REFERÉNDUM

Cataluña: campaña atípica con los separatistas en baja

Líderes presos, Puigdemont exiliado y Ciudadanos primero en sondeos.

Los partidos catalanes lanzaron anoche sus campañas para las elecciones regionales. Foto: AFP
Los partidos catalanes lanzaron anoche sus campañas para las elecciones regionales del próximo 21 de diciembre. Foto: AFP

En Cataluña comenzó la cuenta regresiva para las elecciones regionales del 21 de diciembre. Y este arranque de la campaña electoral estuvo marcado por tres hechos: la decisión de la justicia española de mantener en la cárcel a cuatro de los principales líderes separatistas, el anuncio de la justicia belga de que la próxima semana se expedirá sobre la extradición del expresidente catalán Carles Puigdemont, y las encuestas que están vaticinando que los independentistas perderían su mayoría en el parlamento regional.

En su decisión ayer, el Tribunal Supremo español, subrayando el "riesgo de reiteración delictiva", mantuvo en la cárcel al exvicepresidente catalán Oriol Junqueras, al exconsejero de Interior Joaquim Forn y a los líderes de las asociaciones secesionistas Asamblea Nacional Catalana (ANC), Jordi Sánchez, y Òmnium Cultural, Jordi Cuixart. En cambio, concedió la libertad bajo fianza de 100.000 euros (unos 180.000 dólares) a los otros seis independentistas encarcelados, todos ellos integrantes del ejecutivo catalán cesado a finales de octubre por Madrid, como el exportavoz Jordi Turull o el exresponsable de Exteriores, Raúl Romeva, que ayer mismo salieron de la cárcel. Las fianzas fueron abonadas por la ANC.

"Esta interlocutoria del Tribunal Supremo tiene un impacto directo en la campaña e impide que esta campaña electoral tenga todas las garantías democráticas", dijo Marta Rovira, número dos de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC), el partido liderado por Junqueras, cabeza de lista para las elecciones del 21 de diciembre.

"Esta noche empezamos la campaña electoral con presos políticos", abundó la directora de campaña de Puigdemont, Elsa Artadi.

El fallo de la justicia española se conoció el mismo día en que Puigdemont y otros cuatro exintegrantes de su ejecutivo comparecieron en Bruselas ante un juez, como parte del pedido de extradición a Bélgica. El juez belga dará a conocer su decisión el 14 de diciembre. No obstante, en el caso de aceptarse la extradición, Puigdemont y sus exconsejeros podrían recurrir hasta en dos ocasiones en Bélgica, con lo que habría que esperar al menos a enero para la decisión definitiva.

Los exconsejeros catalanes ingresaron en prisión provisional el pasado 2 de noviembre, como sospechosos de rebelión (un delito penado con hasta 30 años de cárcel), sedición y malversación. Los mismos cargos pesan sobre Puigdemont y los exconsejeros Clara Ponsatí, Lluís Puig, Antoni Comín y Meritxell Serret. Se les acusa de haber alentado "un movimiento de insurrección activa" para lograr la independencia unilateral de Cataluña, ignorando todas las decisiones de la justicia, entre ellas la prohibición del referendo de autodeterminación del 1 de octubre.

Campaña atípica.

La campaña de las elecciones regionales del 21 de diciembre, en las que los independentistas esperan revalidar mayoría en el parlamento, arrancó anoche. Será atípica desde todo punto de vista.

Los comicios fueron excepcionalmente convocados por el gobierno español de Mariano Rajoy, que el 27 de octubre cesó en su totalidad al ejecutivo independentista de Puigdemont y disolvió la cámara regional después de que ésta declarara unilateralmente la independencia de Cataluña.

De los 13 miembros del gobierno catalán cesado, doce concurren en las listas, pero sólo cinco podrán hacer campaña sobre el terreno. Junqueras no podrá participar como cabeza de lista de ERC, un partido secesionista que espera imponerse en los comicios, y la campaña estará dirigida por su número dos Marta Rovira.

A dos semanas de las elecciones, el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) publicó ayer lunes una encuesta que vaticina que ERC está siendo sueprada por los liberales de Ciudadanos: 22,5% a 20,8%.

Además, los partidos independentistas catalanes que declararon la secesión de España perderían la mayoría absoluta de escaños en el parlamento regional. La encuesta del CIS, instituto dependiente del gobierno español, prevé que las tres listas independentistas conseguirán un 44,4% de los votos y entre 66 y 67 escaños sobre 135, justo uno por debajo de la mayoría absoluta de 68.

En las últimas elecciones regionales, en septiembre de 2015, los independentistas obtuvieron 72 diputados y un 47,8% de los votos.

Los tres partidos opuestos a la independencia —Ciudadanos, el Partido Socialista de Cataluña y el Partido Popular del jefe de gobierno español Mariano Rajoy— reunirían un 44,3% de los votos pero sólo entre 59 y 60 diputados.

Pero el mayor grupo de electores por ahora son los indecisos, del que formaban parte un 29% de los encuestados.

El CIS prevé una participación sin precedentes para estas elecciones cruciales tras la crisis generada por la declaración unilateral de independencia del pasado 27 de octubre. Más del 90% de las 3.000 personas encuestadas dijeron que irían a votar y otro 5% aseguraron que "probablemente" lo harían.

Las elecciones de 2015 ya supusieron un récord de participación en los comicios regionales, con un 77,4%. Los resultados del CIS concuerdan con la mayoría de sondeos de institutos privados.

Ausentes

Los partidos catalanes lanzaron anoche sus campañas para las elecciones regionales del 21 de diciembre. En el caso de los separatistas, aprovecharon sus actos para expresar su protesta para la ausencia obligada de sus líderes, entre ellos el expresidente catalán Carles Puigdemont, exiliado en Bélgica junto a cuatro de sus ministros, y del exvicepresidente Oriol Junqueras, al que la Justicia española le negó ayer la excarcelación al igual que a otros tres separatistas. Puigdemont podría ser extraditado recién en enero.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)