Una cumbre fugaz en Quito

La Celac buscará "blindar" a los países contra la crisis

La propuesta de Correa de sustituir a la OEA no tuvo eco en la cumbre.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
El presidente Maduro, junto al vicepresidente uruguayo Raúl Sendic en Quito. Foto: Reuters

La Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) concluyó en la noche del miércoles en Quito su cuarta cumbre con el empeño de buscar fórmulas que permitan a la región blindarse ante los efectos de la crisis económica internacional.

Conscientes del peligro que representa el complejo escenario económico para sus países miembros, castigados por la caída de los precios de las materias primas y la desaceleración de China, entre otros factores, varios de los mandatarios de la región expresaron la necesidad de aplicar acciones coordinadas para protegerse.

Catorce presidentes, dos jefes de Gobierno, cinco vicepresidentes y diez ministros de relaciones exteriores estuvieron presentes en la reunión del bloque, que agrupa a 33 naciones latinoamericanas y caribeñas.

Con ese telón de fondo de las dificultades económicas en la región, el presidente venezolano, Nicolás Maduro, propuso al organismo poner en marcha "un plan táctico anticrisis económica" ante la "situación económica sumamente compleja" que atraviesa la región latinoamericana.

En la misma línea, la chilena Michelle Bachelet abogó por "asentar caminos sólidos" para diversificar las economías de Latinoamérica y consideró necesaria una mayor inversión y un incremento del comercio regional. Otro de los mandatarios, el boliviano Evo Morales, al hablar de la importancia de la lucha contra la desigualdad, indicó que este objetivo es más importante aún en un contexto de dificultades económicas que afectan a la mayoría de los países latinoamericanos y caribeños. Morales sugirió que las reservas internacionales de los países deberían, en lugar de convertirse en depósitos en el exterior, financiar proyectos de desarrollo en la propia región.

Tema de fondo.

El de la crisis fue uno de los puntos centrales en las intervenciones presidenciales de una cumbre cuya falta de consenso impidió establecer una agenda de trabajo conjunta. "Lamentablemente, por falta de consenso y diferentes visiones sobre Celac que, en lo personal, no considero excluyentes, no se han podido plasmar estos ejes en metas cuantificables y en una agenda común", indicó el presidente de Ecuador, Rafael Correa, cuyo país ostentó hasta ayer la presidencia temporal del bloque.

La República Dominicana se hizo cargo de la presidencia de turno y tendrá el cometido de avanzar en las líneas de trabajo del organismo durante 2016.

"Asumimos la presidencia pro témpore en un año en el que el mundo y América Latina, en particular, afrontan inmensos desafíos", dijo el presidente dominicano, Danilo Medina, al señalar entre ellos a situaciones económicas, sociales, ambientales e ideológicas.

La Celac, además, expresó su firme apoyo al proceso de paz que se desarrolla en Colombia entre el Gobierno y las FARC, y el presidente de ese país, Juan Manuel Santos, recordó la solicitud cursada a las Naciones Unidas para que apoye el actual proceso de verificación del alto el fuego, para lo cual escogerá a los especialistas que lo hagan, y en ese camino está el bloque.

Aseguró que espera en breve que las negociaciones de paz con el Ejército de Liberación Nacional (ELN), la segunda guerrilla en importancia de Colombia, pasen de la actual fase confidencial a otra abierta, que permita acelerar el fin del conflicto armado en su país.

El bloque latinoamericano-caribeño, además, designó una misión de cancilleres para conocer la situación electoral de Haití a pedido del Gobierno de ese país cuyos comicios fueron suspendidos en un contexto de fuerte inestabilidad política.

Venezuela.

Maduro, durante su intervención en el pleno de la cumbre en Quito, recordó que su país se encuentra en situación de emergencia económica y que el año pasado se redujo en un 70 % el ingreso de divisas.

Pero destacó el esfuerzo desarrollado por su gobierno en materia de política social pese a las dificultades económicas y, como ejemplo, dijo que el 84 % de los adultos mayores recibe pensiones.

Sin embargo, resaltó el escenario de dificultades económicas en que vive la región y consideró que se debería "centrar el esfuerzo de la Celac en el tema económico", empeño en el que animó a trabajar a su homólogo dominicano Danilo Medina.

"Es la hora de probarnos, como nos hemos probado en la política para resolver nuestros conflictos", dijo Maduro al recordar el apoyo brindado a Colombia por la región en su proceso de paz.

El gobernante venezolano, de otro lado, recordó que Cuba "sigue siendo perseguida" y sufre el acoso de "mecanismos criminales, aberrantes y absolutamente arcaicos".

También expresó solidaridad con Argentina y defendió la "lucha por la soberanía de las Malvinas", al tiempo que resaltó el apoyo brindado al presidente colombiano, Juan Manuel Santos, en favor de la paz en su país.

Celac acordó un plan de seguridad alimentaria.

Los Jefes de Estado y de Gobierno de América Latina y el Caribe, reunidos en Quito por la IV Cumbre de la Celac, aprobaron una declaración especial sobre Seguridad Alimentaria en una reunión que contó con la presencia del Director General de la FAO, José Graziano da Silva. Los mandatarios reafirman su compromiso de priorizar la consolidación e implementación del Plan de Seguridad Alimentaria, Nutrición y Erradicación del Hambre de la Celac 2025, y reiteran su solicitud de apoyo a la FAO.

Secretaria iberoamericana dijo que no es viable sustituir a la OEA.

La secretaria general iberoamericana, Rebeca Grynspan, consideró que "es claro que no hay acuerdo de todos los presidentes" latinoamericanos y caribeños en la propuesta para que la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) reemplace a la Organización de Estados Americanos (OEA).

La idea, defendida por algunos Gobiernos de la región, como los de Ecuador, Venezuela y Bolivia, busca lograr que la Celac sustituya a la OEA para tratar los grandes temas y que el organismo interamericano sea el escenario para que América Latina y el Caribe discutan temas con Estados Unidos y Canadá. "Nosotros más bien somos una organización que lo que ha tratado es de encontrar las convergencias, las articulaciones, el poder potenciarnos entre las distintas conformaciones que tiene la región. Yo creo que se seguirá discutiendo, pero es claro que no hay acuerdo de todos los presidentes de América Latina y el Caribe en la propuesta", dijo Grynspan en una entrevista con Efe. La responsable de la Secretaría destacó el reto de "aterrizar mucho la agenda" de trabajo del bloque, un desafío que tendrá la República Dominicana, que asumió la presidencia de turno.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)