LA CRISIS DE LOS REFUGIADOS

Clima de temor envuelve a Europa

Toman medidas ante la angustia pública tras ataques a mujeres cometidos por migrantes

El eterno femenino de una imaginativa pintora
"El derecho a asilo se pierde si alguien es procesado o va a prisión", dijo Merkel. Foto: AFP.

En Finlandia, grupos de milicianos patrullan poblados que alojan a buscadores de asilo invocando la defensa de mujeres blancas finlandesas. En Alemania, manifestantes de la extrema derecha hicieron incursiones violentas por las calles de Leipzig, vandalizando edificios en una manifestación "contra la islamización". En Italia, un gobierno regional contrario a la inmigración aprobó el texto de una ley que dificulta la construcción de nuevas mezquitas a medida que los refugiados musulmanes se establecen en la zona.

Todo esto ocurrió la semana pasada, a lo largo de Europa, donde la crisis de los migrantes que envuelve al continente desde el verano del hemisferio norte provoca nuevos niveles de angustia pública, después de los asaltos sexuales cometidos en la víspera de Año Nuevo en Colonia (Alemania), donde los testigos y la Policía describieron a bandas al acecho formadas en su mayoría por hombres extranjeros, incluyendo algunos refugiados, que atacaban y robaban a mujeres. La Policía de Colonia también investiga denuncias de violación.

Mientras la Policía señala que los asaltos en Colonia fueron cometidos por cientos de hombres, aún en ese caso es una parte reducida de los más de un millón de buscadores de asilo que entraron a Europa el año pasado.

De cualquier manera, la angustia causada por los ataques en Colonia se difundió rápidamente a medida que surgieron informaciones de asaltos similares perpetrados en Año Nuevo en otras ciudades de Alemania, así como en Finlandia y Austria.

Si bien los detalles de algunos de esos informes todavía son primarios, han tocado la sensibilidead de las sociedades europeas, a medida que éstas enfrentan el desafío de integrar e incorporar a la cultura local a quienes buscan asilo, en su mayoría musulmanes y jóvenes solteros.

Los partidos de la extrema derecha, que desde hace años invocan estereotipos remotos de extranjeros de piel cetrina que amenazan la identidad y la seguridad de Europa, han aprovechado los informes y ya capitalizan la incapacidad de la Unión Europea (UE) para asegurar sus fronteras externas y administrar de manera eficiente el movimiento de migrantes dentro del bloque.

"Esto es como el elefante en el bazar que nadie está dispuesto a reconocer: el gran temor es el temor por el Islam", indicó Alexander Betts, director del Centro de Estudios de Refugiados, en Oxford. Argumentó que la mayoría de los políticos de las corrientes moderadas no ha abordado el temor público ni ha dado suficiente claridad al debate sobre la migración, creando un vacío que los líderes contrarios a la inmigración se apresuraron a llenar.

Devastador.

Betts advirtió que, a menos que los líderes políticos puedan articular rápidamente un argumento con matices en favor de la migración —que confronte los temores sobre la seguridad y las diferencias religiosas, especialmente después de los ataques terroristas del 13 de noviembre, en París— el apoyo público al otorgamiento de asilo a los refugiados puede colapsar.

"Tener ataques en Alemania que son de características sexuales perpetrados por hombres de notorio origen musulman resulta simbólicamente devastador para un compromiso público en favor del asilo", manifestó.

El sentimiento del público ha cambiado a lo largo de las semanas e influencia la política. Sitios informativos europeos informaron, el martes pasado, que desde el 1° de enero, Alemania fortaleció la verificación de los migrantes que intentan ingresar al país desde Austria. Muchos otros países europeos instalaron cercas y puestos de control fronterizos, el año pasado, con la finalidad de bloquear o desviar el flujo de migrantes, en acciones que amenazan con destruir el sistema de fronteras internas abiertas que tiene Europa.

La canciller de Alemania, Angela Merkel, ha sido abiertamente la mayor partidaria de aceptar refugiados, enfatizando el imperativo humanitario y moral de hacerlo, mientras busca reunir a los alemanes con su eslogan "¡Podemos hacerlo!". Sin embargo, Alemania sobrelleva el grueso del peso de los nuevos arribos y las voces críticas han acusado a Merkel de no articular con claridad un plan para un proceso de integración que probablemente dure muchos años.

