EL DESAFÍO CATALÁN

Cataluña mantiene referéndum; confiscan millones de papeletas

El gobierno envió a Barcelona a miles de policías; advierten por la llegada de grupos ultras.

En apoyo al referéndum, miles de estudiantes se manifestaron ayer. Foto: Reuters
Estudiantes catalanes, en defensa del referendo independentista

Cataluña entró en la cuenta regresiva para el referéndum independentista de este domingo. El gobierno español de Mariano Rajoy mantiene su presión para impedir la consulta, pero la administración regional en Cataluña no da el brazo a torcer.

Representantes de ambos gobiernos se vieron las caras ayer jueves en la Junta de Seguridad de Cataluña, el órgano político de coordinación policial regional, convocado por el presidente catalán, Carlos Puigdemont. Allí el gobierno español exigió al de Cataluña que cese en su actitud de "desobediencia", suspenda el referéndum declarado ilegal por el Tribunal Constitucional, y reconozca la "autoridad judicial" para que los cuerpos de seguridad impidan la votación.

A pesar de estas advertencias, el ejecutivo catalán mantiene la convocatoria del referéndum. El consejero de Interior, Joaquim Forn, subrayó la intención del gobierno catalán de no detener la consulta e indicó que los Mossos dEsquadra, como policía autonómica, priorizarán por encima de todo el mantenimiento de la "convivencia".

El consejero catalán reconoció que no pueden ni negar ni obviar la resolución judicial que ordena cerrar todos los locales públicos para la celebración del referéndum aunque, dejó claro, "lo más importante es salvaguardar la convivencia".

La reunión de ayer se hizo en el marco de una gran movilización estudiantil en varias ciudades de Cataluña a favor del referéndum. Los estudiantes podrían ocupar los colegios susceptibles de servir para la votación del domingo, en un intento de impedir la orden judicial de precintarlos a más tardar hoy viernes por la noche.

La policía regional catalana, los Mossos dEsquadra, encargados de ejecutar esta orden, se muestran reticentes ante el "riesgo" de disturbios que entrañaría.

Además, la alta presencia de refuerzos policiales enviados por Madrid generó inquietud entre los votantes independentistas pero los sindicatos de la Policía Nacional, en una rueda de prensa en Barcelona, intentaron calmar los ánimos.

Algunos portales españoles informaban ayer jueves de la llegada a Barcelona de grupos ultras de países como Italia y Grecia para provocar incidentes el domingo durante la consulta.

También informaban de la presencia de grupos vinculados a la banda terrorista ETA.

El domingo "va a ser un día pacífico, ni la policía española ni la catalana son policías represoras. Nosotros no venimos en pie de guerra, venimos a que sea un día en que se cumpla la ley", declaró Mónica Gracia, secretaria general del Sindicato Unificado de Policía.

Durante la reunión de la Junta de Seguridad, los representantes catalanes expresaron su malestar por el envío a Cataluña de unos 10.000 efectivos de la Policía Nacional y la Guardia Civil, procedentes del resto de España.

Precisamente ayer jueves, la Guardia Civil requisó 2,5 millones de papeletas, 4 millones de sobres y un centenar de urnas en una localidad próxima a Barcelona. La incautación se produjo en un almacén de la ciudad de Igualada, gobernada por la formación independentista PDeCAT, uno de los partidos que impulsa la consulta secesionista.

Según fuentes policiales, los responsables del almacén indicaron a los agentes que las urnas iban a ser utilizadas para una votación en contra de la actual directiva del equipo de fútbol FC Barcelona.

Esta es la segunda gran incautación de material electoral llevada a cabo por la Guardia Civil, que el pasado 20 de septiembre requisó casi 10 millones de papeletas en el registro de una nave industrial en otro municipio cercano a Barcelona.

Por su parte, el alcalde de Igualada, Marc Castells, negó a través de su cuenta de Twitter que se hubieran requisado las urnas en la operación.

Llamados de atención.

Por su lado, el Banco de España advirtió ayer de los "riesgos" que entraña la tensión política en Cataluña.

"En el plano interno, las tensiones políticas en Cataluña podrían afectar eventualmente a la confianza de los agentes y a sus decisiones de gasto y condiciones de financiación", indicó en su informe trimestral, en el que mantuvo sus previsiones de crecimiento para 2017 (3,1%).

Por su parte, dos expertos de Naciones Unidas juzgaron este jueves "preocupantes" las medidas del gobierno español contra el referéndum en Cataluña y pidieron a Madrid que vele particularmente por la libertad de expresión, de reunión y participación pública.

