ELECCIONES EN EE.UU.

Clinton defiende a inmigrantes

Será proclamada por la Convención Demócrata que comienza hoy y en su primer acto marcó fuerte diferencia con Trump sobre llegada de extranjeros.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Clinton presenta a su compañero de fórmula, el senador Tim Kaine. Foto: EFE

El Partido Demócrata comienza hoy lunes su convención nacional con dos objetivos fundamentales: elegir a la ex secretaria de Estado Hillary Clinton como su candidata a la Presidencia de Estados Unidos y mostrar que el partido está unido para impedir que el republicano Donald Trump llegue a la Casa Blanca.

Después de un proceso de primarias más largo y disputado de lo que Clinton quería y esperaba debido a la "revolución" del senador Bernie Sanders, la ex primera dama aspira a demostrar en esta convención que es una candidata muy preparada y, sobre todo, honesta, dado el escándalo por el uso de su correo privado cuando era la jefa de la diplomacia estadounidense.

El otro reto de Clinton, cuyo discurso estelar cerrará el jueves la convención, es tratar de zanjar las divisiones que quedaron expuestas durante las primarias demócratas y de nuevo ahora con una filtración del portal WikiLeaks, que ha desvelado estrategias del partido para debilitar la candidatura presidencial de Sanders.

WikiLeaks asegura tener en su poder casi 20.000 correos electrónicos del Comité Nacional Demócrata (DNC, por su sigla en inglés), en varios de los cuales altos funcionarios del partido hablan de tácticas para vencer a Sanders.

Durante las primarias, Sanders acusó al DNC de favorecer a Clinton y ayer, en una entrevista con la cadena ABC, exigió la renuncia de la presidenta del DNC, Debbie Wasserman Schultz.

"Creo que debería renunciar. Punto. Creo que necesitamos una nueva presidenta que nos lleve por una dirección muy diferente", subrayó Sanders sobre Wasserman Schultz, quien tenía previsto dar un discurso durante la convención pero, según CNN, finalmente no lo hará.

De acuerdo con la radio pública NPR, Wasserman Schultz tampoco presidirá la convención y ese rol lo asumirá la congresista Marcia Fudge.

Anoche, Wasserman Schultz, anunció, en un comunicado, que dejará su cargo cuando concluya la convención y dijo que mantiene su compromiso de conseguir que Clinton sea elegida presidenta en las elecciones de noviembre frente al candidato presidencial republicano.

"Para el futuro, la mejor manera para mí para lograr esos objetivos consiste en dejar la Presidencia del partido al final de esta convención", dijo Wasserman Schultz.

Mientras, el director de campaña de Clinton, Robby Mook, acusó a piratas informáticos rusos de haber filtrado los correos electrónicos a Wikileaks para dividir al Partido Demócrata justo antes de la convención y, de ese modo, ayudar a Trump a ganar las elecciones de noviembre.

Pese a la polémica por la filtración de WikiLeaks, en su intervención ante la convención esta noche, Sanders "dejará claro" que Clinton es "muy superior" a Trump "en todos los principales asuntos, desde la economía y la salud a la educación y el medio ambiente", según adelantó la campaña del senador.

En su discurso, Sanders mandará un mensaje a los participantes en la convención y a los 13 millones de votantes que lo apoyaron en el período de primarias para destacar que han comenzado "una revolución para transformar a Estados Unidos y que esa revolución continúa".

Pese a que Sanders respaldó la candidatura de Clinton el pasado 12 de julio, muchos de sus seguidores planean protestar durante la convención, insatisfechos con la elección de la ex secretaria de Estado y menos convencidos todavía con su compañero de fórmula, el senador Tim Kaine.

Puentes.

Hillary Clinton ya tiene más de los 2.383 delegados necesarios para ser la candidata del partido. Los obtuvo por votación popular y también recibió el apoyo mayoritario de los superdelegados (cargos electos y orgánicos del partido que tienen libertad para apoyar al candidato de su preferencia). Sanders intentó convencer a los superdelegados a raíz del apoyo popular que obtuvo, pero la amplia mayoría mantuvo su respaldo a Clinton.

Los demócratas traerán toda su artillería pesada a la convención, con una lista de oradores que incluye al presidente Barack Obama y el vicepresidente Joe Biden.

Clinton está dispuesta a ser el centro del esfuerzo por reconstruir la unidad partidaria y al mismo tiempo exhibir una visión capaz de aglutinar a votantes indecisos o atemorizados por el discurso republicano.

En la noche del sábado, Clinton hizo su debut electoral junto a su compañero de fórmula, el senador por Virginia, Tim Kaine, en el estado de Florida —un escenario clave para las elecciones presidenciales del 8 de noviembre— y buscó mostrarse con conceptos y valores totalmente opuestos a los de Trump.

"Queremos construir puentes, no muros", afirmó Clinton, en Miami, en una estocada directa a uno de los planes de Trump, el de construir un muro a lo largo de la frontera con México para frenar la corriente de inmigración ilegal que lleva drogas y delincuencia a Estados Unidos.

En el caso del senador Kaine, quien se declaró católico, el acto fue además la oportunidad ideal para presentarse ante los hispanos de Estados Unidos y mostrar no solo su dominio del español, sino su cercanía con los valores religiosos y morales de esta comunidad.

"Bienvenidos todos a nuestro país, porque todos somos estadounidenses", subrayó ante un público mayoritariamente latino en la Universidad Internacional de Florida (FIU).

Sin miedo.

Con este carismático abogado de 58 años, la ex primera dama busca derrotar a Trump, a quien criticó en Florida por su discurso "oscuro y divisorio" en la convención republicana.

Al igual que Clinton, Kaine se presentó como un detractor de muros y partidario de puentes, en una alocución en la que alabó la diversidad de género, raza y preferencias sexuales.

El exgobernador de Virginia dijo que "Estados Unidos no se construye con miedo, sino con valor, imaginación y determinación".

"Somos compañeros del alma", dijo además en español Kaine al referirse a Clinton, quien por su parte, lo elogió como un "progresista" con una gran capacidad para escuchar a sus electores y ejecutar como gobernante.

El senador habló a ratos en un fluido español, idioma que aprendió en sus tiempos como misionero en Honduras, y elogió a la comunidad latina, de la que, según dijo, aprendió sus valores: "fe, trabajo y familia".

Kaine criticó que la Cámara de Representantes, dominada por el Partido Republicano, no diera luz verde en 2013 a una reforma migratoria cuando el Senado había aprobado un proyecto bipartidista que regularizaba a cerca de once millones de indocumentados.

Bloomberg con Hillary, consternado por Trump

Michael Bloomberg, quien fue alcalde de Nueva York por el Partido Republicano, y luego optó por no presentarse a disputar la candidatura por la presidencia, da su apoyo en estas elecciones a Hillary Clinton. Bloomberg no es miembro del Partido Demócrata desde 2000, fue republicano y ahora independiente.

Pero, la decisión, que toma como líder empresarial, refleja su consternación por el ascenso de Trump y su voluntad de que no llegue a la Casa Blanca. (The New York Times)

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)