El líder del ataque fue identificado entre los muertos

La célula de París fue destruida

Francia anunció este jueves la muerte del presunto cerebro de los atentados de París, el yihadista belga-marroquí Abdelhamid Abaaoud, pero la preocupación seguía casi intacta al conocerse que había conseguido entrar de incógnito en Europa.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Aún quedan muchas incógnitas. Foto: AFP.

El cuerpo "acribillado" de Abaaoud fue "formalmente identificado" entre los muertos de la operación del miércoles en Saint Denis, un suburbio al norte de París, anunció la fiscalía. Este miembro activo del grupo Estado Islámico (EI), que reivindicó los atentados, nació hace 28 años en el barrio Molenbeek de Bruselas, un vivero de yihadistas. Era conocido como Abu Omar al Baljiki ("el belga"), se creía que estaba en Siria y sobre él pesaba una orden de detención internacional. Las autoridades francesas se preguntan cómo es posible que haya podido regresar sin ser detectado por ningún servicio de inteligencia europeo.

Francia "no recibió comunicación alguna procedente de países europeos por donde pudo transitar" el yihadista, hasta que después de los atentados un Estado "no europeo" le informó de su paso por Grecia, afirmó el gobierno.

El primer ministro francés Manuel Valls aseguró que algunos de los atacantes "aprovecharon la crisis de los refugiados (...) para introducirse" en Francia.

En este sentido, advirtió que la supervivencia de la zona Schengen de libre circulación de personas podrá quedar en entredicho "si Europa no asume sus responsabilidades" en el control de sus fronteras.

Los ministros de Interior de la UE mantendrán una reunión extraordinaria el viernes en Bruselas, en la que se pedirá la extensión a los europeos de los controles sistemáticos en las fronteras exteriores del bloque.

Las autoridades quieren impedir que se repita el caso de Abaaoud, al que le atribuyen también cuatro de los seis atentados frustrados en Francia desde la pasada primavera.

Una vez identificado Abaaoud, los investigadores se centran en los restos de la otra persona muerta en el apartamento. Creen que es una de sus primas, una joven de 26 años que se habría radicalizado hace seis meses y el miércoles detonó su chaleco de explosivos.

En la operación de Saint Denis se detuvo a ocho personas, entre las que no figura otro sospechoso clave, Salah Abdeslam. Se cree que logró huir después de haber participado en un comando que ametralló terrazas de bares y restaurantes.

En la investigación también participa Bélgica. Nueve personas fueron detenidas este jueves en la región de Bruselas.

Calma en Molenbeek.

La confirmación de la muerte de Abdelhamid Abaaoud, presunto cerebro de los ataques, no ha alterado la normalidad del distrito bruselense de Molenbeek, donde el joven radical residió y donde su padre tiene una tienda de ropa que por ahora está cerrada. "Todo lo que están diciendo en la televisión de que Molenbeek es un nido de terroristas es mentira", dijo un adolescente en las inmediaciones del comercio de la familia de Abaaoud, que fue identificado ayer oficialmente como fallecido en el asalto de Saint Denis.

"Molenbeek es un lugar tranquilo y sin ningún tipo de peligro, la gente sigue con su vida normal", añadió su compañero. Un día después del homenaje a las víctimas de los atentados en la plaza del Ayuntamiento de Molenbeek, que congregó a 2.500 personas, los comercios de la zona estaban abiertos con normalidad excepto la tienda del padre de Abdelhamid Abaaoud. "Es cierto que en este barrio hay paro y que existe mucho racismo contra los musulmanes, pero eso no explica que este muchacho hiciese eso", declaró el responsable del ultramarino contiguo al comercio de la familia del presunto terrorista.

"No se puede culpar a la pobreza o la marginación, porque los suyos tienen una buena situación económica y no les faltaba de nada", agregó.

Según datos del Instituto Bruselense de Estadística y Análisis, la tasa de desempleo en Molenbeek supera el 30 % (la tasa nacional es del 8,5 %, según la agencia comunitaria de estadística Eurostat), y entre los jóvenes de esta comuna la cifra podría subir hasta el 40 %, según estimaciones del Wall Street Journal.

Omar Abaaoud, padre del terrorista, manifestó en enero pasado en declaraciones al diario La Dernière Heure recogidas ahora por la cadena de televisión RTL, que su familia vivía "una vida magnífica en Bélgica" y que "le debían todo" a este país, por lo que su hijo "ha traído la vergüenza a la familia", que está "destruida".

El padre de Abaaoud hizo estas declaraciones cuando la Justicia belga le atribuyó a su hijo la autoría intelectual de los atentados que preparaba una célula terrorista en Bélgica y que fue desmantelada por la Policía en Verviers.

