INTERACTIVO

Clinton-Trump, el primer round

El debate inicial del lunes será el de mayor audiencia, con 100 millones de espectadores.

A diferencia de Uruguay, donde los debates cara a cara en las campañas electorales quedan a la buena voluntad de los candidatos, en Estados Unidos son una institución. Y el que protagonizarán mañana lunes la demócrata Hillary Clinton y el republicano Donald Trump tiene todos los elementos para ser histórico. Será el primero con una mujer como aspirante a la Casa Blanca, viene precedido de duras acusaciones entre los candidatos, y se espera que sea el más visto, con una audiencia de 100 millones de espectadores.

Los temas entorno a los que girará se centrarán en la economía, la seguridad y la "dirección" del país, según informó la Comisión de Debates Presidenciales de Estados Unidos. Los tres segmentos —"la dirección de Estados Unidos, alcanzando la prosperidad y asegurando a Estados Unidos"—, fueron propuestos por el presentador de NBC News Lester Holt, que oficiará de moderador.

Cada uno de los tres capítulos se dividirá en dos segmentos de 15 minutos, que a juzgar por los títulos podrían enfocarse en economía, educación, política exterior y defensa, pero podrían albergar un amplio margen de preguntas.

El lugar elegido para este primer choque es la Universidad Hofstra de Hempstead (Nueva York).

Antes de las elecciones presidenciales del 8 de noviembre habrá otros dos debates presidenciales (el 9 y 19 de octubre) y uno entre los candidatos a vicepresidente (el 4 de octubre). El formato de los cara a cara presidenciales será idéntico, con el comienzo a las 21.00 hora de Washington (22 horas de Uruguay) y una duración de 90 minutos.

El liberal Gary Johnson y la ecologista Jill Stein, no han alcanzado el respaldo necesario en las encuestas para participar en el primer debate presidencial. Los candidatos deben contar con al menos 15% de respaldo, resultado del promedio de cinco encuestas nacionales, para participar en los debates, según las normas establecidas por la comisión, un órgano no partidista.

De acuerdo con la comisión, el apoyo a Johnson está en 8,4% y el de Stein en 3,2%, por lo que ambos se quedarán fuera del primer debate.

El segundo debate entre los aspirantes a la Casa Blanca está previsto para el 9 de octubre en la Universidad Washington, en San Luis (Misuri).

Los moderadores serán el presentador Anderson Cooper, de CNN, y la corresponsal jefe para política exterior de la cadena ABC, Martha Raddatz.

El último debate antes de las elecciones presidenciales del 8 de noviembre lo moderará Chris Wallace, presentador de la cadena Fox, el 19 de octubre desde la Universidad de Nevada, en Las Vegas.

Audiencia récord.

El primer debate televisivo entre Clinton y Trump, el próximo lunes, será el más visto de la historia, con una audiencia que podría superar los 100 millones de espectadores. De alcanzarse esa cifra, se trataría de una audiencia solo comparable al gran evento televisivo de Estados Unidos: el Super Bowl, la final de la liga de fútbol americano.

De acuerdo a los cálculos de las empresas de publicidad, que compran espacios para la transmisión previa y posterior, la audiencia estimada para el primer debate entre Clinton y Trump será de entre un 20% y un 50% más que el primero de 2012 entre el actual presidente Barack Obama y el republicano Mitt Romney, que fue de 67 millones.

En esta ocasión, los expertos señalan que a las habituales opciones de retransmisión televisiva de los principales canales estadounidenses se suman las opciones de verlo a través de redes sociales como Facebook y Twitter.

El récord televisivo de audiencia de un debate presidencial lo ostenta por el momento el de 1980 entre el entonces presidente demócrata Jimmy Carter y el aspirante republicano Ronald Reagan, que fue visto por 80 millones de televidentes.

"Los espectadores sienten el potencial para el drama y lo impredecible", señaló Jeff McCall, profesor de comunicación de la DePauw University, de Indiana, al diario The Hill.

Será el primer debate presidencial con una mujer como candidata presidencial, Hillary Clinton, lo que añade novedad a la expectación generada por el controvertido e imprevisible Donald Trump.

