Señalan que la medida del Gobierno terminará siendo gravemente perjudicial

Cámara empresarial rechaza las expropiaciones

La Cámara Venezolana de la Industria de Alimentos (Cavidea) rechazó ayer la medida de desalojo de una planta de distribución que sirve a empresas como Polar, Nestlé, Cargill y Pepsi Cola, y alertó sobre las "implicaciones" que puede tener en el abastecimiento y la "soberanía alimentaria".

"Cavidea expresa preocupación por el riesgo que corre la estabilidad laboral de miles de venezolanos, y alerta acerca de las implicaciones que una medida como esta tiene sobre el normal abastecimiento de alimentos en la ciudad capital y zonas cercanas", dijo la cámara en un comunicado publicado ayer. Según esta institución, el desalojo de estas instalaciones afectaría los empleos directos de unas 1.500 personas y los ingresos por empleos indirectos de otras 4.000.

La cámara señala, además, que estos son "espacios desde donde se realizan importantes actividades comerciales e industriales para el transporte y la distribución de sus alimentos y bebidas a la Gran Caracas y zonas aledañas".

En el escrito, Cavidea también señala que la medida de ocupación atenta "contra la soberanía alimentaria de los venezolanos", pues afecta directamente la operación logística de distribución de alimentos y bebidas, "que es la que permite hacer llegar de manera eficiente los productos a los puntos de venta". La cámara de alimentos apunta que expropiar y ocupar instalaciones industriales activas "no contribuye con la confianza y la seguridad necesaria para que la empresa privada siga fortaleciendo la producción nacional".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)