La presidenta y directores renunciaron, comienza la carrera por la sucesión

Cae la cúpula de Petrobras por la trama de corrupción

Con la renuncia de la presidenta de Petrobras y otros cinco altos cargos en medio de un escándalo de corrupción, se abrió una carrera para encontrar reemplazantes que logren que el mercado recupere la confianza en la petrolera estatal.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Dilma Rousseff perdió a una de las personas de su confianza por la trama.

El directorio de la firma se reunirá mañana para elegir a un nuevo equipo que reemplace a la presidenta ejecutiva Maria das Graças Foster y a los otros directores, dijo Petrobras en un comunicado.

Las acciones de Petrobras subieron más de un 6 por ciento en el inicio de la sesión tras conocerse la noticia, pero luego recortaban su avance a un 1,5 por ciento. El papel había subido más de un 15 por ciento el martes, su mayor alza diaria en 16 años, por reportes de prensa que apuntaban a que la presidenta Dilma Rousseff había decidido sacar a Foster del cargo.

Sorpresivo.

El momento de las renuncias fue una sorpresa para el gobierno de Rousseff, que esperaba ganar más tiempo para encontrar a los posibles reemplazantes, dijo una fuente de gobierno bajo condición de anonimato.

Rousseff ya pidió al ministro de Hacienda, Joaquim Levy, un economista preparado en la Universidad de Chicago, que le ayude a sondear posibles candidatos para un nuevo liderazgo de Petrobras, dijo otra fuente de gobierno.

Entre los candidatos más citados por la prensa destaca Henrique Meirelles, extitular del Bank of Boston y que presidió el Banco Central brasileño durante los dos mandatos de Luiz Inácio Lula da Silva (2003-2010). También se mencionan como posibles candidatos a Rodolfo Landim, un técnico con experiencia internacional que ocupó una dirección de Petrobras, y Roger Agnelli, que por muchos años fue un elogiado presidente de la minera brasileña Vale, la mayor productora mundial de hierro.

Los inversores han estado apostando a que un nuevo liderazgo ayudará a restaurar la credibilidad de la compañía -sacudida por un escándalo de corrupción-, que incremente la producción y las ganancias.

"Graça (Foster) no es el mayor problema de la empresa, pero es un mensaje", dijo João Pedro Brugger, analista de acciones de Leme Investimentos. "La empresa está tratando de decir al mercado que su gestión será más profesional".

La presión ha estado aumentando sobre Rousseff para que termine con la corrupción en Petrobras, cuya reputación sufrió por el arresto y testimonio de tres ejecutivos de alto rango y de otras 30 personas, incluidos directivos de importantes proveedores (ver nota aparte en esta página). La Policía Federal ha dicho que destapó un esquema de arreglo de precios y sobornos que supuestamente benefició al Partido de los Trabajadores de Rousseff y a otras agrupaciones políticas. Los opositores de Rousseff, que veían a Foster como la última línea de defensa de la presidenta, han acelerado sus esfuerzos para iniciar una investigación en el Congreso sobre la trama de sobornos.

El escándalo planteará nuevos problemas a Rousseff a fines de este mes, cuando los fiscales mencionen a los políticos de su partido y de su coalición que supuestamente habrían recibido sobornos para contribuir a sus campañas.

Según las autoridades, el esquema desvió al menos 3.700 millones de dólares de las arcas de Petrobras, aunque la cifra podría superar los 28.000 millones de dólares.

La semana pasada, Petrobras dijo que la corrupción hizo que el valor de los activos de la empresa cayera en 22.700 millones de dólares, entre los que se incluyen refinerías y plataformas petroleras, pero se rehusó a considerar el cargo en sus resultados. Los ejecutivos que renuncian junto a Foster son el presidente financiero, Almir Barbassa; el presidente de exploración, Jose Miranda Formigli; el presidente de refinación, Jose Carlos Cosenza; el presidente de ingeniería, Jose Antonio de Figueiredo y el presidente de gas y energía, Jose Alcides Santoro Martins.

El presidente de gobierno corporativo João Elek y el de asunto corporativos Jose Dutra permanecerán en sus cargos, agregó la fuente consultada.

Oposición consiguió la formación de una comisión


La oposición al gobierno brasileño, que desde el año pasado presionaba por la apertura de una investigación sobre el gigantesco escándalo de corrupción en la petrolera estatal Petrobras, consiguió las firmas necesarias para presentar su solicitud, informó la Cámara baja. Los principales partidos de la oposición presentaron en la noche del martes una petición oficial para que sea instalada una Comisión Parlamentaria de Investigación (CPI) en la Cámara de los Diputados que se dedique a verificar las denuncias sobre desvíos de recursos en Petrobras, la mayor empresa de Brasil. La solicitud de la oposición para la comisión cuenta con 186 firmas, por encima de las 171 necesarias.

La investigación que destapó el escándalo


La Operación Lava Jato (lavado de autos) saltó al conocimiento público en marzo de 2014, con la detención de 24 personas en varios estados de Brasil, pero en realidad había comenzado en julio de 2013, cuando la Policía Federal de Curitiba (Paraná) descubrió una red de lavado de dinero de tamaño mediano que operaba desde Brasilia y San Pablo.

Tras meses de investigación, el hilo acabó llevándoles de vuelta al estado de Paraná, donde vivía el cambista Alberto Youseff, experto en blanqueo de dinero, viejo conocido de la Policía Federal y un personaje fundamental en el engranaje descubierto.

Tras su detención en marzo, llegó a un acuerdo de delación premiada con la Policía: sus testimonios y los de otro "colaborador" con la Justicia, Paulo Roberto Costa, ex director de Abastecimiento de Petrobras, hicieron explotar el caso. Además de Youssef y Costa, en este momento siguen encarceladas 13 de las 21 personas detenidas el pasado 14 de noviembre, fecha clave del caso.

Entre ellos hay algunos de los principales empresarios constructores del país, líderes de un "club" selecto de 13 empresas contratistas que se repartían los contratos de la petrolera y pactaban hasta los porcentajes de los sobornos. Las empresas partícipes mantienen contratos con Petrobras por valor 23.000 millones de dólares. Les acompaña ahora en prisión el ex director internacional de Petrobras Néstor Cerveró. En total la Justicia ha procesado hasta ahora formalmente a 39 personas.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)