajantemente a su participación en las negociaciones, porque considera que las YPG forman parte del Partido de los Trabajadores de Kurdistán (PKK), que desde 1984 lleva a cabo una rebelión en territorio turco.

Las autoridades turcas ya dijeron ayer que no estarán en Ginebra si acude el Partido de la Unión Democrática (PYD), la rama política de las YPG. Rusia considera por su parte que sin los kurdos las negociaciones "no darán resultado".

Una portavoz de De Mistura indicó sin embargo el miércoles que la ONU no tiene "ninguna intención" de invitar a nadie que no sea sirio, en referencia a las grandes potencias como Turquía.

El jefe de la diplomacia francesa, Laurent Fabius, dijo que todavía hay tres problemas relacionados con las negociaciones: "Quién participa de verdad, qué se hará con la cuestión humanitaria y de que se hablará". El ACN también pidió a la ONU detalles sobre las medidas humanitarias y pide el levantamiento de las zonas asediadas, el fin de los bombardeos y ayuda humanitaria.

Las negociaciones, previstas para durar seis meses, se basan en la hoja de ruta votada en diciembre pasado en el Consejo de Seguridad de la ONU, que prevé un alto el fuego, un gobierno de transición en un periodo de seis meses y elecciones en 18 meses.

La oposición pide la salida de Asad cuando empiece el periodo de transición.

Sobre el terreno, las fuerzas del régimen, con el apoyo de la aviación rusa, lograron una nueva victoria frente a los rebeldes el lunes con la reconquista de Sheij Miskin, una ciudad estratégica al norte de Damasco y al este de la ciudad de Sudeia (sur).

ONU advierte que hay medio millón sin comida.

Alrededor de medio millón de personas en Siria están en ciudades sitiadas y podrían estar quedándose sin alimentos o haberlo hecho ya, según advirtió ONU. La organización calcula que en el país hay 18 localidades asediadas por distintas fuerzas en las que la población, unos 500.000 habitantes, están "completamente bloqueados (del acceso) a comida y otra asistencia humanitaria crucial". "En muchas de esas áreas, la gente se está quedando sin alimentos o puede que ya no dispongan de ellos".

EE.UU. pidió a la oposición siria que no se deje presionar.

Estados Unidos urgió ayer a la oposición siria a participar sin condiciones previas en las conversaciones de paz que deben comenzar mañana en Ginebra, después de que la comisión que aglutina a las principales facciones opuestas a Bashar al Asad aplazara su decisión al respecto. "Las facciones de la oposición siria tienen una oportunidad histórica de ir a Ginebra y proponer formas prácticas y serias para implementar un alto el fuego, el acceso humanitario y otras medidas que aporten confianza (en el proceso)", dijo un portavoz del Departamento de Estado estadounidense, Mark Toner. "Y deberían hacerlo sin condiciones previas", añadió Toner en su conferencia de prensa diaria. La Comisión Suprema para las Negociaciones de la oposición siria aplazó hoy hasta el jueves su decisión sobre su participación en las conversaciones de paz de Ginebra, a la espera de una respuesta oficial de ONU a sus demandas sobre la liberación de presos y la suspensión del bloqueo de las ciudades asediadas. "Creemos que (la oposición) debería aprovechar esta oportunidad para poner a prueba la voluntad y las intenciones del régimen", sostuvo Toner. "Esto no quiere decir que no nos tomemos en serio la exigencia de la oposición siria de que haya un acceso humanitario y un alto el fuego (...). Pero el pueblo sirio necesita señales de esperanza que les digan que no están destinados a vivir indefinidamente en conflicto", agregó.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)