"Parecería que llegó el momento de un debate amplio sobre el futuro de Alemania y el mantra de Merkel de que ¡Podemos hacerlo! resulta insuficiente para suprimirlo", escribió la revista noticiosa Der Spiegel, que señaló el fracaso de la Policía para frenar los asaltos en Colonia como "simbólico de la impotencia del Estado ante el caos y los delitos".

Al mismo tiempo, las encuestas muestran que los partidos de extrema derecha ganan apoyo en Francia, Alemania y en otros lugares.

DISCUTEN LEY EN DINAMARCA

Deben pagar los costos de su estada

Dinamarca discute y se apresta a aprobar una ley que confisca bienes valiosos, incluyendo oro y joyas de refugiados para ayudar a pagar los costos de su alojamiento. Según la propuesta, quienes buscan asilo y entran al país con el equivalente a más de US$ 1.450 en activos deben ayudar a pagar su estada.

La propuesta, que ha suscitado la indignación de militantes humanitarios y la ira de funcionarios de Naciones Unidas, es el último de una serie de pasos recientes para frenar a los migrantes en Dinamarca, un país que otros tiempos fue orgulloso de su apertura a los extranjeros. El gobierno publicó avisos en diarios de Líbano para informar a quienes busquen asilo que los beneficios sociales para los refugiados fueron reducidos a la mitad. El Primer Ministro advirtió que el tratado de Naciones Unidas de 1951 que regula los derechos de los refugiados quizás deba ser revisado. La semana pasada, impuso controles temporarios a lo largo de su frontera con Alemania.

Los críticos sostienen que la medida reciente evoca las horas más oscuras de Europa, cuando los Nazis requisaban valores a los judíos durante el Holocausto. El gobierno enmendó el proyecto para excluir de la confiscación "los objetos de valor sentimental". como son anillos de boda y retratos familiares. Se espera que el proyecto de ley se apruebe el 26 de enero con amplio apoyo de los partidos.

El primer ministro Lars Lokke Rasmussen defendió el proyecto. "Probablemente esta sea la propuesta peor entendida en la historia de Dinamarca", indicó, según el diario danés Politikien. "Si se observa el debate, se tiene la impresión de que vamos a poner a las personas cabeza abajo y sacudirlas hasta que caiga la última moneda de sus bolsillos. Eso es totalmente distorsionado y erróneo". Puntualizó que el proyecto simplemente establece para los refugiados los mismos requisitos que las leyes de Dinamarca disponen para los ciudadanos del país: deben usar sus propios recursos antes de calificar para los beneficios sociales.

Otros países de Europa, hasta los mas hospitalarios, han estrechado los controles fronterizos ante el flujo de miles de personas que buscan asilo, citando preocupación económica y de seguridad. El temor crece de que los terroristas entren a Europa como refugiados. (The New York Times)

Patrullajes callejeros de milicias invocando protección a mujeres

Muchos analistas señalan que los asaltos perpetrados en Colonia (Alemania) resultan especialmente perjudiciales porque los críticos de la inmigración y los extremistas de derecha los usan para desacreditar a todos los migrantes como criminales y vándalos, pese a que la abrumadora mayoría de los que arriban—muchos de ellos refugiados que huyen de la guerra en Siria— son pacíficos y respetan las leyes.

En Finlandia, la Jefatura de Policía de Helsinki emitió una declaración, el 7 de enero, en la que sostuvo que había impedido que un grupo de refugiados iraquíes jóvenes se propasara con mujeres en Año Nuevo, un anuncio que consternó a muchos finlandeses. Sin embargo, otros testigos, así como un funcionario del Buró Finlandés de Investigación, descartaron toda sugerencia de similitud con los ataques ocurridos en Colonia.

De cualquier manera, grupos de milicias finlandesas, incluyendo a los Soldados deOdin, patrullan ciudades en nombre de la protección de las mujeres. Muchos de esos grupos tienen vínculos con organizaciones de extrema derecha y su presencia se ha convertido en un gran tema político.

Políticos de la oposición han criticado la renuencia del gobierno de extrema derecha de Finlandia para condenar los patrullajes de las milicias. El ministro de Justicia, Jari Lindstrom, miembro de un partido populista anti inmigración, causó revuelo cuando dijo que las patrullas no le preocupan.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)