ATAQUE TERRORISTA EN LONDRES

Cinco muertos y heridos de 11 países por atentado en Londres

La última víctima murió anoche en el hospital, un hombre británico de 75 años.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
La Puerta de Brandenburgo en Berlín iluminada con la bandera británica. Foto: Reuters

Una londinense de origen español, un hombre británico y un turista estadounidense, murieron en el atentado del miércoles en Londres junto al policía Keith Palmer. Son las cuatro víctimas del terrorista Khalid Masood, el quinto muerto. Además, 39 personas de 11 nacionalidades resultaron heridas.

Aysha Frade era una británica de origen español de 43 años. Iba a buscar a sus hijas pequeñas a la escuela cuando fue atropellada por el atacante. Hija de un chipriota y una española, había vivido siempre en Londres y veraneaba cada año en Galicia, donde viven sus hermanas. Su familia es de Betanzos, localidad gallega próxima a La Coruña. La madre de Aysha Frade, María del Carmen Caldelas, emigró a Londres de joven, se casó y tuvo tres hijas.

"Estoy hundida. Es una cosa con la que no contábamos para nada", explicó Ana, prima de Aysha, a la radio española Cope. "Me llamó Silvia", una de las hermanas de la víctima, "y me dijo ha pasado una cosa muy mala, mataron a Aysha".

Frade "era muy querida y respetada", "estamos profundamente entristecidos y conmocionados por la noticia", dijo Rachel Borland, directora del DLD College, la escuela donde trabajaba la víctima.

El policía Keith Palmer tenía 48 años. Estaba casado y tenía dos hijos. Trabajaba para la Unidad de Protección Diplomática de la policía, custodiaba una de las puertas de acceso al Parlamento, y fue acuchillado por el agresor. Según allegados citados por la prensa británica, había servido en el ejército, en un regimiento de artillería, antes de pasar a la policía. El equipo de fútbol del que era aficionado, el Charlton Athletic, le recordó colocando una bufanda del club en la localidad que ocupó durante años.

La tercera víctima se llamaba Kurt Cochran, turista estadounidense, y también padre. Tenía unos 50 años, era del estado de Utah y visitaba Londres con su mujer, que resultó herida. Una allegada suya, Shantell Payne, le rindió tributo con una foto y un mensaje en la red social Facebook. "Con gran pesar, tengo que anunciar la triste noticia de que nuestro querido hermano, padre, marido e hijo Kurt Cochran, no pudo recuperarse de las heridas que sufrió en el atentado de Londres". "El dolor es tan grande y tan crudo, que ha golpeado en lo más profundo a nuestra familia y a todos los que le conocieron. Echaremos de menos a Kurt más de lo que podemos expresar".

El presidente Donald Trump lamentó ayer su muerte. "Un gran estadounidense, Kurt Cochran, resultó muerto en el ataque terrorista en Londres. Mis plegarias y mis condolencias a su familia y amigos", escribió en Twitter.

Y anoche se confirmó que un hombre de 75 años que había resultado herido en el atentado del miércoles ante el Parlamento británico falleció en el hospital, informó la policía, lo que elevó a cuatro el número de muertos, además del agresor.

La última víctima mortal "estaba recibiendo tratamiento médico en el hospital tras el ataque, pero le fue retirado el soporte vital esta noche", informó un portavoz de Scotland Yard.

Estadounidense: Kurt Cochran y su esposa en Londres. Foto: Reuters
Estadounidense: Kurt Cochran y su esposa en Londres. Foto: Reuters

Los heridos.

De los 28 heridos que seguían ayer internados, siete estaban "en situación crítica", dijo el comandante de la unidad antiterrorista británica, Mark Rowley.

Entre los heridos hay de once nacionalidades, explicó la primera ministra Theresa May en el Parlamento: "Además de 12 británicos hospitalizados, sabemos que entre las víctimas hay tres adolescentes franceses, dos rumanos, cuatro surcoreanos, un alemán, un polaco, un irlandés, un chino, un italiano, un estadounidense y dos griegos".

Los tres estudiantes franceses estaban en viaje de instrucción idiomática en Londres. Son de un liceo de la localidad bretona de Concarneau, y sus familias llegaron a la capital británica el miércoles por la noche.