Según una encuesta de Reuters/Ipsos divulgada el viernes, Clinton llega al debate del lunes con una ventaja de cuatro puntos porcentuales sobre su rival republicano.

El sondeo, realizado del 16 al 22 de septiembre, mostró un 41% de respaldo para Clinton y un 37% de apoyo para Trump. La ex primera dama ha superado al magnate en casi todas las encuestas previas, pero su ventaja se ha achicado desde el final de las convenciones de los partidos en julio. EFE, REUTERS

DOS DEBATES HISTÓRICOS POR TELEVISIÓN.

Kennedy-Nixon, 1960.

El primer debate por televisión fue entre el demócrata John F. Kennedy y el republicano Richard Nixon, en 1960. A partir de entonces cobró más importancia el "cómo" y no tanto el "qué" se decía. Como nunca una imagen pasó a valer más que mil palabras. En ese histórico debate, el joven Kennedy, tenía 43 años, llevó todas las de ganar ante el "veterano" Nixon (47). El debate se transmitió por radio y televisión. Nixon salió bien parado entre los que solo lo escucharon, Kennedy entre los que además lo vieron. El contraste era demasiado y el resultado electoral lo confirmó. Ganó Kennedy.

Carter-Reagan, 1980.

En 1980 se enfrentaron el entonces presidente demócrata Jimmy Carter y el republicano Ronald Reagan. En ese debate apareció el gran comunicación que resultó Reagan, manejando las pausas y los ritmos como lo hacen los grandes actores de Hollywood, aunque el republicano nunca ganó un Oscar. Fue además el debate de mayor audiencia hasta ahora: 80 millones. Cuatro años después, Reagan renovó en la Casa Blanca ante el demócrata Walter Mondale.

Debate entre Richard Nixon y John F. Kennedy en 1960. Foto: Archivo El País.
Debate entre Richard Nixon y John F. Kennedy en 1960. Foto: Archivo El País.

ESTRATEGIAS.

Consejo de Obama a Hillary: "sé tu misma".

Afectada recientemente por una neumonía que la alejó de la campaña por unos días, Hillary Clinton (68) representa la continuidad de ocho años de gestión de Barack Obama, y se ha preparado minuciosamente para este debate.

Lleva semanas analizando informes y estadísticas y, según el diario New York Times, hasta consulta con psicólogos sobre la personalidad de Donald Trump.

"No sé cuál Donald Trump se presentará. Es posible que trate de mostrar una imagen presidencial y busque mostrar una gravedad que no ha tenido hasta ahora, o que llegue con la ilusión de insultar y ganar algunos puntos con eso", dijo Clinton recientemente.

Para Wendy Schiller, experta en política de la Universidad de Brown, es una prueba difícil para Clinton.

"Su instinto es estar orientada a políticas, pero sus seguidores (...) quieren que enfrente a este tipo directamente, que lo deje incómodo". Pero esta opción es muy difícil para Clinton, dijo Schiller, "porque no es su estilo".

El presidente Barack Obama, que ha hecho campaña junto a Clinton, le ofreció un consejo: "sé tú misma y explica lo que te motiva". AFP

El NYT llama a votar a Clinton.

"Hillary Clinton presidente", desliza el influyente periódico The New York Times, que ayer sábado anunció su apoyo a la candidata demócrata en la carrera a la Casa Blanca.

Lo hizo ahora, después de haberla apoyado en las primarias.

"El objetivo es convencer a los que dudan en votar por Clinton porque son reacios a votar por un demócrata, o por otro Clinton o por un candidato que no ofrece un cambio", afirma desde un editorial The New York Times.

Además, define al postulante republicano, Donald Trump, como el "peor nominado por un partido político en la historia moderna" de Estados Unidos.

"A través de la guerra y la recesión, los estadounidenses, desde el 11 de septiembre de 2001 se han visto obligados a crecer rápidamente, y se merecen un presidente adulto, maduro", apunta.

"Nuestro apoyo (a Hillary) se basa en el respeto por su inteligencia, experiencia y coraje", añadió. ANSA

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)