Grupo terrorista de albano kosovares se enfrentó a la Policía

Combates dejaron 22 muertos en las calles macedonias

Ocho policías y 14 miembros de un grupo armado, presuntamente de origen albanés, murieron en enfrentamientos el sábado pasado y ayer en el norte de Macedonia, cerca de la frontera con Kosovo, indicó la Policía. Los choques causaron, además, 37 heridos entre los agentes, según un portavoz de las fuerzas de seguridad, Ivo Kotevski.

Los asaltantes formaban parte de un "grupo terrorista muy peligroso", y ya se habían dictado órdenes de arresto internacional contra ellos, explicó el vocero.

"El grupo terrorista ha sido aniquilado. La operación llega a su fin", añadió Kotevski, que indicó que la Policía halló una gran cantidad de armas en el lugar. Según el portavoz policial más de 30 personas participaron en el ataque, la mayor parte de los cuales son ciudadanos de Macedonia, aunque en el grupo también había cinco kosovares y un albano, todos presuntamente de origen albano.

Los intercambios de disparos entre los policías y los asaltantes habían comenzado en el amanecer del sábado en Kumanovo, a unos 40 kilómetros al norte de la capital, Skopje. Los hombres armados se habían atrincherado en un barrio albanés musulmán de esa localidad, donde las tropas de élite y la Policía macedonias habían conseguido acorralarlos. Decenas de habitantes, incluidos ancianos, mujeres y niños, habían huido del barrio el sábado, y ayer de las calles de la ciudad estaban casi desiertas.

En Macedonia, país de 2,1 millones de habitantes de mayoría eslava y cristiana ortodoxa, la minoría albanesa musulmana representa un cuarto de la población. Esos enfrentamientos despertaron el temor a que se reproduzca el conflicto que opuso a las autoridades locales y los rebeldes albaneses, que reclamaban más derechos, durante seis meses en 2001.

Crisis crónica.

Esta exrepública yugoslava, candidata a entrar en la Unión Europea desde hace 10 años, vive una grave crisis política. La oposición de izquierda acusa al poder conservador de corrupción y de practicar escuchas ilegales a 20.000 personas, incluidos hombres políticos, periodistas y líderes religiosos.

La UE se declaró "profundamente preocupada" por esos enfrentamientos. El comisario europeo de política regional Johannes Hahn instó a "las autoridades y a todos los dirigentes políticos y comunitarios a cooperar, restaurar la calma y llevar a cabo una investigación completa" de lo ocurrido.

En Skopje, el Ministerio del Interior precisó que una veintena de miembros del grupo armado se habían entregado a la Policía el pasado sábado por la tarde, y que estaban a punto de comparecer ante los tribunales de justicia en la capital macedonia.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)