LA ACTUALIDAD POLÍTICA DE ARGENTINA

Buenos Aires, gran escenario de lucha por las legislativas

El resultado de Cristina en la provincia condicionará la gestión de Macri.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
La expresidenta fue la única oradora ayer en el estadio Julio Grondona. Foto: Reuters

Más allá de cuál sea el reparto de bancas, la victoria o derrota tanto para el gobierno como para la oposición en las elecciones parlamentarias del 22 de octubre en Argentina estarán determinadas por el resultado en la provincia de Buenos Aires. La relevancia de los comicios en el principal distrito del país no solo está dada porque allí se concentra el 38% de los electores. La candidatura a senadora de Cristina Fernández terminó de nacionalizar la elección bonaerense. No es para menos: de la suerte que corra la ex presidenta dependerán el nivel de capital político que tendrá el gobierno de Mauricio Macri para encarar la segunda mitad de su gestión y bajo qué parámetros se dará la reconfiguración del peronismo de cara a las elecciones presidenciales de 2019.

"El análisis del día posterior a las elecciones estará supeditado al resultado en la provincia de Buenos Aires. Y, hoy por hoy, la elección está abierta. Los sondeos muestran que tanto el nivel de optimismo como de preocupación que se perciben en la sociedad son suficientes para que el macrismo y el kirchnerismo peleen la elección cabeza a cabeza. Será una elección quirúrgica: quien gane, lo hará por poco margen", dijo el analista político Pablo Knopoff, director de Isonomía Consultores, en Buenos Aires.

A simple vista, el escenario parece ideal para el gobierno. Por un lado, la oferta peronista se fragmentó en tres: además de Cristina, serán candidatos a senador en la provincia de Buenos Aires Sergio Massa, ex jefe de gabinete durante el kirchnerismo, y Florencio Randazzo, ministro del Interior y Transporte hasta el último día de la gestión de la ex presidenta. Por el otro, la candidatura de Cristina le permite al macrismo agitar los riesgos de un regreso al pasado y así fidelizar buena parte de los votos antikirchneristas que obtuvo en 2015.

Según Isonomía, la ex presidenta tenía a fines de mayo pasado un 34% de imagen positiva y un 63% de negativa. "Con estos valores es muy difícil que pueda pelear una elección presidencial, pero sí lo puede hacer en una legislativa. Cristina puede obtener el 30% de los votos en la provincia de Buenos Aires y, si logra ablandar su discurso, podría alcanzar el 35%. Dentro del espacio kirchnerista conviven dos alas: una visión dura sin ninguna autocrítica de la gestión pasada y otra que apunta a suavizar las formas. No sabemos aún cuál de las dos se impondrá", señaló Knopoff.

Por lo pronto, hay algunas señales que indican un cambio con respecto al estilo crispado y encerrado en su núcleo duro de los últimos tiempos. En el acto de lanzamiento del frente Unidad Ciudadana —sello con el que competirá en las elecciones—, Cristina utilizó un escenario circular en medio de los asistentes y dialogó con ciudadanos presentados como víctimas del actual gobierno, recursos que suele usar el macrismo.

Otra señal de incipiente apertura es la elección del ex canciller Jorge Taiana para que la acompañe como segundo candidato a senador. Taiana había sido despedido del gobierno en junio de 2010 acusado de mantener una relación cercana con el Grupo Clarín. "Cristina está tratando de atravesar el techo de su núcleo duro. No es una novedad: si bien fue muy encendida en varios períodos, en campaña siempre fue mucho más moderada y conciliadora", dijo el analista político Julio Burdman.

Lo que sí está claro es adónde Cristina apuntará sus dardos. Tras dieciocho meses de gobierno macrista, la actividad económica y el poder adquisitivo continúan deprimidos. Luego de la caída del 2,3% del PIB en 2016, la economía mostró un repunte de apenas 0,4% en el primer cuatrimestre, muy moderado para llegar a ser percibido por el grueso de la población. De hecho, tras la contracción del poder adquisitivo del 7% entre los empleados formales y del 12% entre los informales durante el año pasado, el consumo, si bien en forma más moderada, siguió descendiendo en el primer semestre de 2017.

A esas dificultades del presente, Esteban Bullrich, actual ministro de Educación y primer candidato a Senador por el oficialismo en la provincia de Buenos Aires, planea responder con apelaciones al pasado kirchnerista y, sobre todo, a las expectativas por el futuro, que se mantienen en niveles altos. De acuerdo a la encuesta de Isonomía, mientras solo el 25% de los consultados dice estar hoy mejor que un año atrás, el 41% cree estar peor. Sin embargo, el 54% confía en que estará mejor dentro de un año contra solo el 24% que cree que su situación empeorará. "Hay mucha preocupación sobre el presente y mucha expectativa por el futuro", señaló Knopoff.