"Abdelhamid ha arruinado nuestro honor. Nuestras vidas están destrozadas. ¿Por qué en nombre de Dios quisiera matar a belgas inocentes? Nuestra familia debe todo a este país", señaló el padre, quien "nunca perdonará" a su hijo que haya reclutado a su joven hermano.

En alerta por un ataque químico.

El primer ministro Manuel Valls advirtió del "riesgo" de un atentado con "armas químicas o bacteriológicas" en su discurso ante la Asamblea Nacional de Francia, que aprobó el proyecto de ley sobre la prolongación del estado de emergencia tres meses, hasta el 25 de febrero. El Senado lo votará el viernes. "No hay que excluir nada. Lo digo por supuesto con todas las precauciones que se imponen, pero lo sabemos y lo tenemos en mente. Puede haber riesgo de armas químicas o bacteriológicas", dijo. El gobierno francés autorizó el sábado a la Farmacia de las Fuerzas Armadas la distribución de un antídoto contra las armas bacteriológicas a los servicios de urgencia civiles en todo el territorio. Entre las medidas gubernamentales adicionales figura la creación de un centro juvenil de desradicalización, destinado principalmente a los "arrepentidos" para ponerlos a prueba. Francia en guerra, nuevos atentados, químicos, bacteriológicos

Estado Islámico amenaza al Vaticano.

Combatientes de la rama iraquí del Estado Islámico amenazaron con nuevos ataques suicidas en especial contra Francia y EE.UU., en un video bajo el título "París antes de Roma", lo que implica una advertencia a Italia.

Lo refirió Site, el sitio estadounidense que monitorea el yihadismo en Internet.

En el video, que aparece con el logo de la "provincia del Tigri", en el este de Irak, dos miembros del Estado Islámico vuelven a amenazar con querer atacar Roma.

EL "CEREBRO" DE LA MASACRE.

De delincuente a líder en el Estado Islámico.

Abdelhamid Abaaoud, el presunto cerebro de los atentados de París del viernes y que fue abatido este miércoles por la Policía en el asalto contra una vivienda en Saint-Denis, encarna la pesadilla que las redes del Estado Islámico (ISIS, por sus siglas en inglés) representan para la seguridad en Europa. Con lazos con varios países europeos y relacionado con células terroristas muy diferentes, de una crueldad implacable —un video le muestra enterrando cadáveres de civiles tras una ejecución masiva del ISIS—, ha podido entrar y salir entre Siria y la UE sin ser detectado por los servicios de seguridad, pese a que estaba fichado y buscado. Este belga, de 28 años, había huido a Siria con su hermano menor, de 13 años, en 2013. No sólo es considerado el organizador de los ataques que provocaron 130 muertos en seis lugares diferentes de París el viernes por la noche, sino que varios medios franceses le relacionan con Mehdi Nemmouche, un terrorista francoargelino acusado del asesinato de cuatro personas el 24 de mayo de 2014 ante el museo judío de Bruselas. También ha sido relacionado con el ataque en agosto contra un tren que cubría la ruta entre Ámsterdam y París, que fue frustrado cuando tres viajeros se lanzaron contra el asaltante. También es considerado el organizador de un frustrado ataque contra dos iglesias en París. Nacido en 1987, su padre, Omar, era dueño de una tienda de ropa en la principal calle comercial de Molenbeek, el barrio de Bruselas de donde provenían los principales integrantes del comando terrorista. Según el diario Le Parisien, conocía desde su infancia a los hermanos Abdeslam, uno de los cuales sigue en busca y captura. El otro murió en los atentados del viernes. "Conocemos bien a esta familia", ha declarado a Le Parisien Ahmed el Khanoussi, diputado por el distrito de Molenbeek. "Son comerciantes en el barrio, participan en la vida económica y social. Gozan de un nivel de vida razonable, no padecen la precariadad, eso prueba que no sólo los jóvenes que vienen de familias desfavorecidas acaban en el terrorismo", agregó. En su camino hacia la radicalización, un salto al vacío sobre el que todavía hay lagunas, Abaaoud pasó por la pequeña delincuencia. Fue condenado por un robo en Bruselas en 2010 junto a Salah Abdeslam, el presunto terrorista fugado, y su padre estaba convencido de que la prisión jugó un papel muy importante en su radicalización. Tras ser liberado, logra escapar a Siria en 2013 donde, según fuentes de los servicios secretos, estaba encargado de reclutar nuevos combatientes y de organizar atentados en el exterior. EL PAÍS DE MADRID

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)