LA BITÁCORA

Ni choripán ni cheque en blanco

Macri se equivocó al referirse a la multitudinaria marcha diciendo que no hubo choripán. De un presidente se espera una reflexión profunda, pero su primer comentario fue una chicana.

Error de Macri. Otro error sería creer que la multitud le dio un cheque en blanco. Precisamente, la trascendencia de la marcha es que no fue para apoyar al gobierno, sino defenderlo de una embestida autoritaria. Como las marchas contra la rebelión "carapintada" cuando gobernaba Alfonsín.

Igual que en la última elección presidencial, la cuestión no es el apoyo a Macri sino el rechazo al monarquismo ideologizado y sectario del kirchnerismo. Macri es solo el beneficiario ocasional de ese rechazo. Las masivas marchas no dejaron un mensaje de apoyo a la política económica del gobierno, sino de rechazo a quienes intentan abiertamente derribarlo. El mensaje le dice al kirchnerismo que muchísima gente en Argentina no quiere volver al reino de una monarca ególatra que convertía el Estado en el escenario de sus grandilocuentes escenificaciones.

No fue una manifestación a favor de Macri, sino en contra de Cristina y de quienes, como Hebe Bonafini y la dirigencia de La Cámpora, se apropiaron de un acto en el que todo el país debe repudiar un golpe de Estado y los crímenes de una dictadura, para lanzar mensajes a favor de las organizaciones que cometían asesinatos y allanaron el camino al golpe y al régimen militar.

Esa violencia absurda que vomitan los discursos del cristinismo, es lo que empujó tantas personas a marchar advirtiendo que no permitirán otro derribo de un presidente. Marcharon a pesar de que el gobierno desalentó la iniciativa por temor a un fracaso que dejara una postal de debilidad. El gobierno ni siquiera tuvo el cálculo táctico de postergar unos días un fuerte aumento del gas.

Que se reuniera tanta gente en un momento económicamente tan duro, no fue un mérito de Cambiemos. Fue Bonafini entregando Madres de Plaza de Mayo a una facción política y repudiando públicamente la democracia; fue la delirante reivindicación de grupos criminales y los llamados a derribar a Macri, en un acto que debía repudiar un golpe de Estado y reivindicar Derechos Humanos. La gente salió a la calle por Cristina, por Hebe y por todos los que expresan violencia y autoritarismo.

Semejante suceso merecía que en la primera reflexión del presidente no estuviera la palabra choripán.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)