Ese optimismo podría empezar a corresponderse con los datos duros en los próximos meses. En mayo, por primera vez en 15 meses, la industria mostró números positivos, que se suman a la expansión de la construcción y del sector agropecuario. La consultora Ferreres & Asociados predijo que el crecimiento de la economía tomará mayor velocidad en junio, julio y agosto. En tanto, la consultora W proyecta para el segundo semestre un alza del consumo del 2% en un escenario optimista y de 1% en uno conservador.

Con esa moderada recuperación, la economía, al menos, no será una carga pesada para los candidatos del gobierno. Aunque tampoco podrán contarla como aliada. "El gobierno tiene todo a favor: cuenta con una mejor musculatura organizacional, una fuerte coordinación discursiva y está unificado frente a un peronismo fragmentado. Pero hay un pequeño detalle: la economía no termina de dar buenos frutos. La opinión pública está en una situación de equilibrio inestable. La mayoría todavía mantiene un cierto nivel de confianza en que el gobierno resolverá la situación económica, pero no sabemos por cuánto tiempo podrá mantenerse esa expectativa si no aparecen los resultados", señaló Burdman.

Intención de voto pareja.

Una encuesta de M&R Asociados difundida el viernes por Clarín, muestra que la intención de voto está cabeza a cabeza. La encuesta fue realizada entre el 25 y 28 de junio. Hay un virtual empate técnico entre Unidad Ciudadana, el nuevo grupo de Cristina Fernández, y el oficialista Cambiemos, que lleva como primer candidato al Senado a Esteban Bullrich: 34,8% y 34,3%, respectivamente. En tercer lugar está Sergio Massa de 1País con el 15,6%; más atrás Florencio Randazzo del PJ con 4,6%.

"Si Perón ve lo que hicieron con su partido, se muere de nuevo".

El expresidente de Argentina Eduardo Duhalde (2002-2003) aseguró la semana pasada que "nunca se dio esta degradación" del Partido Justicialista (PJ), al que pertenece, y que si Juan Domingo Perón viera lo que ocurre con el movimiento que fundó, "se muere de nuevo". En declaraciones a radio El Mundo, Duhalde se refirió a la situación del partido después de que la expresidenta Cristina Fernández (2007-2015) decidiera desligarse del PJ para presentar, con un frente propio y por la provincia de Buenos Aires, su candidatura como senadora a las elecciones legislativas del próximo octubre.

Eduardo Duhalde, expresidente argentino. Foto: AFP.
Eduardo Duhalde, expresidente argentino. Foto: AFP.

Cristina quiso evitar así participar de una interna del justicialismo bonaerense, luego de que su exministro de Interior y Transporte Florencio Randazzo anunciara su intención de liderar una lista al Senado por el PJ.

"Nunca se dio esta degradación de un partido", subrayó Duhalde, para quien "la situación del Justicialismo es muy, muy mala" debido a que "hay una especie de desparramo" en el que el peronismo está "dividido en todo el país en muchos minipartiditos". Duhalde opinó que "es una cosa rarísima, es síntoma de la decadencia", ya que el PJ "tiene dos años, que es poco, para reconstruir un partido que ha sufrido una degradación durante mucho tiempo".

El pasado 24 de marzo, día límite para presentar las listas de nombres para las Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (PASO) del próximo 13 de agosto, de las que saldrán las candidaturas definitivas para los comicios del 22 de octubre, el presidente del PJ bonaerense, Fernando Espinoza, anunció que dejaba el cargo para ser candidato a diputado por el frente armado por Cristina.

"No se puede entender ni en Argentina, ni en ninguna parte, que el presidente de un partido esté contra su partido", subrayó al respecto Duhalde. EFE

Sergio Massa - Candidato peronista.

Exjefe del Gabinete de ministros kirchnerista, consideró que la expresidenta Cristina Fernández (2007-2015) se presenta como candidata al Senado porque "necesita los fueros" por su situación judicial.

Florencio Randazzo - Candidato peronista.

Fue ministro del Interior de Cristina Fernández. Dijo que con su candidatura a las primarias para las legislativas busca ponerle "límite" al gobierno "malcriado" e "insensible" de Mauricio Macri.

Esteban Bullrich - Candidato oficialista.

Ministro de Educación y primer candidato al Senado en la provincia de Buenos Aires. Responderá a la oposición con apelaciones al pasado kirchnerista y con el alto nivel las expectativas en el gobierno.

Mauricio Macri - Presidente de Argentina

No es candidato pero se puso al hombro la campaña. Se lo ve al igual que a la gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal, acompañando a los candidatos de Cambiemos, el sector político oficialista.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)