"Las medidas que estamos presenciando son preocupantes porque parecen violar derechos individuales fundamentales, limitando el flujo de información pública y la posibilidad de un debate abierto en un momento crítico para la democracia española", señalaron en su comunicado David Kaye, relator sobre la promoción del derecho a la libertad de opinión y expresión, y Alfred de Zayas, experto independiente sobre la promoción de un orden internacional democrático y equitativo.

Ambos son expertos independientes que forman parte de los Procedimientos Especiales del Consejo de Derechos Humanos de la ONU, organismo que precisó en su comunicado que trabajan de forma voluntaria e individual, sin ser personal de Naciones Unidas.

Estudiantes

En apoyo al referéndum, miles de estudiantes se manifestaron ayer en diversas ciudades de Cataluña, coincidiendo con la jornada de huelga en todas las universidades de la región para respaldar lo que denominan "derecho a decidir" su ciudadanía. En un ambiente festivo y reivindicativo exhibieron pancartas con lemas como "1-O queremos votar" o "votemos para ser libres".

Referéndum: deportistas y artistas toman partido.

Fuera de la política, personalidades españolas de horizontes muy diversos se han pronunciado en estas últimas semanas sobre el referéndum en Cataluña.

El exfutbolista Pep Guardiola, capitán y luego entrenador del FC Barcelona, figuró en la lista electoral de la coalición independentista que ganó las últimas regionales en Cataluña, Junts pel Sí (Juntos por el Sí).

Gérard Piqué, jugador catalán del FC Barcelona y campeón del mundo con España, nunca tomó partido abiertamente por la independencia, aunque ayer jueves envió un tuit de apoyo a la consulta: "Votarem" (votaremos, en catalán).

En esta línea están los directores de cine Ventura Pons, Agustí Villaronga y Cesc Gay, entre otros representantes de la cultura, como Lluis Llach, diputado en el Parlamento catalán y cuya canción antifranquista Lestaca es uno de los himnos no oficiales del secesionismo.

En el mundo del basquetbol, los hermanos Pau y Marc Gasol, ambos en la NBA, están entre los defensores de que los catalanes puedan expresarse en las urnas, pero sin declararse secesionistas.

También hay quienes no ven problemas en sentirse al mismo tiempo catalán y español, como el campeón del mundo de motociclismo Marc Márquez y la medallista olímpica de natación Mireia Belmonte.

Entre los que están en contra del referéndum en Cataluña, figuran el tenista Rafael Nadal, el novelista Juan Marsé, premio Cervantes en 2008, Isabel Coixet, cineasta ganadora de cuatro premios Goya, y la actriz Marisa Paredes, una de las musas de Pedro Almodóvar. Igualmente, el actor malagueño Antonio Banderas pidió el fin de semana pasado "respeto a la ley y el estado de Derecho".

Entre quienes rechazan el referéndum también está el diseñador Javier Mariscal, autor de la mascota de los Juegos Olímpicos de Barcelona 1992. Otro de los famosos que ha rechazado la consulta es el cantante Joan Manuel Serrat.

TRES POSIBLES ESCENARIOS.

Negociar un nuevo estatuto

Si los catalanes logran votar, es de presumir que gane el "sí", ya que los partidarios del "no" se quedarán en casa. La primera opción, según Gabriel Colomé, profesor de Ciencias Políticas en la Universidad Autónoma de Barcelona, sería no proclamar la independencia rápidamente. En lugar de eso podrían convocar movilizaciones masivas. Colomé cree que podría haber una negociación sobre la concesión de más competencias a Cataluña.

Proclama de una República.

Otra opción, apunta Rafael Arenas García, profesor de Derecho en la Universidad Autónoma de Barcelona, es que el presidente catalán Carles Puigdemont haga una declaración unilateral de independencia, obligando a Madrid a reaccionar de inmediato, incluso deteniendo a Puigdemont, lo que serviría a los separatistas para "convertir la lógica de la independencia en la lógica de la defensa de la democracia contra el Estado represor".

Nuevas elecciones catalanas.

El tercer escenario luego del referéndum del domingo es que los separatistas no declaren la independencia y disuelvan en algún momento el Parlamento regional, lo que llevaría a unas elecciones anticipadas en Cataluña. Los separatistas confían en que la tensión de los últimos años les haya hecho ganar apoyos, y les dé una mayoría más amplia en la composición de la próxima cámara, con la que seguir peleando por la secesión.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)