Desde EE.UU.

En carrera hacia el Supermartes

El próximo martes 1° de marzo tendrá lugar una instancia clave para las primarias norteamericanas, el llamado "supermartes" en que desarrollan sus internas o asambleas partidarias (caucus) 11 Estados para los demócratas y 14 para los republicanos.

Seguramente, aunque no permitirá la proclamación del candidato en ninguno de los partidos, dejará un panorama bastante definido. En particular, hay que prestar atención a la acumulación de victorias y delegados de Donald Trump que amenaza con volverse indescontable y a si Hillary Clinton logra sacarse de encima a Bernie Sanders con resultados contundentes.

Los últimos resultados del lado demócrata han demostrado que Sanders le da pelea a Clinton pero, al menos hasta ahora, sin desbancarla del rol de favorita. La victoria en Nevada del sábado pasado y la ventaja en las encuestas hacia la elección de Carolina del Sur de este fin de semana hacen que el "supermartes" sea la prueba de fuego para que Clinton se convierta en la virtual nominada de los demócratas. Sanders ha logrado un récord de donaciones individuales, manifestaciones multitudinarias y la adhesión fervorosa de los jóvenes votantes del Partido Demócrata, pero sus ideas extremistas no le han permitido pasar al frente. Del lado republicano la salida de Jeb Bush que había arrancado como el candidato favorito del establishment demuestra que estamos ante una elección muy particular. Donald Trump se apuntó la tercera victoria consecutiva, y con luz, este martes en Nevada, luego de una clara victoria en Carolina del Sur el sábado. El porcentaje de republicanos que afirma que nunca votaría por Trump viene descendiendo abruptamente y, pese a que hace unos meses muchos analistas presagiaban su inminente caída, la posibilidad de que termine ganando la interna hoy es muy firme.

Los otros dos candidatos con posibilidades están en problemas. Ted Cruz salió tercero en las últimas dos instancias y no es ni el candidato antiestablishment, que es Trump, ni el moderado, que es Rubio. Trump incluso le gana entre los evangélicos, el electorado más firme de Cruz. Rubio por su parte se consolidó como el candidato para los que no quieren a Trump, en particular desde que Bush quedó fuera de carrera, pero quizá sea demasiado tarde. Las encuestas muestran al empresario inmobiliario liderando en casi todos los Estados que irán a las urnas el próximo martes. El binomio más probable actualmente para la elección nacional es Clinton vrs. Trump. De concretarse será una elección decisiva para el futuro de los Estados Unidos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)