Scioli y Macri cerraron ayer sus campañas en las provincias de Bs. as. y de Jujuy

Candidatos jugados a su suerte

Tras el debate y con la mira puesta en lograr la presidencia el próximo domingo, los candidatos del oficialista Frente para la Victoria (FPV) y del opositor Cambiemos cerraron sus campañas en Mar del Plata y Humahuaca (Jujuy) desplegando estrategias diferenciadas.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Scioli cerró su campaña en el territorio que gobierna. Macri eligió el norte para finalizar campaña.

La instancia que se dio el domingo pasado en la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires marcó el inicio de una agitada recta final tras los votos del hoy excandidato por Unidad Nacional, Sergio Massa, quien quedó fuera de carrera el 25 de octubre, pero, al haber cosechado el 21% de los votos en la primera vuelta, se transformó en una suerte de "árbitro" de estos comicios.

Según las últimas encuestas, de las que habló el propio Massa, ese voto iría en un 60% para el candidato del opositor Cambiemos, Mauricio Macri y en un 40% para el candidato Frente para la Victoria (FPV), Daniel Scioli.

"Tras el 25 de octubre, Macri fue el ganador simbólico debido al éxito de María Eugenia Vidal en la provincia de Buenos Aires", dijo a El País Analía del Franco, directora de la consultora Analogías.

Según la experta, hasta hoy "parecería que gana Macri". "Pero no podemos afirmar nada porque nos da miedo dar un anuncio por lo que pasó con las encuestas en la primera vuelta".

Votantes distintos.

Raúl Aragón, analista político, dijo que Argentina siempre ha estado dividida en dos: "Una blanca que mira a Europa y otra mestiza y agraria". Según el experto, en el imaginario colectivo Macri representaría a la primera y Scioli a la segunda.

En esta campaña electoral, cree Aragón, se han enfrentado dos formas de hacer política: "La del kirchnerismo que se conformó como un peronismo posmoderno (…) mientras que el macrismo con otra época que se está gestando en las redes sociales", explicó.

Algo que tienen en común los equipos de trabajo de campaña de ambos candidatos es la idea de que "nada está asegurado" y hay que convencer a los indecisos o intentar hacer cambiar de opinión al llamado "voto volátil". Es decir, el de aquellas personas que están dispuestas a cambiar su sufragio a último momento.

En este sentido, según Del Franco, el voto "más fiel" es el de Scioli. En tanto, según sus estadísticas, un 40% de quienes votaron a Macri en primera vuelta no está convencido de hacerlo nuevamente. De hecho, el candidato opositor les habló a estos votantes en varias entrevistas y en alguno de sus últimos spots publicitarios.

"Tener un voto con baja seguridad no está mal, está bien y es obvio que hay más voto de cambio que de apoyo al oficialismo, pero es una confrontación entre dos estilos", puntualizó.

Desde adentro.

"Scioli está tranquilo y no tiene en cuenta las encuestas", dijo a El País uno de los asesores del candidato a presidente por el FPV.

Asimismo, desde el entorno del todavía gobernador bonaerense agregaron: "Si gana o pierde va a ser por él, él tomó cada una de las decisiones por las que hoy está en este balotaje".

En ese sentido, la relación con ciertas turbulencias con Cristina Fernández durante los últimos años que han compartido relación ella como jefa de Estado y él como gobernador, quedó amortiguada cuando el FPV anunció su lista única de cara a las primarias llevando a Scioli como presidente y Carlos Zannini, uno de los gestores del kirchnerismo, como vice.

El 25 de octubre el oficialismo perdió una pieza clave para garantizarse ganar en primera vuelta: la provincia de Buenos Aires.

Tras ese golpe, la estrategia de campaña de Scioli, que antes se había posicionado en un discurso de centro, viró a lo que la oposición llamó "campaña sucia", o "del miedo", mientras que el oficialismo la denominó como una"campaña esclarecedora".

En la última semana Scioli hizo numerosos actos masivos en ciudades de varias provincias. El País presenció una en el microcentro de la capital argentina. "Tengo las mejores expectativas para las elecciones. Por más que Macri quiso eludir las respuestas en el debate, él va a devaluar un 50 por ciento. Esto es un ajuste y pérdida de poder adquisitivo", expresó.

Según el candidato oficialista, la postura de Macri significa "retroceder". "Es inquietante para los jubilados y para los trabajadores", declaró.

Por su parte, Macri optó estas semanas por una campaña más intimista por lo que evitó, salvo excepciones, los actos masivos.

Según explicaron sus asesores a El País, en una primera etapa se comenzó con visitas puntuales y espontáneas a casas de personas que lo pedían por la red social Facebook. Luego, Macri empezó a tocar los timbres de los vecinos en la ciudad de Buenos Aires para escuchar sus problemas.

"Se trataba de que lo conocieran. En general, la gente reaccionaba sorprendida, hubo muy poca respuesta negativa y cuando la había eran muy frontales del tipo a mí no me gustás vos pero respetuosas", contó un asesor.

