vea el video 

Ciudad bajo el azote de lluvias que queman la piel

Algunos ciudadanos de zonas próximas a la terminal de contenedores que almacenaba productos químicos, como cianuro de sodio, en la que se produjeron dos explosiones hace ocho días, se quejaron de escozor en la piel después de que lloviera en la zona nueva del puerto de Tianjin (norte), el área afectada.

Según publicó ayer el diario hongkonés South China Morning Post (SCMP), algunos de estos síntomas fueron experimentados por voluntarios y periodistas que se encontraban el martes en la zona, cuando hubo precipitaciones.

Un reportero de Caijing, una revista financiera china, aseguró que sentía quemazón en los labios y en los brazos tras estar expuesto a la lluvia, sensación que también afirmaron tener otros ciudadanos, según la página de noticias de Tencent.

Ante el temor a que las lluvias pronosticadas estos días puedan contribuir a esparcir los restos químicos, en especial el cianuro de sodio, altamente tóxico y del que aún quedan centenares de toneladas, las autoridades chinas urgieron a la población a que "se mantuviera alejada" del lugar del siniestro.

"Lo mejor es mantenerse lejos del epicentro (de las explosiones). No hay otra manera", dijo Bao Jingling, ingeniero jefe de la Oficina de Protección Medioambiental de Tianjin, según el SCMP.

Decenas de personas despidieron los restos de las víctimas. Foto: AFP.
Decenas de personas despidieron los restos de las víctimas. Foto: AFP.

La lluvia también ha provocado una inusual capa de espuma en las carreteras cercanas al epicentro de las deflagraciones, algo que Deng Xiaowen, también de la Oficina de Protección Medioambiental de Tianjin, consideró "un fenómeno normal que ha ocurrido con lluvias previas", cita el SCMP.

Hasta el momento, las autoridades medioambientales de Tianjin han asegurado que los niveles de contaminación en el aire y en el agua se mantienen en niveles "seguros".

No obstante, el temor a la nocividad de los químicos continúa, ya que, en el caso del cianuro, puede reaccionar al contacto con agua y producir cianuro de hidrógeno (ácido cianhídrico), muy perjudicial para la salud humana.

Al menos 3.000 toneladas de productos químicos peligrosos, entre ellas 700 de cianuro de sodio, se encontraban en la terminal de contenedores cuando se produjeron las explosiones el 12 de agosto.

Pese a la recomendación oficial de mantenerse lejos de la zona afectada, propietarios de residencias próximas al lugar de las explosiones que resultaron dañadas continuaron manifestándose bajo la lluvia para pedir indemnizaciones. "Nuestras casas han quedado destrozadas, ¿qué más vamos a temer?", dijo uno de ellos.

Por ahora son 114 muertos.

Las explosiones han dejado hasta el momento 114 fallecidos, decenas de desaparecidos (cuya cifra oficial oscila entre 50 y 70) y unos 700 heridos.

Las autoridades estudian las causas que provocaron el desastre. Lo que sí se sabe es que hubo fallos de seguridad en el almacén donde se produjeron las explosiones.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)