Gobernador y candidato Daniel Scioli recibe lluvia de críticas por inundaciones

Buenos Aires en emergencia

Al cabo de una semana de intensas lluvias y con vastas zonas de la provincia de Buenos Aires cubiertas por las aguas, el gobernador y candidato presidencial oficialista Daniel Scioli declaró ayer el estado de emergencia provincial.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
La provincia de Buenos Aires tiene localidades enteras bajo el agua. Foto: AFP

Sin embargo no ha sido sólo lluvia lo que ha caído sobre la mayor provincia argentina —junto a las de Santa Fe y Entre Ríos, las más afectadas—, sino que una verdadera tormenta cae sobre el gobierno provincial y el nacional a quienes apuntan los damnificados por las inundaciones.

Según la directora de Emergencias Sanitarias de la provincia, la emergencia ha alcanzado a un número enorme de personas: unas 10.000 personas debieron abandonar sus hogares, pero el fenómeno ha afectado a 30.000 personas. Durante el fin de semana hubo tres muertes.

Pero, según los numerosos testimonios reunidos por medios locales, lo que más indigna a la población es la demora en la recepción de ayudas, así como la falta de obras de infraestructura que pudo haber impedido el desastre. A ello la oposición suma fuertes críticas al gobernador que debió volver de urgencia de su viaje a Italia.

Scioli en la mira.

"Tuve un esfuerzo extenuante al final de la campaña, pero ante la amenaza de sudestada volví en 24 horas", dijo Scioli ayer en una conferencia de prensa, quien aseguró que en las últimas semanas sintió "dolores físicos" en su brazo derecho.

Tras imponerse en las primarias del domingo con el 38,4 por ciento de los votos, el mandatario provincial viajó anteayer a Roma con una agenda que incluía tres actividades: un chequeo médico por la prótesis del brazo derecho; una reunión con el primer ministro de ese país, Matteo Renzi, y un encuentro con inversores.

"Fue un viaje personal, con contactos informales que iba a tener con el primer ministro de Italia. Y el estrés de la campaña me llevó a dolores físicos que me obligaban a hacer consultas médicas", explicó ayer Scioli.

El gobernador rechazó las críticas opositoras y aseguró que su regreso anticipado fue por la amenaza de sudestada que regía para la zona norte de la provincia. "Después de la elecciones y teniendo la evaluación de que el agua (que cayó durante el fin de semana) estaba a la baja, viajé. Pero cuando me informan de la amenaza de la sudestada, decidí volver y en 24 horas estuve acá. Llegué a la mañana (a Roma) y me volví a la tarde", afirmó Scioli.

El mandatario llegó ayer de mañana a Ezeiza y directamente viajó a La Plata, donde se reunió con su gabinete. A las 12 respondió preguntas tras los cuestionamientos originados por su visita a Roma.

"Con esto no hacemos ni ausencia ni demagogia política. El adversario es el cambio climático. Yo no tomo esto en términos políticos y lamento a los que quieren llevarlo a esos términos, pero no los van a encontrar de parte nuestra", dijo sobre las críticas que recibió, principalmente por parte de Mauricio Macri y Sergio Massa. Según explicaron desde el sciolismo, el gobernador "se fue cuando los evacuados estaban volviendo a sus casas", pero después cambió la situación. A las lluvias se sumó la sudestada, lo que complicó aún más la situación.

Afectados.

La directora de Emergencias Sanitarias de la provincia de Buenos Aires, Patricia Spinelli, precisó que hay aproximadamente 30.000 personas afectadas por las inundaciones en territorio bonaerense. Y agregó que la "particularidad" de esta inundación es su "extensión" y destacó la importancia del acompañamiento y la ayuda no sólo durante la inundación sino "en el después". "Hay mucha gente que no quiere dejar su casa", a quienes "se le lleva la asistencia a los techos, donde pasan todo el día", sostuvo.

"Lo que más afecta a los inundados es la sensación de soledad y de quedarse sin nada", aseveró Spinelli. Se espera que las condiciones metorológicas mejoren desde hoy.

SABER MÁS

Desde Massismo duras críticas.


El candidato a gobernador de Buenos Aires por UNA de Sergio Massa, Felipe Solá criticó la decisión de Daniel Scioli de viajar a Italia por el momento que está atravesando la provincia y aseguró que él no viajó mucho durante su gestión. "Yo viajé tres o cuatro veces con Néstor y dos veces solo a Washington a solicitar créditos al BID, que finalmente utilizó Scioli". Solá se mostró indignado y culpó al Gobierno de no realizar las obras correspondientes. "Luego de las lluvias de 2012 y 2014, Scioli licitó las obras hidraúlicas en Luján. Con los 70 millones (de pesos) de la licitación, lo único que hicieron fue podar unas acacias y todo quedó ahí", apuntó Solá.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)