LA SALIDA DE GRAN BRETAÑA DE LA UE

El Brexit reabrió otra vez el debate por Gibraltar

Gran Bretaña y España disputan la soberanía del peñón.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Gibraltar es un enclave al sur de España de 33 mil habitantes. Foto: AFP

La primera ministra británica, Theresa May, afirmó ayer domingo que Londres no cederá "nunca" la soberanía sobre Gibraltar sin el acuerdo de la población de este territorio en el sur de España.

En una entrevista telefónica con el jefe del gobierno gibraltareño, Fabián Picardo, May afirmó que no cerraría "nunca un acuerdo que dejara a los habitantes de Gibraltar bajo otra soberanía sin su voluntad libre y democráticamente expresadas", dijo la oficina de la primera ministra británica.

La Unión Europea (UE) estableció dentro de las directrices de negociación del Brexit que España tendría que dar su beneplácito a cualquier acuerdo entre el bloque y el Reino Unido que pueda aplicarse a Gibraltar. Esto significa que Madrid puede bloquear el acceso del enclave a todo acuerdo comercial que Londres negocie con la UE.

En un comunicado emitido el viernes, Picardo tachó el texto de la UE de "discriminatorio" e "inútil". "Es un intento vergonzoso por parte de España de manipular al Consejo Europeo para sus propios intereses políticos", agregó el jefe del gobierno gibraltareño.

Por su parte, el ministro británico de Relaciones Exteriores, Boris Johnson, advirtió ayer domingo que "Gibraltar no está en venta. No puede regatearse con el mismo, no será vendido a precio de saldo", escribió en el dominical Sunday Telegraph.

El pequeño territorio de siete kilómetros cuadrados, con una población de 33.000 habitantes, fue cedido por España al Reino Unido en 1713 en el marco del Tratado de Utrecht tras la guerra de sucesión española, y desde entonces ha sido objeto de no pocos roces e incidentes entre ambos países. España viene pidiendo su devolución desde hace tiempo.

El dictador Francisco Franco cerró la frontera en 1969 y el libre paso entre los dos lados no se restableció plenamente hasta 1985, diez años después de su muerte.

Madrid, por su parte, ha tratado de despejar temores. El ministro de Exteriores español, Alfonso Dastis, afirmó en una entrevista publicada ayer domingo por el diario El País que España no tiene intención de cerrar su frontera con Gibraltar después de que Reino Unido abandone la UE.

Unas 10.000 personas entran diariamente a trabajar en el peñón, que depende de su pequeña frontera con España para comerciar y recibir a visitantes y trabajadores.

En octubre de 2016, Madrid propuso al Reino Unido compartir la soberanía sobre Gibraltar para que el territorio pueda permanecer en la UE tras el Brexit. Semejante oferta ya se sometió a referéndum en el enclave en 2002 y fue rechazada por la población.

Michael Howard, un exlíder del Partido Conservador de May, afirmó que ella incluso estaría preparada para ir a la guerra para defender el territorio, como lo hizo la entonces primera ministra Margaret Thatcher con Argentina por las Malvinas hace 35 años.

La decisión de Madrid de flexibilizar su política fronteriza fue vista en su momento como parte de su apuesta para conseguir apoyos para entrar en la Comunidad Europea, precursora de la Unión Europea, de la que pasó a formar parte en 1986.

Este fin de semana, la primera ministra May fue criticada por diputados de todos los partidos por no haber mencionado a Gibraltar en la carta que el miércoles envió a Bruselas para iniciar las negociaciones por el "Brexit".

El presidente de la comisión sobre la Unión Europea (UE) en la Cámara de los Lores, Timothy Boswell, tachó de "desafortunada" la omisión dado que —observó— puede sugerir que "Gibraltar es algo secundario".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)