La reina Isabel II envió ayer sus "más profundas condolencias" a todos los afectados por la "violencia espantosa" derivada del ataque en Westminster.

"Mis pensamientos, oraciones y mis más profundas condolencias están con todos aquellos afectados por la violencia espantosa de ayer", dijo la reina en un comunicado. "Tras los impactantes acontecimientos ocurridos en Westminster, el príncipe Felipe y yo sentimos no poder inaugurar hoy el edificio de New Scotland Yard como estaba planeado", apuntó la Reina en la nota.

La soberana expresó además "su agradecimiento y admiración por los miembros de la Policía Metropolitana de Londres y todos aquellos cuyo trabajo ayuda de manera tan desinteresada a proteger a los otros".

Uruguay condenó el atentado en Londres

El gobierno uruguayo envió ayer jueves un mensaje en el que condena "en los términos más enérgicos" el atentado del miércoles en Londres.

"El Gobierno de Uruguay extiende sus más sentidas condolencias y solidaridad a las familias de las víctimas así como al Gobierno y pueblo del Reino Unido", señala el comunicado del Ministerio de Relaciones Exteriores.

"Uruguay reitera su repudio al uso de la violencia, que causa la muerte de civiles inocentes e indefensos", indica el mensaje. A su vez, expresa que la violencia vulnera los principios y valores de la humanidad "más básicos como la libertad, la igualdad y el respeto a los derechos humanos fundamentales para sostener la convivencia pacífica entre los seres humanos".

Johnson: "Nuestros valores son superiores"

El ministro británico de Exteriores, Boris Johnson, aseguró ayer en la ONU que el mundo está unido en la derrota del terrorismo islámico. "Nuestros valores son superiores, nuestra visión del mundo es mejor y más generosa, y nuestra voluntad más fuerte", aseveró. El ministro de Exteriores afirmó también que el Parlamento británico ha sido atacado durante siglos, pero "los valores que representa ese edificio, la libertad, la democracia y la equidad del ser humano ante la ley son más fuertes que cualquier adversario". Johnson se encontraba ayer en la sede de la ONU para presidir una reunión del Consejo de Seguridad sobre la situación en Somalia, donde más de 6,2 millones de personas se enfrentan a la hambruna. Antes de la sesión hubo un minuto de silencio en homenaje a las víctimas de Londres. Uruguay participó del homenaje como miembro del Consejo.

Keith Palmer, escudo humano de la democracia británica

Keith Palmer, de 48 años y padre de dos hijos, es el nombre del policía que falleció para defender el Parlamento británico. No iba armado, pero utilizó su propio cuerpo como escudo. Cayó acuchillado y murió poco después de los estériles intentos de un diputado tory por reanimarle. La escena se produjo a menos de 37 metros del recinto en el que se encontraba la primera ministra, Theresa May.

"Era un héroe y sus acciones no serán olvidadas", proclamaba May en una emotiva intervención solemne ante la Cámara de los Comunes, donde el jueves se guardó un minuto de silencio justo a las 9.33 de la mañana. Un punto horario cargado de simbolismo, porque 933 era el número de placa de Palmer que llevaba tres lustros trabajando para las fuerzas de seguridad. Antes había servido en el Ejército británico, como recordó con la voz rota el diputado conservador James Cleverly, excolega y siempre amigo desde que ambos coincidieran hace un cuarto de siglo en la Artillería Real. El homenaje a Palmer tuvo una inmediata réplica entre el público. La recaudación de fondos para su familia, organizada en la red por la federación del cuerpo policial, rebasó con creces las 100.000 libras, multiplicando por diez la cifra trazada como objetivo inicial. En el ajetreado microcosmos del metro de Londres sorprendía ayer el leve e inusual gesto de algunos usuarios en general una sonrisa cómplice- hacia los agentes apostados en las principales estaciones de la ciudad. Un signo de reconocimiento a Keith Palmer y a todos sus compañeros. Así lo resumió la jefa del gobierno: "Todos los días, cuando se ponen su uniforme, no saben a qué se enfrentarán en el transcurso del día ... Y es algo que (los ciudadanos) olvidamos a menudo…". Ayer nadie lo olvidó.

(En base a El País de Madrid)

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)