EN FRANCIA

Combustible: la nueva arma de lucha social

Con huelgas en las refinerías y bloqueos de los depósitos de combustible, el sector petrolero ha pasado a ser la punta de lanza de la lucha contra la reforma de la ley laboral en Francia, objeto de protestas sociales desde hace dos meses.

La escasez en las estaciones de servicio del país persistía ayer, pese a las promesas de las autoridades de desbloquear las plantas paralizadas en Francia.

El primer ministro Manuel Valls denunció ayer "el chantaje" de una parte del sindicato CGT y pidió no "sucumbir al pánico" ante posibles penurias.

El ministro de Economía Emmanuel Macron pidió por su parte a los opositores de la reforma laboral "dejar avanzar (...) a la Francia que trabaja, la Francia que cree en su futuro".

Concentrados hasta ahora en el noroeste, los bloqueos de las estructuras petroleras se extendieron al sureste del país.

Por su parte, el dirigente del sindicato CGT, Philippe Martínez, advirtió que "si el gobierno no retira su proyecto (...) las movilizaciones van a continuar y a ampliarse" en otros puntos.

Calificando los bloqueos de "ilegítimos", el ministro de Finanzas, Michel Sapin, subrayó ayer la voluntad del gobierno de utilizar "todos los instrumentos" de los que dispone para poner fin a los mismos. Y añadió que "hablar de penurias crea penuria" para Francia.

El Medef, principal organización patronal, pidió al ejecutivo "restablecer de inmediato el Estado de derecho" y "garantizar a los asalariados y a los emprendedores su capacidad de trabajar" en sus empresas.

El bloqueo de las estructuras petroleras creó problemas de abastecimiento en las estaciones de servicio. Unas 1.500 estaciones de servicio, de las 12.000 existentes en Francia, carecían total o parcialmente de combustible, según el secretario de Estado de Transportes, Alain Vidalies.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)