JUICIO A DILMA: EFECTOS EN URUGUAY

Brasil resurgirá rápido si se estabiliza

Expertos señalan que dejó acéfalo al Mercosur; ventas locales al vecino caen desde 2013.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Las manifestaciones se caracterizaron por el uso de la ironía con la imagen de Lula. Foto: Reuters

Brasil está en la recesión más profunda desde 1930 pero tiene las condiciones, si se estabiliza políticamente, de tener una recuperación vigorosa, consideran expertos en comercio internacional. Marcos Soto, experto de PriceWaterhouse Coopers, explicó a El País que Brasil "históricamente se ha recuperado rápido y ahora tiene capacidad ociosa en la industria, tiene mercado y tiene capitales por lo que no tienen que salir a buscar inversiones". Para Soto, será clave para que Brasil pueda retomar un nivel importante de actividad, la estabilidad política que logre y el equipo que conforme Michel Temer, en caso de que asuma la presidencia. Si optase, como se rumorea, por Henrique Meirelles para conducir la economía estaría eligiendo a alguien "cercano a los mercados que trabajará en la mejora del clima de negocios", opinó Soto. Advirtió que Temer "no tiene capital político" por lo que será clave los colaboradores que designe.

Lo que está ocurriendo en Brasil tiene implicancias para las negociaciones que lleva adelante el Mercosur que hoy está, para Soto, "acéfalo" lo cual afecta su relación con el resto del mundo. "Parecía que el liderazgo lo iba a asumir Mauricio Macri pero sus temas internos lo llevan a distraerse", opinó.

Con respecto al impacto de la prolongada recesión brasileña en Uruguay, Soto recordó que el año pasado las exportaciones hacia ese país declinaron 29% y por primera vez el vecino norteño cayó del primer lugar al segundo como destino para las ventas uruguayas. De todas formas, destacó que algunos rubros, como los lácteos, han recuperado competitividad e incrementaron fuertemente en abril sus exportaciones a Brasil. "La recuperación en las colocaciones de productos de más valor agregado como los de caucho o las autopartes va a ser muy lenta porque dependen más del nivel de actividad de Brasil, en tanto que los alimentos no dejan de consumirse", explicó Soto.

Ignacio Bartesaghi, director del Departamento de Negocios Internacionales e Integración, de la Universidad Católica, opinó que Brasil necesita una estabilidad mínima y considera difícil que en 2017 la economía norteña ya se recupere. A su juicio, la inestabilidad política brasileña incidirá probablemente en las conversaciones de la Unión Europea con el Mercosur porque el primero de los bloques tendrá "una excusa" para no acordar en la falta de estabilidad política en Brasil.

Bartesaghi cree la eventual designación de un político como el socialdemócrata José Serra como canciller cambiaría totalmente el enfoque que Brasil buscaría darle al Mercosur porque optaría por un enfoque más aperturista hacia el resto del mundo. "Lula pensaba en un Mercosur más que nada político que ayudara a que Brasil fuera un "jugador global", señaló Bartesaghi.

El experto cree que el Mercosur "siempre va a ser importante para varios sectores" pero marcó su preocupación porque el Mercosur tenga cada vez más una matriz exportadora marcada por los productos primarios. "Seguimos exportando lo mismo: productos primarios con precios fluctuantes que hicieron que la desaceleración de China tuviera una incidencia marcada en Brasil y en el Mercosur y no se hicieron reformas en educación e infraestructura. Y en materia de acuerdos comerciales hay países que juegan en la liga A como Chile, Colombia o México y nosotros jugamos en la B o la C", opinó. "Brasil no puede demorar su apertura al mundo", consideró.

Mercados contra el PT.

Marcos Soto, de PriceWaterhouse, explicó que los mercados vieron a Lula primero como amenaza, luego como un aliado de la industria y ahora otra vez como una amenaza. Para Ignacio Bartesaghi, los sectores empresariales de San Pablo, la capital económica de Brasil, no quieren a la presidente Dilma Rousseff y eso lo refleja su mercado bursátil.

LAS "CLAVES" DEL DOCUMENTO.

Tres años de caída continua.

Brasil fue entre 2006 y 2012 el principal mercado para las exportaciones uruguayas pero la recesión que atraviesa cambió eso y puso a China en el primer lugar. En 2012 las ventas a Brasil subieron 6,4% y llegaron a ser 20% del total. Desde entonces cayeron: 2,2% en 2013, 5,8% en 2014 y 29% en 2015. En ese año representaron solamente el 14% de las ventas uruguayas al mundo. De todas formas, los lácteos han mejorado y se venden más en Brasil lo que contribuye a mitigar los efectos del descalabro del mercado venezolano. Pero la caída viene siendo generalizada.

Algunos sectores como la malta, la cebada, los vehículos y los plásticos están particularmente expuestos a la situación brasileña y tienen mucha dificultad para canalizar sus ventas a otros mercados, sostiene el instituto Uruguay XXI. Otros tienen en Brasil un mercado natural por el tamaño de ese mercado, su cercanía y sus ventajas arancelarias. La economía brasileña se contrajo en 2015 nada menos que 3,8%. Brasil explica el 12% de la inversión extranjera directa que hay en Uruguay,:US$1570 millones en activos. Y el 20% de las importaciones.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)