Decide abandonar la fumigación por sus riesgos cancerígenos

Colombia cambia su estrategia contra los cultivos de coca

Colombia suspendió las fumigaciones aéreas de cultivos ilícitos con el herbicida glifosato por sus efectos nocivos para la salud, anunció el Gobierno, una decisión que marca un cambio de estrategia en su lucha contra el narcotráfico.

La medida se adoptó el jueves en la noche durante una reunión del Consejo Nacional de Estupefacientes, anunció el ministro de Salud, Alejandro Gaviria, al precisar que la medida regirá una vez se concluya un trámite administrativo que puede tardar unas semanas.

Colombia, uno de los principales productores mundiales de cocaína con 300 toneladas anuales, enfocó su lucha antidrogas en las últimas dos décadas con la fumigación aérea con glifosato, una estrategia apoyada por Estados Unidos que también usó para erradicar los cultivos de amapola, materia prima de la heroína.

Gaviria aseguró que varios estudios científicos, incluido uno de la Organización Mundial de la Salud, concluyeron que el glifosato tiene riesgos cancerígenos, por lo que aplicó el principio de precaución.

La decisión se tomó pese a que varias voces como la del procurador general (fiscal), Alejandro Ordóñez, advirtieron sobre el riesgo de que se incrementen los cultivos de hoja de coca y la producción de cocaína en el país.

Kevin Whitaker, embajador de Estados Unidos en Colombia, defendió la fumigación aérea afirmando que es gracias a esta estrategia que se ha logrado reducir los cultivos de coca. "Es el medio más eficaz y seguro para eliminar la coca", escribió en una columna en el diario El Tiempo. Y con relación al glifosato dijo que está probado que es seguro y afirmar lo contrario es estar "mal informado".

Sin embargo, también dijo que su país respetaría la decisión que tomara el Gobierno de Colombia. REUTERS

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)