CARTEL COLOMBIANO

El Clan del Golfo está dispuesto a entregarse

El Clan del Golfo, la banda narcotraficante más poderosa de Colombia, comandada por un exparamilitar buscado por Estados Unidos, está dispuesta a entregarse tras casi dos años de intensa cacería policial, anunció el presidente Juan Manuel Santos ayer martes.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Juan Manuel Santos. Foto: EFE

El domingo "recibimos del jefe del Clan del Golfo una manifestación expresa de la voluntad (...) de someterse a la Justicia él con todos sus hombres", afirmó el mandatario en la sede de gobierno. Santos agregó que el ministro de Justicia Enrique Gil y el fiscal general Néstor Martínez evaluarán el ofrecimiento de la organización armada para "tomar las acciones pertinentes".

"Se trataría de un sometimiento a la Justicia, no de una negociación política", enfatizó Santos.

En un comunicado, Martínez aclaró que el "sometimiento colectivo de organizaciones criminales" no está previsto en la legislación colombiana, pero que una vez se defina una fórmula jurídica la organización deberá entregar todo su patrimonio ilegal junto con los cultivos y las rutas del narcotráfico.

El Clan del Golfo se conformó con los remanentes de los grupos paramilitares que combatieron a muerte a las guerrillas izquierdistas que ya negociaron la paz o están en diálogos con el gobierno de Santos.

En 2015, Colombia, el mayor productor de cocaína en el mundo, lanzó una ofensiva contra el Clan del Golfo en las selvas del noroeste del país. De un ejército de 4.000 miembros, la banda se redujo a unos 1.800 tras los golpes propinados por las autoridades, incluida la muerte, el jueves último, de Roberto Vargas Gutiérrez, alias "Gavilán", segundo al mando de la banda.

Conocida antes como Clan Úsuga o Los Urabeños, la organización controla hasta un 45% del tráfico de droga hacia Estados Unidos, a través de las llamadas rutas del Pacífico por cuyos puertos salen lanchas rápidas cargadas de droga con destino a Centroamérica y México, según Ariel Ávila, experto de la Fundación Paz y Reconciliación.

Tras la muerte de Gavilán, las autoridades están tras Dairo Antonio Úsuga, alias Otoniel, jefe máximo del Clan, el hombre más buscado en Colombia y por quien Estados Unidos ofrece una recompensa de cinco millones de dólares.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)