Afirman que criar hijos es costoso; expertos señalan poco impacto económico

Chinos entre renuencia y complacencia

Impulsado por el temor de que una población que envejece pueda perjudicar el ascenso económico de China, el liderazgo del Partido Comunista terminó con la política de "un hijo" aplicada durante décadas y anunció que se permitirá a todas las parejas casadas tener dos hijos.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Jeijin Qiu optó por una escena en el agua para posar embarazada. Foto: Reuters

La decisión fue un alejamiento dramático de una posición central del Partido Comunista que Deng Xiao Ping —el líder chino que impuso esa política a fines de los años 70— afirmó era necesaria para asegurar que "los frutos del crecimiento económico no sean devorados por el crecimiento de la población".

Los líderes chinos vieron los controles como una demostración triunfal de la capacidad del partido de definir hasta la dimensión más íntima de la vida de los ciudadanos. Pero, alimentaron resentimiento intenso a raíz de las intrusiones brutales que implicó, incluyendo abortos forzados y multas cuantiosas, especialmente en las zonas rurales.

Los esfuerzos para limitar el tamaño de las familias también derivaron en un desequilibrado ratio del número de hombres y mujeres, debido a que las familias rurales tradicionales favorecen a los varones sobre las niñas, a veces hasta llegando al infanticidio para asegurarse de tener un hijo.

Si bien la decisión sorprendió a muchos expertos y al ciudadano medio de China, algunos señalaron que no es probable que genere un auge de nacimientos o en la economía.

"En temas demográficos, siempre debemos pensar en términos de décadas y de impacto de largo plazo", dijo Tao Wang, economista jefa para China de UBS. "No se refiere a estimular el crecimiento o el consumo de talco para bebés en el próximo trimestre o año", señaló. "¿La tasa de natalidad aumentará? Sí. ¿Tendrá un incremento significativo? No lo sabemos".

La reacción pública inicial ante la decisión de los líderes del partido fue moderada y muchos ciudadanos en Pekín, al ser preguntados si aprovecharían la chance de tener dos hijos expresaron renuencia o directamente indiferencia. Sin embargo, algunos se mostraron complacidos.

"¿Realmente, puede mostrarme la noticia en su teléfono?", dijo Sun Bing, de 34 años, propietario de un pequeño comercio de tecnología en Pekín. "Esto es bueno y lo apoyo", indicó. "Quiero tener otro hijo en dos años. Pero, por cierto, criar hijos no es barato".

Tang Quing, diseñadora de ropa en Hangzhou, en el este del país, dijo que ella quería un segundo hijo. Ya tiene uno de cuatro años. "Siempre escuché que la gente era multada por tener más de un hijo y que tenían que esconderse para que no los agarraran", dijo. "Todo el mundo esta asustado".

Sin embargo, la mayoría de las personas entrevistadas expresó dudas. "Antes de tener a mi primer chico, deseaba que la política fuera suavizada", dijo Chen Feng, de 36 años, quien trabaja en una empresa de equipamiento médico. "Por tanto, con mi marido decidimos no tener un segundo hijo".

Demógrafos y economistas señalan que el costo y las dificultades de criar hijos probablemente frenen a muchos matrimonios de tener un segundo hijo, pese al cambio en las normas, estimó Mu Guangzong, profesor de demografía en la Universidad de Pekín. "No creo que muchos matrimonios actúen, debido a que la presión económica de criar hijos es muy alta en China. La tasa de nacimientos es baja y la población envejece con rapidez. Por tanto, desde el punto de vista de la política, es algo bueno, porque ayudará a combatir la escasez de trabajadores en el futuro. Sin embargo, muchos matrimonios simplemente carecen de las condiciones económicas para criar más hijos".

Economistas e inversores coinciden en que la contribución más importante al crecimiento en las próximas décadas serán los esfuerzos para incrementar la productividad mediante la inversión en tecnología, la atención de la salud y la educación.

"La población no impulsará el futuro de China", sostuvo Fred Huo, funfador de Primavera Capital Group, una firma de inversiones china. "Dependerá de si los futuros líderes continuarán avanzando en las reformas política y económica".

Un pequeño aumento en la tasa de fertilidad podría ayudar a mover el consumo en China a corto plazo. Pero, Yao Yang, director del Centro de Investigación Económica de la Universidad de Pekín, estimó que después de dos o tres años, China probablemente retornará a una tasa de fertilidad más baja, similar a la de otros países del este de Asia como Japón, donde cada mujer tiene un promedio de 1,4 hijos, según el Banco Mundial.

REACCIONES EN LAS REDES


Algunos se deciden y otros dudan


La decisión histórica del Partido Comunista suscitó una cascada de comentarios en las redes sociales chinas. Entre las decenas de miles de opiniones, algunas personas anunciaron que intentarían concebir un segundo hijo esa misma noche. Otros dijeron que por nada en el mundo tendrían otro, porque los chicos resultan demasiado caros.

Fue el tema más discutido en Weibo, la red social de China. Una usuaria que usa el nombre Li Wan Xiao Yu y se describe como "una madre feliz de tiempo completo", escribió: "Es un día importante. Creo que la aplicación total de la norma llevará tiempo, pero vemos esperanza! Las madres, a las que podían multar por US$ 31.470, ahora pueden estar tranquilas y prepararse para tener otro hijo".

En WeChat, una app de mensajes popular en China, muchas mujeres aclamaron la medida. "Siento que es una política notable!", escribió Moer. A su vez, una mujer de 43 años que se presenta con la denominación de Madre Gata, exhortó: "Basta de hablar. Todas deben empezar a actuar intensamente, a partir de esta noche, para concebir".

Un usuario de Weibo que usa el seudónimo Quianquian Frente Ancha, dijo que "no voy a tener uno porque está lejos de mis posibilidades. Muchas familias ni siquiera pueden mantener un hijo. Si llegaran a tener dos, ¿no quedarían sumergidas? Es mejor tener uno y darle la mejor educación".

SABER MÁS

Más carga para fuerza laboral


La población económicamente activa de China —de 15 a 64 años de edad— creció en al menos 100 millones desde 1990 hasta hace un par de años atrás. Pero, esa expansión se agota. Las personas viven más años y crean una creciente carga a la fuerza laboral que se reduce. La décima parte de la población tiene 65 o más años y será el 15% para 2027. La población total es de 1.367 millones. La economía creció 6.9% en el tercer trimestre de este año en relación con el mismo periodo de 2014. Si bien la cifra es robusta en comparación con el crecimiento de las economías avanzadas, fue la más baja para China desde la crisis financiera de 2009.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)