En esta segunda etapa electoral, Macri enfatizó su comunicación con los argentinos en manifestar la importancia que tiene para él todas las ciudades del país. Según el asesor, el objetivo fue combatir el prejuicio negativo que existe sobre el ciudadano porteño en el interior.

El que gane sustiuirá a Cristina Fernández de Kirchner el próximo 10 de diciembre.

Cristina Fernández, de una cadena por semana a 10 días ausente.

La presidenta argentina, Cristina Fernández de Kirchner, permaneció ausente en el último tramo de la campaña electoral.

Desde el jueves pasado no se conoce ningún acto oficial de la jefa de Estado, por lo que se cumplirían 10 días de ausencia hasta el domingo de las elecciones.

El dato dista mucho de las cadenas nacionales semanales que la presidenta protagonizó hasta octubre: llegó a 44 en todo 2015.

Para la presidenta rige la veda de hacer anuncios de gestión 15 días antes de la elección. De todas formas, tampoco se mostró en actividades oficiales, algo que sucedió en el cierre de la campaña electoral del 25 de octubre.

El último acto oficial de la mandataria fue el jueves pasado, cuando se reunió con la presidenta del Senado de Rusia, Valentina Matvienko, en la Casa Rosada. El fin de semana viajó a Santa Cruz, su provincia natal, y su única reaparición en las últimas horas fue de manera virtual. Con una catarata de mensajes, defendió entre el martes y ayer la candidatura de Daniel Scioli y su gobierno.

La estrategia del silencio de Cristina fue revelada días atrás, según fuentes gubernamentales citadas por La Nación. Fue un acuerdo entre la jefa de Estado y Scioli firmado tras una reunión secreta la semana pasada en la residencia presidencial.

Del encuentro de más participó también partició el candidato a vicepresidente, Carlos Zanini.

Luego, hubo más conversaciones telefónicas entre Fernández y Scioli y la presidenta se comprometió a salir de la escena hasta el balotaje. LA NACIÓN / GDA

"Merecemos vivir mejor", expresó Macri.

"Estamos en un patrimonio histórico de la humanidad, generaciones y generaciones de nuestros pueblos originarios la caminaron. Los héroes de nuestra patria no son un pequeño grupo de iluminados ¡Los héroes somos todos!", dijo Mauricio Macri ayer en la Quebrada de Humahuaca (en la provincia de Jujuy), en su última alocución masiva antes de la veda electoral. "Merecemos vivir mejor. Se puede vivir una Argentina con pobreza cero, aspirar a tener vivienda propia, estar orgullosos por la calidad de la educación publica, dijo. El acto de cierre buscó una puesta en escena cinematográfica: atardecer con el paisaje de la quebrada de fondo.

Scioli: "se vota por un creído o un trabajador".

En el primer acto del cierre de campaña de ayer que se realizó en la ciudad balnearia de Mar del Plata, Daniel Scioli expresó: "Acá se vota entre un creído de Barrio Parque y un trabajador del pueblo". Luego profundizó: "Un trabajador que se hizo de abajo, que luchó, que las pasó todas, que nació en Villa Crespo, vivió en el barrio Abasto y ahora vive en La Ñata. Scioli, quien endureció su discurso contra Macri tras el 25 de octubre, expresó que el candidato opositor tiene "un pacto con el FMI, con los fondos buitre y por eso quieren ir sobre las reservas del Banco Central". "No volvamos a tropezar con la misma piedra", concluyó.

DECISIÓN.

La Justicia procesa a otro jerarca kirchnerista.

Ayer, a pocos días del balotaje presidencial, la Justicia argentina procesó al titular del Programa de Atención Médica Integral (PAMI), el organismo público encargado de prestar servicios de salud a jubilados y pensionados, por supuesta malversación de los fondos de la entidad, informaron fuentes judiciales.

El juez Claudio Bonadio resolvió ayer procesar a Luciano Di Cesare, titular del PAMI, por la supuesta compra de letras del Tesoro con fondos públicos de la entidad que estaban destinados a garantizar prestaciones para jubilados.

Según el auto de Bonadio, publicado ayer por el Centro de Información Judicial, la entidad sólo podría acceder a financiación del Estado de forma legal si prestara servicio de calidad y tuviera excedentes presupuestarios, condiciones que, según precisó, no se dieron en este caso.

Bonadio solicitó además el embargo, sobre los bienes y dinero del dirigente de la entidad, "suficientes hasta cubrir la suma de pesos" que se le imputan a Di Cesare y le ordenó presentarse en su tribunal en un plazo de 72 horas para formalizar la sustracción de sus bienes y tomarle las huellas dactilares, según el texto.

El magistrado ordenó también falta de mérito al exministro de economía Hernán Lorenzino, en un proceso judicial en el que fueron investigados el extitular del Banco Central Juan Carlos Fábrega y tres gerentes del PAMI, finalmente sobreseídos de la causa.

Las investigaciones se iniciaron tras una denuncia de la diputada Graciela Ocaña en la que se exponía que el PAMI había aprobado un presupuesto para 2012 de unos 2,7 mil millones de dólares), de los cuales, unos 238 millones de dólares habían sido destinados para comprar letras del Tesoro. EFE

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)