ANÁLISIS

¿Cambiará de rumbo el Brexit?

El revés infligido a Theresa May en las legislativas británicas del jueves puede cambiar la situación de cara a las negociaciones del Brexit, que la primera ministra abordará en posición de debilidad, si es que continúa en el cargo.

Al perder su mayoría absoluta en el Parlamento, May no solo perdió la apuesta de reforzar su autoridad, sino que sembró incertidumbre sobre su capacidad para imponerse en las discusiones con Bruselas, que deben empezar dentro de diez días.

"El Brexit duro fue a parar a la basura", llegó a decir el exministro conservador de Finanzas, George Osborne.

May convocó estas legislativas anticipadas para lograr una posición de fuerza y atajar eventuales reticencias en el seno de su partido. En su lugar, "se encuentra con un crédito político muy dañado en el momento de emprender las negociaciones", explica Keith Featherstone, especialista de políti-ca europea en la London School of Economics.

El problema para May es doble. En el plano internacional, su reputación ha sufrido un fuerte revés. "Ahora cuando presente sus exigencias" a los socios europeos, "estos podrán decir: muy bien pero ya veremos", señala el politólogo Paul Kelly.

A la primera ministra le costará imponer su autoridad en su propio campo y corre el riesgo de depender más de los euroescéptico conservadores.

"Si hubiese obtenido un mandato fuerte, podría haber tenido más peso. Pero ahora deberá solucionar primero los problemas dentro de su partido y algunos dirán que no hay que dar ni un solo penique a Bruselas", agrega Kelly.

Los detractores del Brexit, por su parte, intentaron de inmediato aprovechar la ocasión para reclamar un giro en la forma de abordar la salida de la Unión Europea.

De momento, la primera cuestión será la del calendario de las negociaciones. Sin mayoría absoluta, May deberá intentar formar un gobierno, lo que podría retrasar las conversaciones con Bruselas.

También pende de un hilo su continuidad en Downing Street.

La Unión Europea tenía la esperanza de escapar a todas estas turbulencias. Bruselas quería que las elecciones británicas hiciesen emerger a un líder fuerte para lograr un máximo de eficacia en los dos años previstos de intensas negociaciones.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)